Ir al contenido principal

BIENVENIDOS A LA REPÚBLICA INDEPENDIENTE DE MI VIDA


(Explicación de ME QUIERO, TE QUIERO)

No he mentido ni un poquito al decir que andaba ajustando piezas: ajustando piezas con Toto, ajustando piezas con mi padre, ajustando piezas con Tico, ajustando piezas en mi nuevo trabajo y ajustando piezas en mi vida en general.
Hace dos años huí de casa con la intención de reencontrarme a mí misma y de recuperar ese pedacito que se había perdido en el camino y que hacía que tantas veces me sintiera triste, que mirara el futuro y sólo viera una interrogante enorme y una señal de stop perpetua. Sin quererlo me encontré en un lugar, más sola que al principio y sin sentirme a gusto. Rebusqué en mi interior y me dije que merecía un esfuerzo de mi parte volver a encontrar lo que yo había sido y dejar mi disfraz de sombra guardado en el armario.
Decidí dar un paso atrás, ya que dos años había sido un tiempo prudente para tratar de cumplir un objetivo incumplido y anuncié que volvería a casa, que me dejaría abrazar otra vez por los míos, dejarme mantenerme, alimentarme, cuidarme, quererme y olvidarme que las cosas allí fuera seguían teñidas de un hollín que te tiznaba también las manos y la cara.
Pero la sabiduría de mi madre (y sé que todos ya empezáis a quererla un poquito), me escucho paciente y no dijo nada, ni una sola palabra, hasta que al día siguiente me llamó: “hija, ya te he encontrado un piso, ves a verlo, seguro que te gusta, es mucho más barato y en un lugar mucho más bonito”. Esa no era mi intención, pero por no discutir accedí a sus caprichos que en realidad eran los míos.
Me despierto acariciada por un tenue rayo de luz y recuerdo donde estoy. Miro las paredes inmaculadas y piso el suelo de mármol frío mientras a tientas mis pies buscan las zapatillas cálidas que se han escondido debajo de la cama. Mi oído se agudiza las campanas de la iglesia repiquetean con alegría al tiempo que los pájaros levantan el vuelo por encima de esos árboles que descansan a los pies de mi balcón. Deshago una de las cajas donde pone platos y vasos, rebusco en el fondo la cafetera, dejo que el comedor se llene con el aroma de los cafetales de Colombia y al sentir el calor en las coanas pienso en mi madre, en que no me ha dejado dar un paso atrás, y que gracias a eso por fin, por fin me siento en casa y por fin, por fin me quiero otra vez un poquito, y por fin, por fin ahora sí que te quiero.

Comentarios

  1. Qué difícil se había puesto esto.
    ¿Te quieres un poquito más?yo que me alegro.
    Esto es motivo de celebración,n cafelito?bueno la hora que es ¿una cervecita?

    ResponderEliminar
  2. Es bueno hacer eso que hiciste de alejarte un poco y buscar y saber quien eres al lado de ellos, así aprendiste a valorar que es estar cerca.
    Al final encontraste identidad!
    Felicidades!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si es que madre... no hay más que una!!! Coincido con Tommy Ruiz, a veces es necesario alejarse para coger perspectiva.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Es genial una madre que te hace comprender tu propia vida... lo que no sabes es que para ayudarte, ella antes tuvo que comprender la suya...

    Me alegro de que te quieras un poco más, así también podrás quererles un poco más...

    ResponderEliminar
  5. Nunca nadie dijo que fuera fácil encontrar el camino. A veces encontramos ayudas maravillosas, pero no es lo habitual.
    De todas formas, de los errores también se aprende.

    ResponderEliminar
  6. Amiga Rebeca:

    Que lindo el escrito que compartes. Te agradezco que lo compartas con nosotros ;-D

    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ole! que bonito!! Me alegro mucho que hayas encontrado un sitio donde te sientas "tu casa". Te lo digo por experiencia, que vivir en un sitio donde no te sientes como en tu propia casa es un rollo... Yo en estos momentos estos "en el punto intermedio" pero no me puedo quejar...jeje
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  8. Felicidadessss!!!!

    Nada mejor que casa nueva.

    ResponderEliminar
  9. HOLA. uNA PRGUNTA FRÍVOLA E INSUSTANCIAL. ¿POR QUÉ TENEMOS LOS CONTADORES DE VISITAS ESTROPEADOS?

    ResponderEliminar
  10. mmm...bien!
    Tomar distancia ayuda a ver las cosas de otra forma. Te felicito, no siempre es fácil.

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa!! Tus letras me han transmitido serenidad y bienestar. Me alegra leer que te quieres un poco más. Para ser feliz hay que quererse a un@ mism@. Bestitos y a disfrutar.

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado leerte así.
    Yo tambien quiero mudaaarme ya a Sitges.

    Un besazo y pa'lante!!

    ResponderEliminar
  13. No hay nada como tomarse un café por la mañanita para ver las cosas de otro color ;)

    ResponderEliminar
  14. No hay nada como tomarse un café por la mañanita para ver las cosas de otro color ;)

    ResponderEliminar
  15. Disfruta de tu madrecita, mientras puedas tu y ella, sobre todo porque su recibimiento y manera de "acogerte" son irrepetibles y unicas.
    besos

    ResponderEliminar
  16. Las madres...que hariamos sin ellas.
    A mi sin embargo me cuesta dar pasos atrás, aunque es cierto que a veces es mejor darlos para tomar carrera. Nunca me importó vivir solo y me compré mi casa en soledad.
    Claro que está mejor ahora, con la señora del caos, los dos perrunos y los dos gatunos, y ahora no podría volver atrás.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Tienes la habilidad de emocionar siempre con tus palabras. Siento no poder emocionarme tan a menudo como antes, y escribo triste por mi ausencia. Y tu blog me gusta, y mucho.

    ResponderEliminar
  18. Hola

    suerte con tu nueva vida e independencia ... muchas veces necesitamos nuestro propio espacio para hacer nuestra propia vida y no la que nos han dado!

    muchos saludos
    ;)

    ResponderEliminar
  19. Muchísimas gracias a todos, agradezco un montón vuestras palabras, siento estar un poco perdida últimamente, pero mañana sin falta me doy un paseo por todas vuestras casas.
    Evidentemente, todos estáis invitados al café o la cervecita que propone S. y respondiendo a la pregunta insustancial de JAVI (je,je) ¿Están estropeados los contadores?

    Muchas gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  20. He llegado aquí por casualidad, pero me ha gustado mucho leer esta entrada. Tu madre es una joya, tienes suerte de tenerla.
    Yo también sé lo que es haber encontrado tu propio lugar hace poco. No hay nada como despertarte en tu cama, en tu casa. Felicidades!!

    ResponderEliminar
  21. Yo también debería empezar a buscarme un pisito pero, con la que está cayendo...

    Julia
    http://mimundo-julia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  22. SONIA entonces tú sabes mejor que nadie de lo que hablo.

    JULIA al final todo es proponerselo, yo también contaba moneditas, pero me planté y dije: ¡ahora o nunca!

    ResponderEliminar
  23. Eso siempre Rebeca: HAY QUE QUERERSE. Si uno no se quiere nadie lo hará.

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  24. GABI ¡claro que sí! aunque a veces una esta un poco tonta y se le olvida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …