Ir al contenido principal

DE UN PRINCIPIO A UN FINAL




Empecé hablando de un principio y ahora tengo que ir directamente al final, saltándome todas aquellas curvas y recodos que tuvo el camino, los sentimientos que revolotearon durante 8 días y las actitudes y los comportamientos que fueron meciendo esos días.
Uno de los defectos del ser humano es que por su propia ineptitud acaba estropeando aquello que estaba funcionando.
Habían 49 ºC que hacían que uno entrara en un sopor profundo y fuera incapaz de hacer nada. Íbamos camino de Marrakech atravesando las áridas montañas del Gran Atlas, de vez en cuando alguna palmera a rebosar de dátiles verdes, cuya sombra les servía a los marroquíes buscavidas para situar su carrito destartalado y ofrecer higos chumbos a cualquiera que quisiera hacer un alto en el camino. Los colores amarillo, marrón, entremezclados con un rosa pálido que se había dejado poseer por la misma tierra se abrían y quedaban atrás al paso de nuestra furgoneta.
Toto se había situado al lado del conductor, decía que tenía dolor de cabeza y prefería ver el paisaje de frente. Me acomodé mucho más robando el hueco que había quedado vacío a mi lado.
Un pequeño zumbido me hizo volver del encanto que me provocaba ver como de vez en cuando, en medio de tanta sequía, el verde había ido brotando e invadiendo lo imposible para hacerlo posible.
“¿Keka? ¿Keka?... soy yo Tico...” . 5 segundos de conversación y la capacidad innata para desestabilizar mi mundo. Tico llamaba desde su país verde a este país marrón sólo por el placer de hablar conmigo. Me apoyé en el cristal y en silencio dejé que las lagrimas resbalaran, a escondidas, intentando que la pena se diluyera entre medio de tanto exotismo o que fuera aquí donde encontrara la famosa lámpara mágica que devolvería lo que yo necesitaba a mi vida.
Nadie me vio llorar pero los últimos días estuve más triste que nunca.
El día de mi cumpleaños Toto se tomó todas las molestias para hacerme feliz, a su manera por supuesto, pero se esforzó. Me llevó a un restaurante elegante, escondido entre las callejuelas del Borne y trató de que yo estuviera contenta.
Acabada la velada y tras una última botella de vino, rompí a llorar y esta vez ya no puede sujetar las lagrimas: lloré, lloré, lloré y lloré, y la cara incrédula de Toto me mostró que acababa de pasar el limite de su paciencia, y como no quería decir la verdad de los motivos de tanto llanto: “¡echo mucho de menos a Tico, él sí me quería y Toto jamás va a querer un compromiso conmigo: nada de bodas, nada de niños...cada uno a lo suyo y en ese tiempito que me queda te dejo estar un rato conmigo, y yo pensando, estúpidamente, que es mi última oportunidad, que luego sólo me queda quedarme sola, y ese miedo, el miedo de no tener a nadie, hace que me aferré con fuerzas a algo que no me satisface, bueno eso y el hecho de que ya le quiero.”
Como no quería gritar esa verdad, le dije otra menos cierta. Él dijo que dejara de llorar que llamáramos a Paraguay y cuando ya se puso serio me dijo que yo tenía una terrible incapacidad de fijarme en lo bueno y que hiciera lo que hiciera jamás cumpliría mis expectativas.
Aquella noche se abrió una brecha profunda y me quedé con esa reflexión, recordaba a menudo lo malo y le daba poca importancia a lo bueno, yo misma había dejado que la sombra de Tico sobrevolara de forma continua, yo y mis comparaciones, yo y mi búsqueda de buscar lo mismo en Toto, de amoldarlo, de convertirlo y a todo esto, una terrible desolación, una falta de confianza y ese sentimiento de tenerlo tan lejos estando tan cerca.
Así estropee el día de nuestro cumpleaños (Toto los cumplé el 12) y recordé la idiotez del ser humano, no contenta con la aparente perfección, deje que poquito a poco lo ideal se desquebrajara y ante tanta fragilidad humana es casi imposible volver a recomponer todos los pedacitos.

Comentarios

  1. Primen y en vacaciones!
    Doble mérito

    ResponderEliminar
  2. Bueno Rebe lo primero decirte que creo que se dice "Higo Chumbo", de chumberas, que higo chungo es otra cosa jajajajaj
    Y lo segundo es que Toto tiene algo de razón pero no toda.
    Lo cierto es que parte de la culpa es tuya por llorar y no expresar la verdad de tus lágrimas. No estás siendo sincera contigo misma
    Pero claro, es mi visión de las cosas con sólo conocer pinceladas
    Un abrazo, espero que estés bien.
    Y felicidades retrasadas!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que sí, que valoramos poco lo que tenemos, para añorar lo que hemos perdido (que tampoco valoramos cuando lo teníamos).

    ResponderEliminar
  4. Rebeca, espero que todo sea ficción, me ha conmovido mucho tu relato. ¿Sabes? Estoy viviendo un raro año en el que muchas parejas establecidas de mi alrededor están rompiendo. Y conozco, porque en su momento la viví, la soledad de la que hablas y la que muchos amigos míos están pasando. Y yo apenas puedo hacer nada.

    ResponderEliminar
  5. Ya verás como en nada volverás a sonreír.........

    ResponderEliminar
  6. ¿y porque no vas a encontrar a nadie ?..
    ya estamos con el derrotismo, vale esta bien que pases el duelo de una pena afigida , ó llamalo como tu quieras,...
    pero de ahi a verlo todo oscuro, quie sabe lo que te depara el destino, el futuro, o aquello que no podemos controlar, eso que hace que sigamos teniendo alguna expectativa de que podamos mejorar,nuestros sentimientos..

    animo,,, y treinta besos no, pero si uno bien grande

    ResponderEliminar
  7. Upas... tremendo. Ni me puedo imaginar la cara de "Toto"; vaya quizá qué pensó.

    Me quedé pegado en lo que escribes después. Eso del ser humano... qué verdad más enorme. En fin, por eso mi abuelo decía: "disfruta el momento y lo que tienes; el presente es lo único que podemos manejar".

    Te dejo un abrazo, y mucho ánimo.

    ;-D

    ResponderEliminar
  8. Ays, yo he pasado por eso, por una situación parecida, y no acabó bien, pero yo soy yo...Te mando un besote de mucho animo y un Miaauu!!

    ResponderEliminar
  9. Ahiii chatina...como te entiendo, que mal es estar con alguien y pensar en otro que no está ¿eh? Pero estoy de acuerdo con JAVI, disfruta lo que tienes en ese momento, no intentes cambiar a alguien disfrutalo tal i como és y si no te convence: ¡¡A por otra cosa, mariposa!!

    ResponderEliminar
  10. ''si tu problema no tiene solución,no llores ya que por mucho que lo hagas nada cambiará,pero si en cambio si que exite solucion deja de llorar,ya que se acabará solucionando''

    esta frase es la que siempre digo al consolar,espero que te sirva

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. LA frase de Dafne es buena pero lo malo es estar en el punto medio, es decir, no saber si tiene solución, la incertidumbre, el desasosiego, la sensación de que tus acciones te encaminan hacia un futuro incierto
    No es por discrepar Dafne... jajajajaj

    ResponderEliminar
  12. YANDROS ya veo que ni en vacaciones pierdes los reflejos, je, je! toda la razón con lo del higo chumbo, creo que me traicionó el inconsciente al escribirlo ¿en qué estaría yo pensando?
    En todas las historias siempre hay dos partes y varias verdades. Parte de la culpa es mía y parte de las expectativas, la infelicidad aparece cuando cada uno aspira a cosas diferentes.

    MARIAJESUS sobretodo lo último me parece muy acertado, seguramente apostamos por el pasado y cuando ese era real no nos parecía tan fantástico, pero claro con el tiempo nuestra mente subministra los suficientes argumentos para olvidar todo lo malo que fue y potenciar sólo lo bueno.

    CAPITÁN el relato es real, la soledad una mala cosa en ocasiones, yo trato de lidiar con ella a diario. Lo de que se rompan tantas parejas me hace pensar que tal vez sí que es inevitable que todo tenga su fin.

    ARTABRIA ¡a ver si es verdad! llevo una semana de muy mala cara y ya empiezo a echar de menos eso de sonreír.

    KPA muchas gracias, mi gran defecto es lo derrotista que soy, trato de infundirme ánimos pero en seguida estoy con el pesimismo y la historia de que estoy condenada a estar sola, si no no podría ser tan Bridget. Pero es verdad a saber que nuevas notícias traerá el futuro, debería dejar de desesperarme y tratar de verlo todo positivo.

    JAVI sí, pobre Toto, fue muy idiota por mi parte y me siento muy culpable por ello. Me apunto la frase de tu abuelo, más vale tomarse las cosas de esa manera.

    DUNCAN en realidad no es tanto que me acuerde del pasado, sino de la falta de compromiso de Toto, pero bueno... hay cosas que aunque tratas de arreglarlas, modificarlas y adaptarlas no cambian y al final están condenadas a eso, a que se terminen.

    MUJER A LOS 30 Y TANTOS y yo que ahora mismo no me acuerdo de lo bueno y sólo por idiota. Todo esta en mi mano al fin y al cabo, el pasado mejor olvidarlo, y si el presente no es convincente habrá que salir a buscar otro futuro.

    DAFNE ja,ja, claro supongo que sí, que si se va a solucionar más vale que una no pierda el tiempo llorando, pero como siempre YANDROS tiene un poquito de razón, si uno se pone triste es porqué en realidad no sabe lo que va a suceder.

    ResponderEliminar
  13. Claro que no me alegro de la situación y menos de tus lágrimas...pero eso del mal de otros consuelo de tontos..pues nada que vengo aqui y me consuelo...ya ves internet tambien sirve para decir la verdad aunque sea el templo de la mentira...

    ResponderEliminar
  14. PALMOBA ya te entiendo, que cuando ves a otros tirstes, al menos dices ¡mira pues no soy la única! si es que es horrible sentirse mal y ver que a tu alrededor todos estas felices, por un egoismo extraño, te gustaría que sintieran tanto dolor como tú, pero bueno...los tiempos cambiarán y si no cambián pues no sé yo, seguiremos consolándonos con lo de que cambiarán.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …