Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2009

QUERIDO TIRITITERO

Creo que este va a ser mi último post del año. Tras poner en la balanza las cosas malas y las cosas buenas, no puedo quejarme del todo.
Más o menos he seguido montada en una montaña rusa respecto a mis emociones, pero aún así algunas cosas empiezan a colocarse poco a poco, de forma muy lenta, casi imperceptible.
Lo positivo: mi trabajo fijo después de esa dura oposición, mi cambio de casa manteniendo la independencia y ahorrando unos eurillos, haber hecho nuevas amigas que están llenando mi tiempo con muchísimo cariño y conocer a Toto que a pesar de todo me ha ayudado a olvidar un poquito el pasado y a volver a tener los pies sobre la tierra.
Lo negativo: la delicada salud de la familia, el seguir intentando averiguar donde está mi destino, que es lo que quiero y continuar sin quererme del todo a mí misma; mis penas económicas que en ocasiones me han llevado al desespero y otra vez, el mismo Toto que a veces me hace hundirme en la miseria al quererme tan poquito.
Nada fuera de lo habitual…

DESDE MIS CUERNOS DE RENO

He estado unas semanas eludiendo el tema, pero teniendo en cuenta la fecha en la que estamos creo que ya toca empezar a mencionar eso que se produce una vez al año y que para algunos resulta tan terrorífico: la Navidad.
23 de diciembre y por fin ha nacido en mí el espíritu navideño.
Toto cogió un avión hace unos días para reunirse con su familia en Nueva York, eso hace que cada vez que vea el anuncio del turrón del Almendro me ponga melancólica. Pero dejando de lado mi lado egoísta es comprensible que decida marcharse en estas fechas para estar con esa gente que lo quiere de forma incondicional y a la que no ve durante el resto del año. Durante los primeros días no dio señales de vida y casi me autoconvenzo de que Gotzilla había destruido una de las sedes del imperio, ya se sabe que a veces la tele elude ciertas noticias para no conmover al mundo mundial, y que mi débil estado de ánimo necesita vivir a base del autoengaño. Pero no, Toto esta vivito y coleando y yo estoy llena de: paz y…

EN MEMORIA DE DORIAN GRAY

Era tan bonito, tan ingenuo. Tenía unos ojos grandes, verdosos que se perdían en el infinito y que te perdían en el infinito. Los labios apretados, carnosos, rosados, que despertaban esas ganas locas de presionarlos con otros labios. El pelo lacio, brillante, suave, sedoso perfectamente peinado enmarcando una cara parecida a un ángel, tan masculino y tan femenino a la vez. Ni siquiera necesitaba hablar simplemente una mirada y ya todos caían rendidos a sus encantos. También a mí me enamoró al leer detenidamente su descripción, gozaba de la suerte de conquistar por su anatomía y eso le otorgaba ventajas sobre los demás, que concedemos rápidamente facilidades aquellos que sin ningún merito nos conmueven.
Sin embargo pronto descubrió el poder de su belleza y ella misma se encargó de que se perdiera. Se contempló en un espejo y pensó que jamás podría soportar renunciar al placer de mirarse una y otra vez, conservando esa tersa piel tan perfecta que le hacía pensar que igual de impoluta est…

¡ABAJO EL ROMÁNTICISMO!

Desde hace unos meses voy paseándome en una nube Kinto perfectamente tuneada y personalizada. Elevada por encima del suelo y volando en círculos y más círculos.
Aprovechando ese espíritu bondadoso que quiere transmitirme la Navidad, con sus luces parpadeantes, los villancicos chirriantes y ese mar de gente loca por comprar, empecé a pensar en la importancia de los detalles y en tener contentos a los que más quiero, y así iniciamos una pequeña cadena de favores.
Después de dar dos vueltas de llave a la cerradura, entré en mi casa y me dirigí al fondo del comedor. A pesar de no haber hecho absolutamente nada para adaptarme a la época del año en la que estamos, mi madre ya había dejado su huella, una enorme flor de pascua adornaba mi mesa baja y un ramillete de muerdago, a la espera de que me den muchos besos, ondeaba en uno de mis jarrones. Todo perfectamente combinado con mis rojas paredes.
Mi madre siempre me ha dicho que si quieres tener buena suerte la Ponsetia te la tienen que regalar…

SEXO

El hecho de que desnuda y abierta de piernas sea el post más leído de este blog ante la segura decepción de aquellos cibernautas ávidos de verme de esa guisa me ha dado que pensar. Por un lado me entra la risa al imaginarme la carita que algunos pondrán al ver que no es más que una referencia al teatro en la que ni por asomo me desnudo y sólo me abro de piernas para iniciar el espectáculo (sí todavía conservo algo de flexibilidad). Reconozco que la curiosa historia de las hermanas de la caridad tiene un poco más de morbo, y que responde más a aquellas leyendas urbanas que se cuentan por ahí, aunque Javier Cardenas en su programa matutino en cadenaDial juraba y rejuraba que esa orden tan curiosa y con una misión tan caritativa estaba más que documentada.
Esta obsesión de verme desnuda no sólo me afecta a mí, sólo hay que irse a uno de mis blogs favoritos para ver que Lila voyeur fue durante mucho tiempo uno de los posts más leídos de esta venezolana resabidilla y llena de ternura, aunqu…

LO QUE MÁS AMAN ALGUNOS HOMBRES

O EL PRINCIPIO DE ALGUNOS DIVORCIOS

Empiezo a estar celosa y sé que los celos no me llevan a ninguna parte, lo sé. Una mujer poseída por ese tipo de instinto puede hacer cosas fuera de lo normal si se deja llevar por la rabia irracional. Sé que esto me encasilla en el tipo de mujeres víscerales y altamente sentimentales capaces de empuñar un cuchillo y demostrar que sus sentimientos son de verdad.
De momento he retirado toda arma arrojadiza de mi alcance y voy fingiendo una sonrisilla acabada en una curvatura hacía abajo que demuestra que “aquí pasa algo” y en realidad no es tal la sonrisa.
Sin embargo, nunca podré luchar contra esas piernas musculosas y bien formadas que corren primero como una gacela y luego como un tigre; nada de lucha contra esos pechos que se quedan bien marcaditos en cuanto se arrapa la camiseta, ese culito prieto, esa forma de mirar siempre hacía delante. Mis alegrías no se comparan a sus alegrías.
Desde el primer momento se interpuso entre nosotros, en realidad ya…