Ir al contenido principal

DESEOS DE COSAS IMPOSIBLES Y POSIBLES


Las hileras de árboles quedaban poco a poco en el camino mientras subíamos la montaña a una hora temprana que ya se había dejado invadir por la oscuridad que traería las estrellas y la luna y un pequeño momento de borrachera y de pesadez mental que hace pensar en que el día ya se ha extinguido.
Un jabalí saltó desde un monticulo de piedras haciéndome presionar el freno con fuerza, el animalito había salido huyendo aunque su osadía me había hecho pensar en que hasta los animales poseen el talento de la valentía. T. Suspiró aliviada en el asiento del copiloto, últimamente me acompañaba a todas partes y yo agradecía tener una nueva amiga, tener nuevas cosas que contar y que vivir.
En el fondo sentía cierta tristeza por ella, como los demás, como yo, se había dejado invadir por el mal de la nueva sociedad, ese que hace que a pesar de que lo tengas todo en tu vida sigas estando insatisfecha y mientras yo me encargaba de mandarle consejos que ni yo me creía, ella trataba de hacer cientos de cosas a la vez, con la esperanza de encontrar el sentido que la llenaría.
Pero la esperanza empezaba a abandonarnos a las dos y como el hombre deja de existir sin esperanza, trate de poner el remedio perfecto, y alimentar de nuevo la fe y la confianza en que de alguna manera nos recuperaríamos.
Un frío helado acarició mis mejillas con tan poca gracia que mi cuerpo se estremeció como signo de rechazo. El viento también gélido hizo bambolear mi abrigo, aún así pude ver las montañas perfectamente redondeadas que se cerraban sobre sí mismas, dibujando extrañas formas que podían ser descubiertas con un poco de atención, me pareció ver a Buda y a un monje rezando, inhalé un poco de fe y creí en la magia.
Subimos las escaleras a toda prisa con el temor de que el monasterio cerrara. T. Quiso comprar 2 velas, una para ella y otra para los demás, lo que me hizo sentir egoísta, sobretodo porqué ni siquiera llevaba dinero y descargué todos los céntimos de los que disponía para quedarme con una vela de color rojo, de cera compacta, de deseos contenidos, mientras que decía que si la Virgen era como decían lo entendería: "el que da lo que tiene no está obligado a más" (me autoconvencí).
Andamos entre los cirios, que llameaban tratando de vencer el viento que seguía colándose entre las paredes de rocas, susurrando fuerte al oído, apagando deseos uno tras uno. “¿cómo se sentiría la gente que encendió la vela si supiera que su deseo se ha apagado?” “prefiero no pensarlo”.
Buscamos un rincón un poco guarecido del viento, prendí mi vela, y pedí, pedí como siempre por mí, observé la llama creciendo y volví a rezar, como hacía tanto tiempo no lo hacía, y pensé que si existía de verdad alguien, más allá, sabría de mi dolor, pero que no me ayudaría porqué dependía de mí misma. T. Encendió la primera vela que inmediatamente se apagó, entonces se puso a llorar, dijo que le traería mala suerte, le abracé y escarbamos la cera, recuperamos la mecha y esta vez el fuego ardió con fuerza y ella se consoló.
Las dos dejamos nuestros deseos enterrados en la montaña mágica, a la que espero que tanta hipocresía no haya erosionado su capacidad de conceder deseos ni un poquito. A saber cuánto tiempo ardería ese cirio, eso no importaba, la oscuridad me invadía, lo importante es que me había dado cuenta que era muy humana y predecible, tras mis propias decepciones había vuelto a lo de siempre, a donde agarrarme, a la fe, y así había recuperado el sentido, las expectativas y la esperanza de nuestra vida.

Comentarios

  1. Está bien tener algo que desear.
    Ya sea poner un cirio o gritarle al viento sobre lo que se desea.Porqué no creer en algo si nos puede ayudar a creer que lo hemos conseguido?
    Me gustaría saber dónde fuiste pero para ir yo a poner el cirio más gordo que exista en el mundo.A ver si así cuela.

    ResponderEliminar
  2. A Montserrat niña, que es lo que queda más cerca de mi casa. Los cirios gordos 2,50 €, para deseos más factible 1,50 €.

    Desde luego que hay que creer en algo si no uno se encuentra más que perdido! De haberlo sabido personalmente hubiera puesto esa velita por ti!

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé que decirte, si me pongo a soltar el rollo mercantilista del lugar, mí análisis muy particular del arte de la capilla puffff qué aburridoooo!!!

    Me quedo con esa imagen tuya contando los centimillos que debe ser de colección.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Si supieras la de decenas de veces que yo subi a Montserrat S.A. en bicicleta.. madre mia... desde luego que bien montado tienen el negocio de la fe.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que la fe hay que llevarla dentro y a Dios también. Sobretodo, se evitan excursiones...
    Per, recuerda, la fe mueve montañas.

    ResponderEliminar
  6. Yo es que no soy creyente, pero la Fe mueve montañas....la esperanza que nunca se pierda.

    ResponderEliminar
  7. La fe se lleva dentro, pero cuando estás muy "necesitada" vas a poner una velita y te sientes mejor. A veces la fe es la que nos mantiene, la que nos da esperanzas y por lo menos yo me siento muy agradecida de tener fe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A ver a la morenetaaaaaaaaa....
    Por cierto, lástimita de criatura, pero como te hubiese dado aunque sea un poco, te quedas sin coche

    ResponderEliminar
  9. El caso es no perder nunca la esperanza, avanzar...Un besote y un Miiiaauuu!!

    ResponderEliminar
  10. Precioso lugar, sin duda... espero que haga tus deseos realidad, que esas cosas se hagan posibles!!

    un besazo!

    ResponderEliminar
  11. Cada uno hace maravillas para aferrarse a lo que puede cuando las bases se tambalean...

    ResponderEliminar
  12. "La esperanza es lo último que se pierde", dijo alguien una vez.

    Pero la gente, lamentablemente, no nos alimentamos de esperanza ni mucho menos de fe, aunque nos lo quieran hacer creer.

    Quizá el secreto sea la retroalimentación, es decir, alimentarse de uno mismo... ¿no te parece una buena idea?.

    ¿Esa fotos es de Montserrat, verdad?, es chulísima.

    Saludos y abrazos reconfortantes, ánimo que todo pasa unque no quieras.

    ResponderEliminar
  13. Sin la esperanza estamos perdidos.

    Besos vecina!

    ResponderEliminar
  14. Aunque ya muy exprimido, la fe mueve montañas y en ocasiones veo actos de fé que me horrorizan pero si poner una velita o sentarte a rezar un rato te hace sentir mejor, pues perfecto.

    Besos

    E-

    ResponderEliminar
  15. Mi querida amiga Rebeca:

    Siempre es un agrado poder leerte. Me gusta el modo en que escribes. Esta historia en particular está muy cercana a la realidad que todos en algún momento en nuestras vidas ;-D

    Que tengas un buen finde ;-D

    ResponderEliminar
  16. hacia tiempo que no pasaba por aki pero es que con las clases de la uni estoy muy liada, espero que todo te vaia bien y feliz finde semana

    ResponderEliminar
  17. A veces depositamos nuestras esperanzas en elementos irracionales porque sabemos que la lógica o la realidad es más aterradora de lo que podemos soportar.
    Me parece bien que la gente tenga su propia fe mientras no atente contra mi libertad de no tenerla.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Siempre es bueno aferrarse a algo... aunque no sepas exactamente lo que es, en "algo".

    Besos!

    ResponderEliminar
  19. ESPERANZA estoy totalmente de acuerdo contigo en lo del negocio, incluso me sentí un poco idiota al principio por poner la fe en algo que parecía puro comercio, pero luego miré las montañas y el lugar, que en el fondo, tiene algo de magico, y pensé que por qué no me daba ese derecho a creer y a tener un poquito de esperanza.

    TITANIC Montserrat siempre me ha parecido genial para el deporte, yo con la bici no he subido nunca, pero caminando, i tant que sí! y me sorpendia que alguien pudiera subir de rodillas por ese terreno tan lleno de piedrecitas.

    MARIA JESÚS por supuesto que la fe se lleva dentro, pero bueno, cree que también fue un acto simbolico, ir hasta allí, la esperanza de que todo cambiara, mi amiga compartiendo esa misma esperanza...no sé, puede que no sirva de nada, pero al menos alimento mi fe y sobretodo mis ganas de seguir para adelante.

    ARTABRIA yo soy creyente a ratos, justo cuando las cosas van un poco torcidas, me acuerdo de que "a lo mejor" hay algo sobrenatural que me ayuda.

    ResponderEliminar
  20. CLAIRE, precisamente sólo se trataba de eso, de sentirse un poco mejor.

    LEINAD24, ¡anda me acabo de dar cuenta que vamos cambiando números! pues sí, hubiera sido terrible para el jabalí y para los que íbamos en el coche ¡si es que el bicho fue valiente pero nos dejo acojonados!

    DUNCAN así es, aunque a veces uno se queda un poco rezagado.

    YOPOPOLIN muchas gracias, y si no estos deseos, seguro que surgiran otros nuevos que sí se cumplirán.

    CAMALEONA ¡exactamente! ¡lo que sea para seguir creyendo!

    PENSADORA la retroalimentación...sí, de eso estoy segura, una tiene qu venderse mejores ideas a una misma para ser más feliz.

    NADIA ¡me ha sonado a título de película, pero sin duda, eso es lo que nos mantiene al pie del cañón!

    ESTELA ¡por supuesto ni se me ocurriría golpearme con un latigo, o rasparme las rodillas con el suelo, u otros actos masoquistas, que a mí también me resultan extremadamente desagradables, y que la gente dice practicar por fe!

    S. me lo voy a robar igual, aunque no esté entre los nominados, y pensaré en otro de mis secretos inconfensables!

    JAVI sí todos volvemos en algún momento a lo de siempre.

    NOELIA sí yo también estoy muy liada y casi no puedo hacer visitas.

    YANDROS claro que no, de alguna manera tú no creencia es también una fe, en tu caso no se trata de religión, si no la teoría del caos, el origen del universo, etc, etc, para mí eso también es fe. Tienes razón al decir que a veces es más fácil agarrarse a lo irracional ante el desencanto de lo real.

    TRASTO, siempre...¿qué haremos si dejamos de creer?

    ResponderEliminar
  21. S. ¡lo dicho estoy fatal! a parte de leer consolador, tampoco he leído mi nombre ¿Me estaré haciendo mayor?

    ResponderEliminar
  22. Siempre hay que creer en algo para poder echar el pie adelante. No tiene porqué ser alguien todopoderoso que está allí arriba, a veces, solo hace falta creer en uno mismo.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  23. GABI, creo que precisamente ahí está la clave: creer en uno mismo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …