Ir al contenido principal

CORAZONADAS


Ya no me fío más de mis corazonadas ¡nunca aciertan! Siempre pensando en la visualización y todas esas cosas y al final a saber por qué acabo desviada a la izquierda en lugar de la derecha.
Estuve dando largos paseos por las playas de Sitges haciendo tiempo para que empezara la película del festival.
Es extraño, pero siempre que regresas a un sitio parece que vuelves a descubrirlo, o al menos en mi caso la lluvia de recuerdos me dejo satisfecha y encima creé, por mi propia iniciativa, uno nuevo al lado de cada esquina que recorría. Ahora pensaba en mí escalando entre las rocas con unos zapatos de tacón y unos tejanos ceñidos que me hacían aguantar la respiración, tratando de cazar un cangrejo aún a riesgo de caerme y golpearme en la cabeza, mientras la iglesia que siempre saluda al mar se mantenía erguida y distante soportando el espectáculo.
La gente pasaba entretenida con lo suyo: motos acuáticas dejando estelas, yates de lujo, casitas adosadas rodeadas de maleza, caras rellenas y satisfecha, que hicieron despertar mi envidia.
“¡Ojalá todos los domingos fueran así: levantarse tarde, pasear con un sol radiante, comer al aire libre, poder estar cerquita del mar...¡ays!” y entonces pensé en la forma rápida de hacer dinero y la vi allí quieta, con sus gafas oscuras y me acerqué corriendo: “ deme un cupón ¡no! ¡quiero el cuponazo! ¡Un 9!” “sólo queda el 1 y el 2” “uff, pues el dos” froté el billete y me lo metí en el bolsillo, convencida de que aquella noche seríamos ricos.
Y mientras ese fantástico momentos en que mi corazonada se cumplía llegaba, dejé que pasara el día, uno de los mejores de mi vida porqué aproveché hasta el último segundo, y ya cuando a las once de la noche desencaminaba un camino tantas veces recorrido en el día acompañada de una luna llena enorme y comiéndome un helado de chocolate con trocitos de Brownie que me habían regalado, volví a pensar en porqué quería ser rica.
Y por una vez, yo que nunca estoy atenta a los sorteos, al volver a casa escuché esto en la radio: “El número premiado del sorteo de hoy de la ONCE ha sido el: ...,....,.....,...., 8”. Rompí el billete en mil pedazos, esta claro que mi corazonadas había sido falsa, pero en el fondo no me importaba tanto no ser rica, tal vez, no nos había tocado porqué sólo yo había tenido fe, o tal vez porqué simplemente no me toca serlo en esta vida, a pesar de todo me quedo con lo dulce del día y con esa esperanza que una vez me hizo pensar que podría tener una historia distinta, por suerte las oportunidades se siguen presentando cada día: “Deme otro cupón, por favor”.
p.s.: ¡cómo entiendo a los de Madrid!

Comentarios

  1. y eso que estoy trabajando...
    Sigo mis corazonadas y así me va como me va,pobre perdía.
    No tengo tiempo pa ná volveré

    ResponderEliminar
  2. ja,ja! Ya somos dos S. ¡yo tampoco tengo tiempo pa na! y también sigo mis corazonadas y así me va...¡ays!

    ResponderEliminar
  3. De ilusión también se vive, eh! Que durante la corazonada fuíste feliz, pensando que serías rica y eso no tiene precio.

    Yo tuve una vez una corazonada con un Volvo diario que regalaba antena3 por su aniversario y mandé un sms... No me tocó, es más me regalaron un politono, que nunca tuve, por participar. A partir de ahí, diariamente me obsequiaban con más y más canciones en forma de sms, para que me las descargara...Y lo mejor, la factura del móvil, ¡me las cobraban sin yo haberlas pedido!

    Te cuento esto para que veas que hay corazonadas peores.

    ResponderEliminar
  4. Uy sí, Capi! aunque conozco a una persona que le tocó el Volvo que regalaba el BBV, y a uno que le tocó 3 veces el cupón, será que nacen afortunados y otros que por más que lo intentamos...

    ResponderEliminar
  5. A mi no me suelen dar corazonadas....si alguna vez me ha dado alguna creo que tampoco la he seguido....uy uy....si al final voy a ser demasiado racional.

    Vaya pedazo de día que tuvistes que pasar. Me alegro un montón.

    Besitos!

    P.D: Se me ha hecho la boca agua con el helado de chocolate....mmmmmmmmmm

    ResponderEliminar
  6. jajaja :D supongo que las corazonadas de vez en cuando salen bien :) sólo hay k seguir creyendo en ellas y tener paciencia :D si me das un espjo para k te lo decore yo encantada!! jajaja :D aunk nos pillemos un poco lejos :D un beso!

    ResponderEliminar
  7. GABI pero si tú eres la que siempre acierta haciendo predicciones!
    El helado estaba excelente, lo mejor para cerrar un día exquisito.

    BCHE es eso del pensamiento positivo y esas cosas que dicen, si uno cree el universo conspira, yo lo voy intentando siempro pronunció en voz alta mis deseos y mira casualmente, de vez en cuando se cumplen.
    ¡me encantaría lo del espejo!

    ResponderEliminar
  8. Rebeca, precisamente sobre los riesgos de la vacuna van los post de Susana. Y el primero pone los pelos de punta, sobre la composición de la vacunita de marras y que las industrias farmacéuticas obligaron a los gobiernos a firmar un "documento" que los inmunice contra las denuncias que puedan producirse por los daños...Entra y analiza.

    ResponderEliminar
  9. MARIA JESUS he leído varias articulos al respecto pero sin duda me pasaré por el blog de Susana, las cosas no son tan inocuas como las pintan, gracias por despertar el lado critico en cada uno de nosotros.

    ResponderEliminar
  10. Y yo que creía que una CORAZONADA era el apócope del CORAZÓN de un "ADA". Acabáramos!!!
    Un rampybeso

    ResponderEliminar
  11. Rebeca:

    Me gustó la anécdota. Acá muchos se desviven por ser ricos. El problema es, que ponen todas sus energías en serlo y no disfrutan de cada instante de la vida... hay que ser muy lesos jajaja.

    Querer ser ricos es un sentimiento que busca el bienestar y la seguridad. Yo pensaría que hay detrás de ese sentimiento de querer ser rica ¿...? Allí sería interesante saber la respuesta.

    Te dejo un abrazo mi querida amiga. Que tengas buen finde ;-D

    ResponderEliminar
  12. Yo siempre sigo mis corazonadas, a veces me va muyyyyyyy bien :-) otras, muy mal :-(.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  13. Yo sigo mis corazonadas, aunque salgan bien, siempre actuas bajo la realidad. Que guapo el festival de Sitges ^^ .

    ResponderEliminar
  14. Quizás no seas rica de dinero, por que ya eres rica en otras muchas cosas!!

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Rebe, las corazonadas son... Impredecibles!!

    A veces dan como anillo al dedo (perfectas) otras... no tanto, pero sigue confiando, quiza en eso de hacerte millonaria no te ayuden mucho, peor en otras cosas, veras que si =D

    Apapachos Nena!!!

    =D

    ResponderEliminar
  16. Bueno, cuando estas cosas no pasan es porque no tienen que pasar... Me refiero a que el dinero no da la felicidad, aunque sí ayuda bastante.
    ¿Cuanta gente está forrada y es la persona mas infeliz del mundo?
    PEro siendo realistas a todos nos hubiera gustado acertar en el sorteo jeje.
    Por cierto, fuiste al festival de Sitges? como fue? a mi me hubiera gustado ir.

    ResponderEliminar
  17. Yo ya hace años que dejé de tener corazonadas con la lotería jejeje... pero antes muchísimas veces compraba el cupón convencida de que tarde o temprano sería rica jejeje.. Lo máximo que me tocarón fueron 150 euros. Y muchisimas devoluciones jiji.. Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Yo nunca compro lotería, sólo en Navidad y no se muy bién por que, ni hago quinielas..no tengo la ilusión de que me toque nada..no sé y las corazonadas..pues tampoco tengo..algo raro me debe de pasar.

    ResponderEliminar
  19. RAMPY pues estoy convencida que algo tiene de relación, al fin y al cabo, son las hadas las que convierten en realidad las corazonadas.

    JAVI supongo que se oculta el querer cambiar de vida, aunque en el fondo no me olvido tampoco de disfrutar.


    ROMAYRIS si es que al final las corazonadas son sólo eso, nadie te puede garantizar que se vayan a cumplir al 100%.

    DANIEL ¡muy chulo! y sí hay que seguir a las corazonadas ¿quién sabe si acabarán por acertar!

    PALMOBA sí, con eso me consuelo.

    SRTA. MUEGANITA sí creo que va a estar difícil que las corazonadas funcionen en lo de hacerme rica, pero seguro que en muchos otros casos mi corazoncito acierta.

    TRASTO siempre dicen eso del dinero, pero yo creo que tenerlo ayuda bastante a serlo, llámame materialista si quieres. Al festival sólo fui un día, vi la Huerfana que ahora anuncian en la tele, me encantó, sobretodo por el ambiente que se respira.

    CLAIRE al final uno acaba por pensar que mejor se guarda ese dinerito en una hucha en lugar de malgastarlo tentando a la suerte ¿no?

    ARKANGEL yo tampoco compro nunca, pero mira sentí una punzadita y quise enfrentarme al destino, la punzadita debió ser un aviso de mala salud o algo así, porqué de aciertos zero patatero.

    ResponderEliminar
  20. MIL PERDONES POR ESTAR MEDIO DESCONECTADA PERO ESTA SEMANA ESTOY MUUUY LIADA ¡VOLVERÉ EN SEGUIDA!

    ResponderEliminar
  21. Bueno yo no creia en esta corazonada demasiado y es que Rio es mucho más tentador que Madrid en verano... Pero de vez en vez... MUY de vez en vez sí que hay alguna corazonada que atina... No tantas como quisiera y no siempre las que mejor me irian...
    Me ha molado volver a tener tiempo para pasarme y leerte! Un saludo!!

    ResponderEliminar
  22. SARA casi más que corazonadas voy a empezar a pensar en casualidades. Un placer verte por aquí.

    ResponderEliminar
  23. Vaya corazonadas las tuyas, y las mías... jajaj, creo que a tod@s nos pasa lo mismo.

    Ains Sitges, mi futuro pueblo, me volveré mujer de cara regordeta y dejaré estelas en el mar al surcarlo con mi moto acuática ;O)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …