Ir al contenido principal

LO QUE MÁS AMAN ALGUNOS HOMBRES

O EL PRINCIPIO DE ALGUNOS DIVORCIOS

Empiezo a estar celosa y sé que los celos no me llevan a ninguna parte, lo sé. Una mujer poseída por ese tipo de instinto puede hacer cosas fuera de lo normal si se deja llevar por la rabia irracional. Sé que esto me encasilla en el tipo de mujeres víscerales y altamente sentimentales capaces de empuñar un cuchillo y demostrar que sus sentimientos son de verdad.
De momento he retirado toda arma arrojadiza de mi alcance y voy fingiendo una sonrisilla acabada en una curvatura hacía abajo que demuestra que “aquí pasa algo” y en realidad no es tal la sonrisa.
Sin embargo, nunca podré luchar contra esas piernas musculosas y bien formadas que corren primero como una gacela y luego como un tigre; nada de lucha contra esos pechos que se quedan bien marcaditos en cuanto se arrapa la camiseta, ese culito prieto, esa forma de mirar siempre hacía delante. Mis alegrías no se comparan a sus alegrías.
Desde el primer momento se interpuso entre nosotros, en realidad ya estaba antes de que yo llegara y claro, imposible es que uno abandone lo bueno, su caviar particular por un lata de atún que tiene otro tipo de sorpresas.
Y encima esta semana le ha dado por hacerme bien la puñeta y yo pues bueno, a resignarme y a dejarme llevar por el abrazo de la paciencia.
Domingo por la tarde y yo estoy tirada en la cama, con los auriculares puestos porqué no me ha dado la gana de irme al bar de Moe con mi padre y mi hermano, a ver como los aficionados al domino vitorean al Barça, demasiados estrógenos pueden hacerme sentir un poco incómoda. Voy haciendo zapping entre diversos canales que hablan del partido, trato de sintonizarlo por Internet, me acurruco bajo mi nórdico y oigo el griterío del campo y entonces a parte de celos siento envidia, una envidia que me corroe, una envidia horrorosa que me hace sumergir en un vaso de té mis momentos de alegría. Miro al público por si acaso consigo enfocar la cara de Toto que como siempre me ha abandonado por él, por el Barça, el querido Barça que se interpone entre nosotros, 11 macizorros detrás de una pelota, y yo la macizorra de mi madre metida en la cama, pero es que esto no se remonta a la tarde de domingo, si el Barça ya jugó con el Inter. El martes ¿y dónde estaba Toto? Pues en el estadio del Barça, cambió una tarde de cine por la Champions, y claro, yo lo entiendo no vamos a comparar ¡pero es que a mí se me comen los celos!
Esto va a hacer que renuncié a mis principios, toda una vida siendo Culé, y jamás pensé que sería el causante de nuestros desamores.
Serán los ojitos de Messi de ratón, o las orejas de Álves, el color tostadito de Abidal o la inteligencia de Xavi, pero mi chico esta enamorado y esta vez la depositaría de su amor no soy yo.

Comentarios

  1. Tu tranquila, que del partido siempre vuelven, jajaja.

    ResponderEliminar
  2. lo tuyo tiene unos tintes posesivos... no? porque no aprovechaste tu la tarde para ir a ver esa peli que Toto no te acompañará con alguna buena amiga?

    deja los celos y disfruta de tu tiempo libre... es que a veces nos fallan las prioridades.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Es que a mi el fútbol....como que noooooo me gusta y no lo entiendo.
    No entiendo como mueve a tanta gente.
    Y ahora para las cosas que les afectan directamente,llámese vivienda,trabajo....no se mueve casi nadie.
    Tú tranqui,no te pongas celosita

    ResponderEliminar
  4. Pues no debería de enamorarse de otra cosa que no sea tu genialidad. To-tó, ¡TON-TO!

    ResponderEliminar
  5. opino igual que: mariajesisparadela

    al final vuelven, tu trankila
    inala exala y tomate un cafe, sal con amigas, etc.

    o canta la de "hey guera" jajaja
    eso a mi me ayuda!!!

    ResponderEliminar
  6. Algo parecido sugerí yo jajaja.

    (Aunque ahora le sumo un par de cosas más)
    El futbol, el control remoto.. y el refrigerador.. según yo.


    Busca amigas con quien salir y ándate de farra.. déjalo pagando cuando él sea quien te invite.. y no le sirvas la comida... inventale excusas no más.. que de a poco te las pague xDDDDD

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Yo que tu aprovecharía cualquier tropiezo del club para devolvérsela, para que vea como te sientes tú mientras él pierde 90 minutos viendo los caprichos de un balón.

    ResponderEliminar
  8. jamás podremos competir con un partido
    :(

    lo bueno es que despues que termina vuelven a nosotros ...

    ResponderEliminar
  9. Jajaajaj! Tampoco me gusta el fútbol, pero vamos, no te pongas celosa... Si quieres te dejo a tu ahijado en esas tardes de soledad... Jeje, ya verás como pronto prefieres irte al campo con él.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Upas, salió fanático el Toto. El único problema del encuentro, es que perdió el Real Madrid, que es adistrado por un compatriota. No te desesperes, que acá el encuentro fue seguido por medio Chile, así que, ahí estamos a mano jajaja.

    Yo creo que como recompensa, tienes al Toto junto a ti, es lo importante ;-D

    Un abrazo, ¿y por qué no acompañarle al estadio? ;-D

    ResponderEliminar
  11. MARIAJESUS ¡Toda la razón después del partido siempre vuelven!

    RAFAELA no, no es exactamente eso, si yo también quería ver el partido, pero como no lo hacían en la tele...pues ahí me quedé escuchándolo por la radio y envidiando a Toto, al que su jefe invitó a ir al estadio.

    S. es lo de siempre ¡pan y circo para el pueblo! nos dan cualquier cosita para entretenernos y se nos olvida todo.

    CAPITÁN si yo lo comprendo, que el Barça es mucho Barça, suerte que los partidos sólo duran noventa minutos.

    ICHIGO ¿Ey, guerra? esa no me la sé. Lo dicho es que ese día yo también quería ver el partido por eso no salí con amigas.

    SARUKI lo cierto es que ya pasé el jueves y el viernes todo enterito con mis amigas, sábado Toto y domingo fútbol. Si yo disfrutar disfruto, sólo que a veces me entra esa maldita envidia.

    RALPH todo lo que sube baja el problema es que yo también soy del Barça y no le deseo ningún mal.

    FAFFY supongo que a veces son como niños y hay que dejarlos que tengan sus caprichillos.

    NADIA ¡oh sí! pasear por Sigmund por el campo va a ser lo más, aunque quizás los vecinos me tomen un poco por loca hablando con un gato imaginario.

    JAVI lo sé, medio mundo vió ese partido por eso yo no conseguí de ninguna manera verlo por Internet. El problema es que a él su jefe siempre le regala entradas para irse al partido (pero sólo a él), para poder ir al Camp Nou tienes que ser socio y como normalmente pasa de padres a hijos conseguir un asiento es casi imposible, a parte de que mi fanátismo no llega a esos estremos, así que mientras él disfrutaba del campo yo me conformaba con la radio. A mí me gusta el fútbol pero tenía ganas también de vivir el ambientillo y ahí saltaron mis celos.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, siempre te queda ir de vez en cuando al fútbol con él o aprovechar ese día para quedar con amigos, salir de compras.......

    ResponderEliminar
  13. Exacto el futbol son solo 2 partidos a la semana.... anda que no esta llena la semana de momentos para hacer otros cosas...


    .... y puntualizo...
    hay muchos hombres a los que les encanta ir al cine... ver una peli con mantita el domingo por la tarde... etc etc...

    ResponderEliminar
  14. Contra el futbol no puedes hacer nada jajajaj...Yo alguna vez le he acompañado, y es horrible. Me paso el partido mirando al reloj ese gigante... nada, la próxima vez te relajas, y haces algo que te guste como leer o ver una peli o lo que sea. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. No entiendo como apasiona tanto el futbol...pero mi pareja si...sobretodo el barça...
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Rebeca, soy madridista pero hasta yo me sé los nombres de los jugadores del barsa y se que Gálvez no juega en el barsa jajajaj
    Supongo que te refieres, por las orejas a Dani Alves jajajajaj...
    Que me meo
    PD Yo creo que es por los rizos de Tiburón Puyol

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Buenoooooooo....yo con el fútbol tengo una relación de odio. No me gustan ni los partidos de la selección. Eso sí, me gusta que ganen pero no me gusta verlo.

    La culpa la tiene mi padre que desde niña me fastidiaba con el fútbol (en mi casa sólo había una tele). Eso sí, gracias a ello le debo mi afición por la lectura.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  18. ARTABRIA si otro día con un poco más de anticipación (Toto siempre me avisa justo en el momento antes) puedo organizar mejor mis domingos.

    ORDAGO13 bueno pues si sólo son dos veces a la semana, supongo que puedo dejar guardaditos mis pequeños celos en un cajón ¡qué tendrá ese Mesi que no tenga yo!

    CLAIRE eso me decía siempre mi padre, que él no iba al campo porqué no se enteraba de nada y prefería quedarse bien sentadito en casa, viendo el partido con menos griterío, pero es que a mí me gusta el fútbol y después de toda una vida en Barcelona todavía no entiendo porqué no he ido ni una sola vez al Camp Nou.

    ARCO IRIS ¡fútbol! no sé será por el lugar de poder gritar como un energumeno, manifestar abiertamente tu rivalidad y poder admirar publicamente a 22 muchachotes.

    YANDROS como siempre te das cuenta de todo! esto me recuerda a la vez que escribi higo chumgo en lugar de chumbo ¡si es que a mí siempre me traiciona el subconsciente! me ponga a teclear y a veces no sé ni lo que he escrito. Sí, era por Dani, pero tienes razón, tal vez, más bien sean los rizos de Pujol.

    GABI pues dichosa tú, que le has sacado hasta una cosa buena al fútbol, yo en cambio, sí que le tengo afición pero sólo por breves períodos de tiempo y siempre con moderación (en casa había dos teles).

    ResponderEliminar
  19. jajaja, mi negro que siempre me lo da todo y reconozco ser la consentida, en cuanto hay footbol, el mundo se para!! es otro enamorado!! y sssss, asi en confianza, pues que me consta que encima no son los únicos!!!!

    ResponderEliminar
  20. ja,ja ¡si en el fondo son tan tiernos! se enamoran de lo simple y como al final siempre vuelven, pues bien, entonces dejemósles que disfruten.

    ResponderEliminar
  21. Visca Barça i Catalunya amb Joan Laporta i Estruch.
    MARC-SABATES.COM
    FC BARCELONA
    CATALUNYA //*//.

    ResponderEliminar
  22. És clar que sí, que visqui el Barça, aquest post era més degut a l'enveja que a la gelosia! haguès donat el que fos per ser a l'estadi gaudint del partit.

    ResponderEliminar
  23. Ay amiga, no tienes que dejar que esos celos invadan tu ser, no hay sensación más fea que no vivir una vida tranquila por motivo de los celos. Estoy de acuerdo con lo que las otras nenas han comentado, sería bueno que aprovecharas el tiempo en otras cosas, por ejemplo salir con amistades que has descuidado eso siempre es bueno, disfruta más de tu vida y no dejes que esos celos amarguen tus días.

    ResponderEliminar
  24. BUY VIAGRA pero es que yo lo que quería era ver también al Barça ¡me encanta el fútbol! y me hubiera encantado estar en el estadio con Toto, pero tanto da, él ya no está en mi vida y el Barça sí, y en cuanto hacer otras cosas, bueno he vuelto hacer repartición del tiempo.

    ANÓNIMO gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …