Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2010

FANTASMAS DE NAVIDAD

No es que me estén afectando especialmente las Navidades, creo que el hecho de que la temperatura siga siendo agradable con algunos intervalos de frío, lluvia, niebla y cielo gris está contribuyendo a ello. Aunque reconozco cierta pereza por volver a hacer lo de cada año y una especial sensibilidad para todo lo que tenga que ver con hacer el bien.
Tambor tiene la siguiente inscripción colgada de la estantería de nuestro despacho: “todas las cosas están interrelacionadas y son interdependientes. Nada existe de forma aislada. El universo entero es un ecosistema similar a una telaraña: si alguien toca una parte, toda la red se estremece. Como resultado de la interacción y la interdependencia, toda expresión de energía, incluyendo nuestros pensamientos e intenciones, acaba tocando y afectando todo lo demás (Mathew Flickstein)”.
Pues alguien ha tocado mi tela de araña.
Cada año recuerdo el cuento de Dickens en el que un fantasma visita a un viejo tacaño y rencoroso, siempre pensé que su moral…

UN PIANO ROJO

A pesar de que los días me han llevado a vivir el capítulo 600 de mi particular novela, no diré ni una sola palabra al respecto.

Lo que sí diré es que hoy me acordé del Hombre G, me llegó como un rumor lejano y me hizo sonreír. Des de que decidió no ser ni siquiera mi amigo y aceptar lo escrito en una servilleta, a penas nos hemos cruzado dos veces por el hospital . Le recordaré que no me importa su indiferencia fingida si no todo lo que me hizo vivir, por lo que sigo dándole las gracias y pidiéndole perdón.

Todo empezó con un piano rojo, en realidad eran dos pianos rojos, los dos sujetados con dos tiestos enormes, con sus teclas blancas y negras bien enfiladas. Estaban colocados en el medio de la ciudad de Lima, en Perú, el país y la ciudad del Hombre G.

Los pianos a veces sonaban desafinados y otras emitían una dulce melodía que obligaba a mover ligeramente los pies. Su única misión era combatir el aburrimiento, el tedio, el agobio, la angustia y la ansiedad de la gran ciudad mediante:…

EL SECRETO Y EL EFECTO PLACEBO

He leído muchas cosas estos días de fiesta, curiosamente sin salir de casa he ido a muchos sitios, eso me ha recordado lo que alguna vez dijo un erudito acerca de la suerte de nuestros días, sobre conocer el mundo entero sin necesidad de coger ni un solo avión, explorar costumbres, descubrir culturas, conocer eventos…y todo gracias a los libros. Tal y como anda el mundo, tal vez sea posible como me susurra esa canción de la Oreja de Van Gogh volver a ver San Sebastián en el siglo 26 desde mi nave espacial, si no es en el 26, al menos prometí firmemente en el monte Urgul, volver algún día, aunque si soy sincera conmigo misma, llevo haciendo la misma lista inacabable de cosas pendientes desde los 10 años y todavía no he conseguido cumplir ni el 10%, será cosa de la pereza y las excusas fáciles, aunque vale por ese 10% que sí cumplí, tampoco es cuestión de ser excesivamente exigente con uno mismo.

Entre las recomendaciones me he regalado la posibilidad de cambiar la perspectiva, el Secret…

HISTORIAS DE AMIGOS QUE NO HABLAN

Algo que siempre me ha sorprendido es la incapacidad de decir las cosas que tienen ciertas personas, como si el silencio o el paso del tiempo trajeran una especie de solución que les ahorra cualquier tipo de acción. Sin tener en cuenta que la incertidumbre lleva a equívocos, a sentimientos contradictorios y a dolores de corazón que se hubieran acabado con una sola palabra.

Bajo la banda sonora de What I have to do to make you love me, se agolparon muchas preguntas. En la gran pantalla la última película española con un toque distinto, miles de platos de comida, historias de amigos que se besan y protagonistas que finalmente encuentran su sitio sin ninguna necesidad de encontrar el final feliz que se había propuesto, sólo uno alternativo.

Unax Ugalde en el club de los estúpidos, y yo pensando en el amigo que he besado siete meses, en el hombre que no sabía hablar y en quien me prometió amor hasta que llegaron las duras.
La distancia no arregla las cosas. Unax coge el teléfono y habla d…

HUELGA DE HAMBRE

Tambor es un bicho raro, y aun así se está ganando a golpe de su diferencia mi cariño, y eso que el fin de semana casi me mata.
A pesar de haber llegado a un extraño equilibrio de felicidad, a veces me apunto a cualquier locura.

Tambor muchas veces saca todo lo que lleva dentro, me obliga a callarme y me dice con ese toque de marisabidilla (que seguro que yo también tengo): "lo siento mucho pero hoy te tocahacerme de psicóloga" y entonces se pone a hablarme sin parar de todo lo que le inquieta, el otro día hasta via aparecer sus lágrimas y yo me quería morir porqué pocas veces sé dar un abrazo en esos momentos, aunque lo entiendo, lo siento, lo noto y desearía que el amor se irradiara por cada uno de mis poros para que quien llora se sintiera menos solo.

Tambor contiene mucha filosofía budista en su interior, está convencida de que todo es efímero, que sólo estamos de paso, y que no hay que preocuparse demasiado porqué en la siguiente vida habrá otra oportunidad, aunque la inte…

EL MITO ERÓTICO

Cruza las piernas y se humedece el labio inferior, los hombres que hay a su alrededor por un momento olvidan que tal vez es una asesina, algo dentro de ellos ha despertado el más inconfesable deseo y ella emite una sonrisa segura, sus ojos azul frío no dejan paso a sus pensamientos, nace un mito, una estrella, una ilusión... Desde que conocí a Sophia (algún día contaré nuestra bonita historia) nuestra unión se ha convertido en algo parecido al club de la buena estrella, aunque en este caso lo que buscamos es la felicidad eterna a través del amor. Montones de Mojitos, y un oído siempre alerta para desengranar cada una de las partes del mundo, de la complejidad de las relaciones y la complicación del ser humano. Alguna risa tímida y esa mirada sostenía diciendo: “no te preocupes, no estás sola, yo te entiendo”, las mujeres continuamos a base de la unión, nos recreamos en las historias de los demás y buscamos un pequeño aprendizaje que sea aplicable a nosotros mismos. Vuelvo a sus piernas,…

MERECER LA FELICIDAD

Dicen que todos merecemos la felicidad, aunque muchas veces nos olvidamos de ello, y hacemos todo lo posible para seguir siendo infelices. Confieso que a pesar de mis firmes decisiones y mi paz conmigo misma, Toto, al final, consiguió ponerme en alerta y descubrir que es mejor hacer las cosas bien desde el principio porqué a la hora de la verdad las personas no cambian y los mismo sentimientos agridulces se entremezclan y uno sufre igual si no da por cerrado aquel circulo para el que se prometió comprar el más grande de los candados. Por un momento pensé que esos 7 meses no había servido para nada. Mientras yo recordaba mi vida bajo la lluvia y me daba cuenta que no era impermeable ni al agua ni a los sentimientos, Toto insistía en no querer o en no poderme querer y en creerse que yo podía ser feliz con muy poco, un momento perfecto siempre fue seguido de una desaparición, de mi larga espera y de su falta de comprensión. Sophia me invitó a cenar sushi acompañada de una buena banda sonora…

BAJO LA LLUVIA

Sigo andando por un camino peligroso aunque con la conciencia siempre alerta y desando ser yo y sólo yo. Si luego vienen las consecuencias entonces merecidas son.
La niebla había ido tapando el paisaje y Barcelona ya no se descubría tan interesante. Toto y yo caminabamos con las manos en los bolsillos alrededor del castillo. De repente un olor le hizo detenerse y volver a la infancia, los higos dulces parecían, sin comérmelos, deshacerse en mi paladar. Y mientras él viajaba a Bogotá y me hablaba de su abuela y de cómo habían bautizado a esa fruta brevas en lugar de higos, yo también volvía a mis propios recuerdos pero con la conclusión de que se había acabado la epoca de compartir algo entre nosotros, y desandando el camino descubrí que podía desoír las advertencias porqué yo ya no era la misma y la cuerda floja se me antojaba como una enorme cama elástica.
Paseamos en moto por toda la ciudad, nos sentamos a escuchar un concierto de guitarra, compartimos comida china, brindamos sin ning…

7 MESES PARA COMER, AMAR Y REZAR

Después de aprender a vivir conmigo misma y seguir los preceptos propuestos por la última película de Julia Roberts:comer, amar y rezar, dejé que mi vida avanzara a su propio antojo, convirtiendo en un lujo las pequeñas lamentaciones, que sin más remedio, debería pronunciar, cuando me enfrentara a solas a la realidad. Una duda de un momento y luego otra vez dispuesta para seguir el camino. No esperaba que nada cambiara y de hecho poco lo ha hecho, pero de repente me vi acorralada por la sorpresa y por algo que pensé que nunca sucedería. Mi amor por los demás se negó una y otra vez a aceptar que alguien pudiera dañar sin ningún motivo, sin ningún remordimiento, sin ninguna razón, con alevosía y con un sadismo indescriptible capaz de hurgar una y otra vez en la herida. Pero al final los hechos me convencieron que todo lo sucedido no respondía a ninguna razón sentimental y que debería usar la lógica y aceptar que había personas que simplemente no aman a los demás. Recuerdo haberme sentido e…

MARIA TIFOIDEA

Siempre he pensado que la obstinación es una de esas virtudes que te hacen llegar muy lejos, el creer en unos principios que son inviolables, intachables, inamovibles e inalterables, te ves empujado por una fuerza que te hará perseguir tu objetivo diga lo que diga el universo y sin un mísero espacio para el conformismo. El problema es cuando precisamente esos principios son equivocados y acaban convirtiéndose en un verdadero problema para los demás.Corría el 1909 y quizás en otra vida, ataviada con mi mejor vestido llenó de chorreras, cuello alto y puños cerrados, con mis botines y un abanico como signo de distinción había cedido a la proposición de mi último pretendiente, que preferiblemente mi imaginación piensa convertir en una especie de duque de buenos modales. Lord Maid, había emigrado a Estados Unidos trayendo consigo toda su fortuna, y haciendo gala de ella había iniciado su conquista. Nueva York había sido el marco perfecto para dar rienda al delirio. Hacía poco había contrat…

EN EL OJO DEL HURACÁN (BURNOUT)

Casi había olvidado lo infelices que somos por causas ajenas que escapan a nuestro control y nos siembran en un estado continúo de alerta.
Mi querida Tambor me ha dejado libre haciendo mis tareas que básicamente consisten en mucha educación, sobredosis de paciencia y la búsqueda de algo de lo que frecuentemente se carece: sentido común.
Me paseé removiendo alegremente el trasero pero con la prudencia de no querer molestar .
Ella estaba metida en una habitación, le pregunté si era la persona que buscaba y me hizo esperar de malas maneras en el exterior, sin embargo aún no era tiempo de perder la sonrisa y aún decidí emitir un complaciente “por supuesto”.
Desde lejos examiné sus maneras, un método poco fino y un rictus de hastío que no hubieran figurado en mi lista de cualidades de una buena enfermera.
Le pedí educadamente lo que necesitaba y sólo eso sirvió para desatar su furia, mi cara buena y confiable se convirtió en una temblorosa expresión de incomodidad.
Ella creía que la vida le…

AMAR DEMASIADO

Por un instante o como muchos otros, unos meses atrás me había ganado la desesperación, había caído por un pozo profundo y oscuro y de repente al notar el agua fría y el olor a podredumbre mi mente empezó a reaccionar, si en lugar de agua hubiera chocado contra el suelo duro el dolor me hubiera dejado quieta, pero había agua, y ella me sacó a flote.
En breve corrí a la librería más cercana con la intención de encontrar buenos consejos, Tambor influenciada por la superación de su propia crisis existencial me había recomendado varios títulos.
Al principio los leí con atención, en todos ellos aparecían mujeres vulnerables, tristes, con una incapacidad alarmante para ser felices y una capacidad desmesurada para convertir su vida en una desgracia. En mi búsqueda de los por qués quería ser igual que ellas, justificar todo lo que me pasaba basándome en una mala relación con mi padre y la intención de cambiar a las personas, luchando contra imposibles porqué quien no quiere ser diferente jamás l…

¿TÚ QUE ERES?

Volvió septiembre y con el las buenas voluntades, los grandes proyectos y la acumulación del trabajo y una vez más la ilusión de todo un año sobre el escenario.
Dicen que en la vida es difícil ser neutral, uno siempre tiene que posicionarse: eliges entre el color rojo o el verde, si te gusta más la coca cola normal, la zero o la light, la ciudad o el campo, subir o bajar, protestar o quedarse callado, decidir perdonar o guardarse el rencor, eliges tu profesión, tus amigos, tus aficiones, a tu pareja...
El caso es que la elección forma parte de la identidad, y eso es lo que me ha recordado esta vieja pregunta lanzada al aire por un autor eterno: ¿tú que eres Monteagudo o Capuleto?
Maalouf escribió un libro llamado Identidades Asesinas, nada más cierto, hay identidades que matan al arrastrarnos a luchas injustificadas que acaban con las cosas importantes y siembran el sin sentido.
Pues aquí esta, una vez más la historia de amor siempre contada pero poco conocida, la de Romeo y Julieta, en l…

PRET A PORTER

He aprendido muchas cosas en estas vacaciones por toda la costa mediterránea, entre ellas que los croatas inventaron la corbata, ahora veo un poquito la relación entre la palabra corbata y croatia. En realidad se trataba de un pañuelo que los soldados del ejército llevaban al cuello y que los franceses tan preocupados por la moda y la elegancia no dudaron en copiar y convertirlo en un signo de distinción.
Paseando por la Costa Azul, entre yates de lujos, Ferraris que sorprenden hasta que mi mente se acostumbra a su ensordecedor ruido y a sus rojos llameantes, entre gente, alta, flaca, con todos los complementos necesarios y la perfección dibujada en la cara, me he dado cuenta que la historia a veces es difícil de modificar, que ligeramente con el esfuerzo de muchos nos hemos acercado un poco a la comodidad, pero que las clases sociales siguen existiendo. La nobleza ya no baila en los grandes palacios, pero se dirige a Capri, a Monaco a St Tropez, y te permite acercarte a veinte pasos p…

SHE'S INVENCIBLE

Supongo que cuando esa pareja pasó por el paso de cebra se quedó pensando por qué la chica del coche negro con la música a todo volumen lloraba con una congoja digna del final de cualquier novela. Esa chica era yo, a las siete de la mañana, recorriendo por última vez el camino que tantas veces había hecho estos seis meses y con la rabia de saber que a veces el mundo no consigue encajar las piezas que funcionarían y nos harían felices.Mi cumpleaños trajo muchas consecuencias y muchos momentos, así que necesito escribirlo todo rápido para que ninguno de ellos se escape demasiado pronto.
El 12 de agosto de 2010 cayó del cielo un chaparrón, Barcelona se iluminó con destellos violáceos que me obligaron a tomar una chaqueta y un paraguas en el último momento. El Hombre G y yo quedamos en Muntaner 178 para celebrar mi cumpleaños de forma intima. Y supe, tontamente, que aquella tormenta era un preludio de lo que los dos sabíamos.
Él ya había llegado al restaurante me esperaba detrás de un biomb…

NO HABRÁ NUNCA UNA MONTAÑA DEMASIADO ALTA

Mister Flequillo me ha dicho que no debo temer al número 31 y sin duda no debo hacerlo, creo que a partir de ahora ningún año pesa o no tanto como suponía, al fin y al cabo no hay nada diferente en mí entre el 10 de agosto y el 12 de agosto, simplemente que el día 11, que quedaba entremedio, cumplí 31 y me doy cuenta que hay un montón de unos rondando en medio de las fechas.
Lo mejor es que R ha venido a pasar estos días desde Inglaterra conmigo, mi mejor amiga por siempre y para siempre, la que me ha hecho llorar después de esa dedicatoria tan tonta que promete que siempre estaremos unidas: “para mi amiga del alma, espero que encuentres tu felicidad y que la guardes contigo siempre. Yo seguiré celebrando tu cumpleaños hasta siempre.Te quiere. R,” y aunque parezca una utopía sé que en nuestro caso ese siempre es una realidad, aunque yo insista tantas veces en decir que eso es demasiado tiempo. Y también sé que SIEMPRE esta apareciendo muchas veces en este parágrafo, a la vez que sé que…

MRS JONES

Cuando pienso en la señora Jones me imagino unas piernas infinitamente largas, un halo de misterio, gafas oscuras y un pañuelo para cubrir su sedoso cabello. Ella siempre está segura de sí misma, controla los detalles, sabe cuando dejar salir a su sonrisa y cuando debe ser más penetrante su mirada. Se sienta tranquilamente delante de su café, lo absorbe con lentitud y espera a que sea su enamorado el que dé el paso cogiéndole la mano a escondidas mientras huye de las posibles miradas curiosas, quiere que se deje acariciar por el ritmo que marcan los Dramatics como se deja llevar ella, mientras hacen planes que probablemente no se cumpliran.
Dubrovnik una ciudad amurallada con veinte mil encantos pero lejos de mi tierra y lejos de mi corazón. El sol aprieta y los sentimientos afloran uno a uno confirmando lo que uno ya sabe, que los lugares son más especiales cuando estás en la mejor compañía y que cuando no es así quedan un poco diluidos y la soledad es la cura a la melancolía del amor…

LA NOCHE DEL PERRO VERDE

Sólo a mí se me ocurre ponerme un vestido capaz de levantar el vuelo con unas briznas de aire y dejar mi anatomía más preciada bien a la vista con las braguitas más feas de todo el cajón y esa piernas, llamémosle piernazas, sello inequívoco de la familiaSánchez. No, no, no ha sido exactamente como ser Marilyn Monroe insinuando un “cómeme”, no más bien ha sido un “¡arrg, por favor, que se tape!”, pero claro el Hombre G está enamorado y aún a sabiendas de la cruda realidad habrá pensado que tenía delante a Pamela Anderson y se ha emocionado decidiéndose a llevarme a uno de esos sitios pijos que tanto me gustan.
Conoce a la perfección mis debilidades porqué no ha parado de llenarme el vaso de vino blanco fresquito, bueno más bien los camareros, que en estos sitios les encanta adoptar un extremo servilismo y me hacen pensar que soy un poco inútil por no ser capaz ni siquiera de llenarme la copa. El vino esta bien, el Perro Verde, dice G que se llama, con tanta ilusión he querido ahorrarm…

QUESO DE BOLA

A grandes esperanzas medidas desesperadas. R, a partir de ahora Sonrisitas, paseaba conmigo por el pasillo del hospital. Las casualidades de la vida habían hecho que después de despedirnos hace un año en el otro trabajo hubiéramos acabado en el mismo lugar.
Precisamente me estaba hablando de su sensación de soledad al llegar a un sitio nuevo, lo mismo que experimenté yo al principio y que se fue mitigando cuando conseguí ganarme mi espacio.
Sonrisitas no sólo es más racional que yo si no que también es más consecuente con lo que dice y con lo que siente, así que tras un parpadeo soltó lo triste pero evidente: “A mí me da igual, yono vengo a hacer aquí amigos, sólo a trabajar, ese no es mi objetivo por ahora...” Sonrisitas dejó ir una pausa que implicaba algo más, así que la miré desconcertada: “¡mi objetivo esconseguir un marido!” y me mostró otra vez su hilera de dientes perfectos mientras se ponía roja. No sé por qué me daba a mí que habíamos intercambiado los papeles, durante estos a…

ME ROBARON CARCASSONE

Qué se le puede ocurrir a una tremenda como yo un sábado por la noche a solas si se decide a acompañarse de su música favorita (exclusiva para masoquistas) y descorcharse una de esas botellas con tintes rojos que tan dispuesta me ponen a cualquier paso en falso.
Pues me decidí a confirmar la mentira, y sí lo sé, necesidad necesidad no tenía ninguna, a parte de hacer que mi corazón tuviera un nuevo respingo, pero ya se sabe que la curiosidad mató al gato. Y yo, no pude evitarlo convencida que con la perspectiva del tiempo, ya no me haría daño. Los peligros de la tecnología que te permiten tener a todo el mundo localizado y de paso, tal vez, saber cosas que no deberías.
David Summers hablaba justo de quedarse temblando cuando un clic me llevó a la foto de Toto, su sonrisa, esa que siempre me impresionaba estaba más grande que nunca, seguramente porqué la personita que había a su lado le inspiraba todo eso que yo no había logrado después de una año, la miré y la vi muy guapa, era morena co…

SEGUIR

A veces te quedas detenido, un instante, dos, sin reaccionar a pesar de que sabías que iba a llegar, que era el único desenlace posible, y tiemblas y lloras y te entra una congoja no sabes bien a qué atribuible (ya van dos días de lagrimas pero esta vez sí son justificadas).
Mi tío el de la ranchera Renault se ha ido, el confort proporcionado por el cloruro mórfico del último momento le hizo caer en un sueño profundo del que no iba a despertar. Le llaman pauta de agonía, aunque es un intervalo lastimoso, en que igualmente mucha gente agoniza.
Prefería no verlo en ese estado, he visto a mucha gente así y te deja como paralizado, con un miedo en el cuerpo que sabe de ese momento extraño en que la muerte cierra el día de la vida.
Y entonces, siempre lo mismo, uno es incapaz de enfrentarse a lo que ha sucedido, se niega y traga saliva hasta que los ojos cada vez más vidriosos se deciden a dar el paso de la incredulidad a tanta pena contenida. Que curiosa nuestra cultura en cuanto a la exp…

BILDERBERG

Tambor siguió con sus inefables aportaciones acerca del funcionamiento del mundo, y yo seguí con mi inestimable capacidad de escuchar y el deseo de comprobar las cosas por mí misma.
Evidentemente no me iba a convertir en el agente Mudler ni en Scully, el tema de los Reptilianos lo dejaba completamente zanjado, suficiente tenía con observar a esos seres extraños que pertenecen a la raza humana como para preocuparme de sí vivía rodeada de extraterrestres.
Esta vez el tema central del debate fue el poder y me hablo del club Bilderberg y del momento en que había dejado de ser una leyenda urbana. Después de unas cuantas averiguaciones y su anotación bibliográfica, cuando el calor más apretaba y el ruido del ventilador empezaba a ser molesto y ensordecedor, me decidí a ojear el libro que hablaba de ese tema aparentemente tabú.
Para resumir, el club está integrado por gente poderosa y rica, que a través de sus reuniones deciden cada momento y cada consecuencia histórica por la que pasamos. Una …

MAÑANA SERÁ OTRO DÍA

O CRÓNICA DEL DEBATE INEVITABLE

Si es que es inevitable desde ese España Paraguay mi cabeza no ha dejado de pensar en el fútbol y eso que viviendo en Cataluña a veces me he sentido rara por apoyar a la selección española. Pero es que desde que mi padre me llevaba a los partidos de la Fliselina yo me hice aficionada al deporte rey, al esfuerzo, al sudor, a las lagrimas y al sufrimiento de los noventa minutos.
Tico me retó con un mensaje: “cara de guerra para el partido del sábado”, y es que será una cosa tonta pero de repente las distancias otra vez se acortaron. Lastimosamente para él, nuestra roja eliminó a su equipo guaraní por mucho que se esforzaron.
Como en ese anuncio de cerveza mi madre me llama y me dice: “hija ¿con quién vas a ver elpartido?”, y yo que me he comprado una tele enorme para la ocasión, para ver a la Roja en mi sofá rojo, después de un año conformándome con las 14 pulgadas, decido que nada mejor que en casa, con los míos: con los comentarios de mi madre que no entie…

I AM AMSTERDAM

Pepo, el hombre de las ideas infranqueables apostó porqué mejor sólo ir una vez en la vida, para él era absolutamente suficiente dado que la belleza se comprimía en un ángulo cerrado que nada tenía que ver con el resto de Holanda, pero yo que soy de vivencias más pasionales podía emocionarme con cualquier cosa que emitiera un leve brillo sobre la superficie del agua.
Y así fue, de la mano de T, empecé a andar las calles de Ámsterdam. Me acordaba de Venecia y a pesar de haberla bautizado también por el nombre de sus canales, Ámsterdam me parecía un lugar totalmente diferente, aquí no había elegancia, enigma ni sensación de que algo se acababa, de que la ciudad se hundía, aquí había diversión, calor, luz, ruido y la intuición de estar sólo de paso.
Me imaginaba como hubiera sido mi vida viviendo en uno de esos barcos por siempre anclados en el canal. Al final la humedad invadiría mis huesos y el sentido romántico del principio, de ser una bohemia, habría acabado en un constante chirrido c…