Ir al contenido principal

365 DÍAS JUNTOS


Repetir errores no esta mal si con ello consigues un poco de felicidad, aunque tantas veces haya sentido el impulso de no querer sentir, de tacharlo, de olvidarlo todo, pero yo soy así, incorregible y dotada de un gran sentido práctico y de muy poca utilidad.
A pesar de haber avanzado mucho en cuatro años, todavía siento el impulso de lanzarme por un precipicio, chocarme con todos los salientes, arañarme con las afiladas rocas y caer contra un suelo duro y cruel que me haga crujir los huesos.
Esas son las cosas que no entiendo de mí misma, pero bueno ¿quién se entiende 100% a sí mismo?
Así que viendo el vacío que otra vez tenía instalado en el pecho y aún sabiendo que se trataba de un acto de cobardía, volví con Toto, para conformarme con sus pedacitos, eso sí, unos pedacitos que me hacen tan feliz, que me llevó a pensar en lo acostumbrada que estoy a desperdiciar mi vida en expectativas y lo segura que me siento de estar viviendo eso tan tímido y escurridizo que llaman felicidad en los momentos que compartimos.
El sábado paseamos por los pasillos de Ikea los dos, cogidos de la mano, opinando sobre decoración, él haciéndose el forzudo con todos los artilugios de menaje, yo con mi carita de autosuficiencia como si fuera una experta en el tema, y entonces me traslade a esa película que permanece tan reciente en mi mente: 500 días juntos. Yo era igual que el protagonista, pero con los papeles invertidos, desde fuera una aparente cordialidad, desde dentro esa sensación de estar persiguiendo cosas distintas.Y es que a veces en la vida, nos aferramos estúpidamente a aquello que sabemos que no funcionara. Queremos que nos quieran, pero que nos quiera quien nosotros queremos y creemos que si no es así, no habrá nadie más. Pero un buen día por destino o por casualidad, todo se coloca en sus sitio, empezamos a entender que el sentimiento nace y que si no se tiene es irreversible e imposible de cambiar, se puede transformar un poquito en cariño en alguna dosis de costumbre, en sobredosis de afecto pero no en lo que nosotros queríamos ¿o sí?... ¡siempre me han asaltado tanta dudas en lo que respecta al amor! Pero bueno ¿a quién no?, precisamente en eso reside su encanto.
365 días juntos y tantos giros bruscos e inesperados, tantos cambios de opiniones, tantos sentimientos revueltos, tantos signos inequívocos, tantas traiciones a mí misma, tantas quejas, tantos errores, tantos pasos dados, pero también tantos besos, tantos te quieros, tantos días perfectos, tantas risas impregnadas de melaza, tantas promesas guardaditas, tantas palabras caramelizadas, tanta felicidad presente y luego esquiva, que me quedo con lo puesto, que no importa, que no venga nada, estoy enamorada, y mientras esa condición permanezca conmigo voy a seguir siendo irremediablemente tonta, esclava de mis deseos y sorda a mis razonamientos.

Comentarios

  1. Que ha pasado que nadie dice nada aún??

    ResponderEliminar
  2. Qué bonitooooo!!! Nada que agregar... Que perdure y se fortalezca.

    ResponderEliminar
  3. Nadie tiene opinión. El tiempo pone a cada uno en su lugar.
    Sin miedo. Tiempo al tiempo, pero abriendo los ojos.
    (Apostaba a que al final acaba él perdidiño por ti y tu deseando marcharte...)

    ResponderEliminar
  4. un consolador?jajajajajaj luego vuelvo que no puedo entrar en mi blog a editar entradas y estoy amargá

    ResponderEliminar
  5. Nos has dejado sin palabras... Pero es cierto, trompezamos una y otra vez con la misma piedra, y a veces creemos que eso es la felicidad... sin a veces haberla conocido. En realidad estamos muy solos, es el gran mal de esta sociedad consumista y tecnológica, en realidad creo que la pregunta es ¿tememos a la soledad? y cómo le echamos pecho a esto... besos me alegro que disfrutaras un ratito con él... (ojalá haya muchos ratitos de esos)
    bss

    ResponderEliminar
  6. COMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO?QUE QUÉEEEEEEE?HE LEIDO BIENNNN?
    pues no pienso decir ni mú.
    Que luego los que se meten en cosas de estas salen mal parados.
    Ummmmmmm pecadora ummm

    ResponderEliminar
  7. esclava de mis deseos y sorda a mis razonamientos....

    Suele pasar..........todavía no vi la peli esta, me la recomiendas??

    ResponderEliminar
  8. Yo te entiendo perfectamente. Cuando una está enamorada, está enamorada e ir contra lo que necesita el corazón es muy muy dificil porque se sufre, y no queremos sufrir. Y si estáis bien juntos... pasito a pasito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, pues el tiempo dirá. Estas cosas son muy complicadas para opinar. Y contra las emociones es complicado razonar. Así que si tú estás bien, creo que nos vale ;o)

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. No sólo se trata de que te quiera el que tú quieres que te quiera, sino que además te quiera como tú quieras que te quiera... como dice la frase...
    Quien consigue que le quiera quien quiere y además como quiere, tiene fortuna.

    ResponderEliminar
  11. Camaleona te ha quedado una especie de trabalenguas. Muchas veces nos equivocamos inconscientemente otras con conocimiento de causa pero como dice la canción "Es mejor querer y después perder que nunca haber querido". Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Sólo se me viene a la mente

    'Crazy Little Thing Called Love'
    ;)

    ResponderEliminar
  13. Rebeca:

    Entiendo perfectamente cuando dices que no te entiendes 100%. Es un caminar lento y constante el conocerse a uno mismo; a veces nos llevamos senda sorpresa.

    Te dejo un abrazo muy cariñoso y mucha suerte ;-D

    ResponderEliminar
  14. La cuestión es qué sientes tú, no qué sienten los demás. Si tienes clarso tus sentimientos aceptarás lo que te den.

    Saludicos de otra enamorada!

    Vaya par de tontorronas... jejeje!

    ResponderEliminar
  15. El tiempo pone a cada uno en su sitio,pero es necesario ese sufrimiento?eres feliz sabiendo que serás infeliz?
    Hoy estoy transcendental

    ResponderEliminar
  16. LILA tú ya sabes que opinar en temas de los demás es muy complicado, no vaya a ser que a una se le ocurra decir : dejalo,es un mal hombre, bla, bla y luego acabemos casados, o al revés, si eres feliz eso es lo que importa ¡adelante! y luego acabe con el corazón destrozado ¡lo dicho!¡demasiado, demasiado complicado!

    MARIA JESUS tiempo al tiempo, también sería una posibilidad, en el fondo todo esto de no saber lo que será siempre ha tenido su morbillo.

    S. ¿qué le pasa a tu blog? Ya decía yo que no podía ser tanto silencio... Ahora la respuesta a la pregunta trascendental, supongo que uno siempre se aferra a la posibilidad de equivocarse, al hecho de que las cosas no siempre sean como son, pues sí, creo que esa felicidad efímera del presente compensa a mí infelicidad futura, en todo caso me lo habré buscado yo solita.

    RAFAELA supongo que la soledad es peor de lo que uno piensa, sólo el que la vive y la siente, sabe lo frágil que puede llegar a ser su equilibrio en determinados mometos. Cierto que tengo mucha gente que me quiere y a la que quiero, pero en los momentos de verdad, estoy sola y eso hace que todavía quiera más a Toto, porqué en sus cachitos me da un poco de esperanza.

    ARTABRIA Te la recomiendo, eso sí, reirte te vas a reír poco. Se trata de un nuevo genero de comedia que te envía un mensaje subliminal sobre la cruel realidad.

    CLAIRE ¡uno es tan tonto cuando está enamorado! y lo peor es tener conciencia de ello.

    ResponderEliminar
  17. NADIA pues eso dificil opinar y peligroso dejarse llevar por las emociones, de momento, casi prefiero no pensar.

    CAMALEONA precisamente cuando escribía pensaba en ello, Toto a su manera ya me quería, pero yo quería/quiero que me quiera a la mía.Difícil conciliación.

    RALPH será cuestión de quedarse con lo que dice la canción, vale la pena tener algo por lo que arrepentirse.

    FAFFY ¡y yo añado!: So, so crazy love!!!

    JAVI lo de conocerme al 100% siempre me ha llevado a pensar lo que podría hacer yo realmente en situaciones extremas, seguramente descubriría una Rebeca que no me gusta en absoluto.

    PENSADORA ¡de una enamorada a otra enamorada! ¡apuesto lo que quieras a que te gano de tontorrona!

    ResponderEliminar
  18. Encontrarás la solución vecina, estoy convencida, una solución que te haga feliz.
    Y es que las emociones en el fondo son unas... (no diré palabrotas) Besos!

    ResponderEliminar
  19. Por cierto... y tú sin saber que tienes un ahijado por el mundo...Jajaja, creo que ni yo te lo dije ni tú lo viste. Menudas despistadas!

    ResponderEliminar
  20. NADIA ¡menudas despistadas, ja,ja! en fin, que sepas que es un gran honor ser la madrina del gato imaginario ¡vamos, qué me encanta! ¿no tendrás una fotillo por ahí de mi ahijado? así de paso la cuelgo en el blog.

    ResponderEliminar
  21. Por fin de vuelta y poniendome al día de lo que habeis escrito...que es mucho.

    Yo siempre le hago caso a mi corazón. En peleas entre el corazón y la razón siempre gana mi corazón. Lo malo se plantea cuando tengo que averiguar qué es lo que siente.

    Muchos besos guapa y ánimo!

    P.D: Al menos ahora, mientras estás así eres feliz, ¿no?

    ResponderEliminar
  22. GABI creo que la vida nos ha pillado al mismo tiempo la mar de ocupadas ¡yo también estoy un pelín desaparecida!

    Sí a mí también me pasa, el corazón es un poco contradictorio y siempre anda con tapujos en lugar de explicarse claramente, pero mientras conserve esa sensación de felicidad pues ahí estamos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …