Ir al contenido principal

MI PEQUEÑO ESPACIO SE HACE GRANDE


Ayer alguien se me acercó, me sonrió de oreja a oreja y me dijo: "¡Hay qué ver, andaba pensando que da la impresión de que lleves aquí toda la vida!." ¿toda la vida? A penas hace 3 meses que pise mi nuevo trabajo y sigo echando de menos muchas cosas, sobretodo a mucha gente y sentirme un poquito querida.
Entonces pensé en los espacios en como uno poco a poco va ganando metros y va estableciendo sus propias reglas: "¡hasta aquí! si entras en mi territorio ya sabes a que te atienes".
Como nadie me quería yo establecí mis propias coaliciones. Las manadas siempre miran raro al que llega de nuevo, al fin y al cabo ellas ya tienen su propio funcionamiento y no les apetece que nada les venga a alterar. Le tendí la mano a quien llegaba de nuevas como yo y acogí a todo el que de forma transitoria pasaba por allí, y así me sentí menos sola, pero igual de perdida.
Yo tenía un espacio antes, grande, se extendía por todos lados, acariciaba a todo el mundo, la gente se acercaban a mi burbuja, no tenía que demostrar nada porqué ya lo había demostrado todo. Sabía la cojera de cada uno y las virtudes de muchos, y las quería por igual porqué le daban una ricura especial a el trocito de isla que tenía, y como el resto también sabía de mis cosas negativas, todo nos lo perdonábamos porqué para tender la mano uno siempre olvida los rencores y se pone a lo que es importante en esta profesión mía: favorecer la vida.
Recordé esa sonrisa y el eco de su voz: "parece que llevaras aquí toda la vida". Me repetí a mí misma que aunque alguien intente evitarlo, yo ya he abierto una brecha y empiezo a crear mi propio espacio, el tiempo, la paciencia, la virtud y la actitud acaban por modificar las reglas, y aunque la manada que tiene bien especificados sus jefes y sus movimientos no quieren saber nada de todo eso: del tiempo, los cubos y los cuadrados que se abren y se cierran, probablemente harán que su circulo siga moviéndose igual, pero a fuera esta mi espacio, un espacio que poquito a poco se hace grande y que empieza a generar en mí un pequeño sentimiento de pertinencia y es que si uno no se siente de donde está no puede comprometerse con las cosas y así me hago a mí misma esta promesa: para hacer las cosas bien hay que responsabilizarse de ellas, sentir y saber que estás en el espacio donde tienes que estar. Bienvenidos a mi cachito de isla, bienvenidos a este pequeño espacio que pronto será grande.


Comentarios

  1. *El tiempo, la paciencia, la virtud y la actitud acaban por modificar las reglas.
    *Cuando dices que si uno no se compromete con algo,no puede responsabilizarse.Hay tanta verdad en estas palabras!!
    Gracias,me has dado las frases en las que meditar en el día de hoy.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Sinceeramente, bienhallado. Me ha encantado, Rebeca, y me han entrado ganas de leer tu blog.

    Yo que hablo tanto de abrir y de cerrar círculos debo de confesar que, laboralmente, sólo soy un punto. Un punto, sentado. Un punto que sólo tiene para hablar y para escuharse a sí mismo. Yo era más feliz cuando seguía las teorías matemáticas de los conjuntos (y subconjuntos), será, porque al fin y al cabo, el hombre es un ser social -y yo, por descontado que lo soy-.

    A tus pies, también.

    ResponderEliminar
  3. Capi lee a Rebeca no te arrepentirás.
    http://pecadosss.blogspot.com/2009/07/pecadora-de-la-semanarebeca.html
    Es una artista describiendo sentimientos!

    ResponderEliminar
  4. quiero irme a esa isla contigo,señorita.

    ResponderEliminar
  5. Tommy lo cierto es que la perseverancia provoca pequeños cambios al principio invisibles pero que van creciendo y acaban dando lugar a un punto de inflexión donde todo ya es diferente a como lo era antes.
    Y lo de las cosas, bueno, si uno no las siente es difícil que le importen.
    Feliz día!!!

    CAPITÁN lo de ser un punto aislado, al principio a mí me parecía que no importaba, al fin y al cabo, me repetía, el trabajo es sólo trabajo, pero poco a poco me doy cuenta, que necesito de los demás, en todas partes, en y fuera del trabajo, que también eso contribuye a mi felicidad y que no me gusta estar quieta parada, y que por mucho que lo neguemos somos sociales, aunque luego el egoismo y esa cosas anden rondando junto a nuestra individualidad.
    P.S.: lo de a tus pies lo dije yo primera! así que ahora te va a ser imposible agacharte, ja, ja!!

    S. voy a tener que empezar a pagarte por la publicidad que me haces. Ya sabes, por otro lado, que estás invitada a mi isla, al mercadillo y a todo lo que te apetezco, eso sí, primero me debes el novio sin pellejo que me prometistes!!!

    ResponderEliminar
  6. Todo ser humano se va creando su espacio en todos los ámbitos de la vida,lo que ocurre es que son de alquiler..nunca sabes cuando te vas a tener que mudar.

    ResponderEliminar
  7. "Del roce nace el cariño" y cuando eres nueva en un trabajo, te tienes que relacionar con los compañeros, y tarde o temprano la confianza llega y en muchos casos la amistad.Nunca se sabe cuánto va a durar a esa amistad, pero mientras dure... es la vida. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Sociabilizar, eso es lo que yo echo de menos en este trabajo! También es cierto que en todos mis trabajos siempre he iniciado un departamento o una sucursal, por lo que todos éramos nuevos, pero esa sensación de novata la he tenido en otros grupos, y no es fácil, pero no imposible.

    Me ha encantado la entrada vecina!

    ResponderEliminar
  9. me encantan historias como esta que has descrito en la entrada.
    El uso del término "manada" creo que es de lo más acertado.
    Si vas contando la evolución, no dudes que leeré atento.

    ResponderEliminar
  10. los comienzos son duros, ...encajar acabas encajando, quizas no de la forma que te habias planteado , al principio, en fin son las cosas que tiene el aprendizaje, mejor dicho adaptarse a un nuevo entorno laboral...
    de como ves las cosas al principio ,a como se desarrolan despues , hay variaciones,...
    pero me encata tu compromiso, y sobre todo , eso quje hablamos el otro dia de la profesionalidad, para mi es basico...

    besos para tu espacio

    ResponderEliminar
  11. Pásate por mi blog, hay algo para ti, un pequeño homenaje para tanta grandeza al escribir.
    bss

    ResponderEliminar
  12. ARKANGEL a veces uno olvida que siempre esta de paso, pero a pesar de que el alquiler vence, uno se lleva siempre algo y deja algo de lo suyo por donde ha pasado.

    CLAIRE el tiempo alimenta las relaciones. En mi caso (y en el de la compañera que llego conmigo) las demás que ya hacía tiempo que llevaban allí no quisieron saber nada de nosotras y es así como ella y yo sin conocernos nos hemos hecho medio amigas.

    NADIA ¡Imposible is nothing, ja, ja! yo creo que si los demás no cambian uno tiene que cambiar y pasito a paso puede ganar ese espacio y perder esa sensación de estar descolocado.

    TITANIC al fin y al cabo somos animales y nuestro comportamiento no dista nada de las reglas de poder que se generan en la naturaleza. Cruzo los dedos y que la evolución sea buena.

    KPA gracias, supongo que al principio uno se crea más expectativas de la cuenta y luego choca con la realidad que le pide un esfuerzo extra, pero bueno sigo confiando, armandome de paciencia y creyéndo que las cosas en el trabajo deben estar bien hechas, lo demás es secundario.

    RAFAELA ¡me voy volando! ¡con la ilusión que me hacen estás cosas!

    ResponderEliminar
  13. Simplemente, con que exhibas tus encantos naturales, ya verás como tarde o temprano, la gente empieza a confiar en ti, porque eres una joya difícil de encontrar en este mundo nuestro.
    Un rampybeso.

    ResponderEliminar
  14. Adaptarse a un sitio nuevo donde todos se conocen y ya tienen sus relaciones establecidas cuesta mucho trabajo. A mi siempre me ha supuesto un gran esfuerzo y reconozco que siempre que me he adaptado ha sido porque alguien del grupo me ha tendido una mano.

    Soy demasiado tímida para relacionarme con la gente....pero cuando cojo confianza no hay quien me calle....jajajajaj.

    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  15. Ya te he puesto ascensor vecina, que por cierto me ha costado una pasta... Jajajaj!

    ResponderEliminar
  16. Creo que cuando llegamos a un lugar nuevo, tenemos que adaptarnos y se tienen que adaptar a nosotros... Eso lleva tiempo y mucha paciencia... y muchas veces al ser nuevos en un lugar corremos el riesgo de que nos hagan pagar derecho de piso....
    Ojala, te sientas mas comoda cada dia que pasa!

    Besos!
    Jo

    ResponderEliminar
  17. No hay reglas fijas, el tiempo las modifica todas

    ResponderEliminar
  18. Sniff, sniff RAMPY! muchas gracias por tus palabras ¡ahora ya tengo más que subida la moral!

    GABI entonces eres de las mías! nada que decir al principio y un derroche de simpatia al final, si es que los que nos vaya es vencer esa maldita timidez.

    Ya era hora NADIA! No veas como sufría mi corazón subiendo hasta 5º! ahora vas a tener que soportar muchas más visitas, ja, ja!!!

    JO seguro que sí! poco a poco, por mucho que uno quiera no se puede aislar del resto ni el resto de él, algo cambia siempre se quiera o no se quiera.

    EVA así es, dale cuerda al tiempo y las normas que parecían inquebrantables variarán.

    ResponderEliminar
  19. Pues sí Rebeca, esta timidez es un asco, aunque admito que he mejorado bastante con la edad....ahora que pienso en cuando era pequeña me doy cuenta que entonces tenía una timidez enfermiza....

    ResponderEliminar
  20. GABI sí yo también me emmendado con los años, de pequeña mis primos mayores siempre decían que yo era rara porqué no hablaba, pero bueno con elt iempo todo se supera.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…