Ir al contenido principal

EL PODER DE LAS COSAS INSIGNIFICANTES


Las lagrimas de mi amiga me hicieron recordar lo importante. Las cosas que podían estremecerme y emocionarme, y las cosas, a las que yo les había quitado significado y que conmovían a los demás.
Entendí que esto iba más allá de una diversión. Para ella era algo más, el orgullo de su trabajo, de demostrar que sus ideas valían la pena, la recompensa de los aplausos tras el esfuerzo, la vorágine de pensamientos entre ella y él que habían dado forma a algo, algo que entretenía y que gustaba, y de lo que lamentablemente ella no había podido saborear el éxito, o más bien, la incertidumbre de saber dónde acabaremos después de que la actriz principal pronuncie la primera frase.
Pensé en todo lo que nos importa y lo que no saben los demás. Jamás hubiera sospechado que mientras yo me lo pasaba genial sobre el escenario ella se hubiera quedado conteniendo la tristeza tras la puerta sin poder ver el espectáculo.
Recuerdo las cosas estúpidas (a los ojos de los demás) que me hacen llorar y a mi mente vienen recuerdos que también tienen que ver con quedarse tras la puerta.
Una tarde mi madre no me llevó a tiempo a la obra donde hacía de león, sólo tenía 8 años, pero ya me podía, salir allí, rugir, gritar y encandilar al publico. Recuerdo que lloré, lloré y lloré, pataleé, me ahogué por mis propios hipidos y odié a mi madre (aunque luego a las madres se las vuelva a querer) y todo por no haber logrado salir un minuto, en esa obra que ya no recuerdo, donde otros dirían: “pero si no pasa nada” y yo decía “sí que pasa porqué esto es lo importante para mí”. Y así he descubierto que hay cosas insignificantes en el mundo capaz de arrancarte muchas lagrimas.

Comentarios

  1. Estoy de acuerdo contigo Rebeca. Hay muchas cosas insignificantes que pueden sacarte las lágrimas, pero también he descubierto que a la misma vez pueden sacarte una sonrisa increíble.

    Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  2. Es verdad. Y depende del día, del estado de ánimo, del significado que cada cúal le da a las cosas...

    YO hoy, conforme ha pasado la mañana, estoy más triste. Será el viento de Levante, no sé. Pero no sé si ponerme a escribir, pero el resultado será triste.

    ResponderEliminar
  3. La insignificancio de un hecho o acontecimiento es, como todo en esta vida, relativo. Depende del espectador, o del actor en este caso. Y lo que de pequeños es un mundo de mayores se nos antoja algo pequeño y sin sentido.
    Seguramente tu madre tuvo algo que hacer para salir un poco tarde, o no pudo llegar antes por alguna causa fortuita. Eso desembocó en un pequeño trauma infantil que luego desembocó en un recuerdo que luego fue plasmado en un blog.
    Llegar un poquito tarde fue una pequeña variable en el mundo de tu madre. Esa pequeña variable ha tenido repercusión hoy, más de veinte años después. No me digas que no es un maravilloso ejemplo de la teoría del caos.

    ResponderEliminar
  4. Gabi aghhhhh
    Pues me quedo con lo que ha dicho Gabi,a la vez pueden sacarte una sonrisa increíble.
    Se puede llorar de alegría.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. La encuesta está en circulosabiertos.blogspot.com

    Arriba , tras la cabecera.

    Pues una mezcla de todo. Mi trabajo no me aporta nada, por ejemplo, y es lunes...

    ResponderEliminar
  6. Sí. Yo estoy convencida de que la felicidad y su ausencia, están en las cosas cotidianas.

    ResponderEliminar
  7. snif...
    si lloré por lo que lloré,
    vuestro abrazo en ese momento y ahora,tus palabras, me hacen sonreir.
    Gracias.
    snif...

    ResponderEliminar
  8. Yo también me quedo con lo que ha dicho Gabi, pequeñeces que nos hacen tremendamente felices o irremediablemente tristes.

    Saludos vecina!

    ResponderEliminar
  9. Es que hay cosas, que aunque sean insinificantes, nos puede hacer tanta ilusión, que si finalmente no se hacen, pues es como "un bofetón" y de lo chafad@ que te quedas, pues sí, lloras... :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ...pero la mayoria de esas cosas, lo que nos arrancan son sonrisas...


    un gran post, y grandes verdades...

    un bso!

    ResponderEliminar
  11. Es verdad, y todo depende del estado de ánimo en que nos encontremos. Las cosas dejan de ser insignificantes cuando logran rescatar una emoción proveniente desde tu interior.

    Gracias por compartir con nosotros tus emociones. ;-D

    Abrazos para ti.

    ResponderEliminar
  12. No sabes la falta que me hacia que alguien (en cualkier parte del mundo) entendiera como me siento la mayor parte del tiempo...

    Y es que eso de que lo que a un@ le gusta y le apasione sea algo "sin importancia" a la vista del Mundo... Es algo que de verdad te deja con una cicatriz enorme!!!

    Gracias!! De verdad, Gracias por entenderlo!!! y ver que eso (por muy pekeño que sea.. SI IMPORTA, por el simple hecho de que a MI me llena) =D

    ResponderEliminar
  13. Uff, dimelo a mi que estoy de un sensible, y como dice Capitán, también depende de muchos factores: Día, estados de ánimo, etc.
    P.D: Una pregunta de arte: ¿Quién es el autor de la foto de tu post anterior?, no conocía el cuadro.

    ResponderEliminar
  14. Hola, me ha gustado tu blog... Te invito a que visites algunos de mis blogs...
    www.frasesmotivadoras.com dedicado a la meditación y el bienestar del alma
    www.emule-configurar.com trucos para Windows e Internet
    www.clipnoticias.blogspot.com noticias actualizadas en español
    www.musicadelparaguay.com

    ResponderEliminar
  15. Pues yo lloro muy poco..casi nada..¿será que no soy sensible?

    ResponderEliminar
  16. Eso también es verdad GABI, las cosas insignificantes tienen mucho poder! Por cierto, felicidades Pecadora de la semana!!! Esta es mi GABI!

    CAPITAN ok, me voy a Circulos Abiertos a ver esa encuesta.

    Hoy ya te toca estar menos triste porqué ya es martes, y piensa que a pesar de todo uno siempre tiene la posibilidad de cambiar las cosas en sus manos.

    YANDROS sin duda la teoría del caos y el significado relativo que le damos a las cosas. Aclaro que ese día la familia salió a comer fuera y a mi madre le dio una pereza terrible levantarse de la mesa, pero cuando empecé a insistir y a insistir en que quería ir a esa obra, decidió llevarme, pero claro ya era demasiado tarde, desde entonces más que trauma, valoro sobre todas las cosas la puntualidad.

    S. siendo la nominada de esta semana GABI no podía dejar de ser la primera, ji,ji!

    MARIAJESUS yo había pensado más en la felicidad, las cosas simples suelen ser las que más nos emocionan, pero no en la tristeza que también pueden provocar.

    MARINA de nada, me pusiste triste a mí también, pero habrá más obras y más momentos, y esas veces lo vas a poder a disfrutar al 100%. Un besazo enorme, mantén esa sonrisa!

    NADIA al final me planteo porqué llamamos a estas cosas insignificantes si son las que más importan.

    CLAIRE lloras, pataleas, berreas... si cuando uno le ha puesto tanta ilusión a algo es terrible que se la quiten.

    YOPOPOLIN sí, pero mira, ese día nos arrancaron otras cosillas.

    JAVI pues sí, todo lo que te conmueve, realmente no puede ser insignificante.

    MAFER a veces uno tiene que hacer oídos sordos a los demás, si a ti te importa eso es suficiente, uno se tiene que quedar con las cosas que le llenan y le hacen feliz por muy tontas que parezcan.

    TETO vaya tú eres un blogger con nivel ¡por dios, 4 blogs! eso sí es capacidad de gestión.

    ARKANGEL pues yo creo que sensible eres un rato, lo de llorar o no no significa nada, como se suele decir muchas veces la procesión va por dentro.

    ResponderEliminar
  17. ¡Ay DUNCAN, casi se me olvida! El autor es un colombiano llamado DARÍO MORALES que vivió los últimos días de su vida en Paris pintando para sobrevivir. La mayoría de sus cuadros sus mujeres desnudas en situaciones similares a las del cuadro. Lo que no pude encontrar el título que le dió a esta obra.

    ResponderEliminar
  18. Pues sí... en pequeñas cosas podemos encontrar motivos para llorar solo o llorar de alegría también :)

    ResponderEliminar
  19. Ay MARGARITA! Esperemos que las veces que nos hagan llorar sean contadas sino habrá que ponerse serio con esas pequeñas cosas.

    ResponderEliminar
  20. ALERTA!

    La estafa automotriz mas grande en el territorio Mexicano…

    Para MAS informacion pinche:

    http://pedromillan.blogspot.com/

    Gracias

    ResponderEliminar
  21. Sigue contando historias Rebeca...

    ResponderEliminar
  22. S. eso me recuerda que mientras uno vive siempre tiene historias que contar.

    ResponderEliminar
  23. Te necesito a ti y a tus lectoras para que apoyen una cosita de mi blog. Porfa echarle un vistazo y animar a vuestras lectoras y lectores a participar¡¡¡

    ResponderEliminar
  24. Ya lo sabias...desde la primera lágrima que derramaste por alguna de esas cosas...solo que para todos no son las mismas y a veces se nos olvidan...somos asi...

    ResponderEliminar
  25. ok LOREN ahora me paso!

    PALMOBA lo que tiene ser insignificante que pronto se nos olvida que son importantes.

    ResponderEliminar
  26. Las cosas tienen el valor que uno le da en cada momento, hay cosas que vas valorando cuando te haces más maduro y cosas que un día valoraste y dejan un día de tener valor. Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Estoy totalmente de acuerdo... aunque uno ha de darse cuenta de esas cosas para que las lágrimas fluyan.

    Muchas gracias por pasarte.

    Estoy cotilleando tus blogs y están interesantes.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
  28. PD: vaya, me he liado,con lo de "seguidores" me pierdo y le he dado a leer a varios blogs pensando que eran los de una chica, sin mirar que eran los "blogs que ella sigue" jajajaja.

    Por eso he puesto lo de "gracias por pasarte".

    Igualmente, un blog muy interesante ^^

    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
  29. RALPH cierto a medida que pasan los años uno va cambiando la relevancia de las cosas.

    MISAOSHI ja,ja, voy a ser yo la que tenga que decirte "gracias por pasarte"!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …