Ir al contenido principal

LO QUE SU VERDAD ESCONDE


Supongo que prefiere pasar por tonto a saber la verdad porque hay verdades que son aterradoras y así mientras se vestía y el médico fingía que no pasaba nada, que habría que esperar al resto de los resultados, calmaba su ansiedad pensando que esto sólo eran dos días de incertidumbre por una analítica que seguramente estaría equivocada y que dejaría que las cosas acabaran en agua de borrajas.
Yo sabía que no era ninguna tontería. Ya había adivinado los primeros síntomas de que algo no marchaba por su aspecto, pero también prefería callar a ser yo la alarmista. Prefería no saber porque cuando sabes, los que te quieren creen que tienes contigo una pócima mágica que les hará sanar de forma inmediata.
Mi madre y yo escuchábamos atentas las palabras de aquel médico, que durante un segundo me pareció preocupado, pero que en el fondo estaba tan familiarizado con el dolor y la enfermedad, que para él esto sólo era una rutina más en su apretada agenda laboral.
Dijo que le había mentido, que mejor estaba así, mientras no supiéramos a ciencia cierta lo que iba a pasar.
La verdad para nosotros, que descansé sobre nuestros hombros, y yo diciéndole: "pero él seguro que lo sabe, que lo adivina" ¡maldito paternalismo! ¡odio esa costumbre en la que la familia pasa por delante del que padece y ya no decide! "bueno, pero mejor no preocupar" y en ese instante supe que yo le molestaba con mis argumentos y mis remilgos.
Y al final de aquella conversación, cuando él me apretó la mano muy suave, casi sin rozarme, me di cuenta de lo mucho que dicen estos gestos, la falta de firmeza en ese apretón, dejo claro que no le interesaba mi opinión, que lo importante era vender su verdad y volví a sentir esa deshumanización que ha sufrido una ciencia que trata de curar a la humanidad.

Comentarios

S. ha dicho que…
yoooooooooo
S. ha dicho que…
Así es,yo prefiero la verdad aunque me duela,que vivir engañada.
Aunque tengo ciertas dudas por ejemplo en caso de una enfermedad mortal.Quizás prefiriría no saberlo,aunque me lo oliera,a lo mejor así podría estar en paz.
Es muy difícil poner un límite verdad?
Un besazoooooo muuu gordoooo
uffff... que tema tan complicado... soy incapaz de definirme... ni si quiera se que querria que hicieran conmigo... como saber lo que yo debo hacer con un ser querido?
debería darle muchas muchas vueltas y analizar toda la información que estuviera a mi alcance para tomar una decisión y seguramente...equivocarme.
Claire ha dicho que…
Yo no sé lo que prefiero. Si fuera yo, supongo que en el fondo querría saberlo. Y si fuera un ser querido... uff... ni idea..
Saludos
Yandros ha dicho que…
Me has dejado helado porque pienso que es una situación real que te ha pasado. Me centraré en el comentario para no meter la pata.
Ya sabéis que soy poco amigo de los extremos. siempre hay un pero. En esta ocasión he de decir que hay gente que soporta mejor las verdades y otros que pueden terminar por hundirse. En cuanto a mi persona, yo lo tengo claro: yo quiero saber. Siempre. En el caso de una enfermedad grave que me afecte lo quiero saber, necesito saberlo porque he de tener tiempo para dejarlo todo lo mejor atado posible y disfrutar de la gente que quiero el mayor tiempo posible. Si lo que me queda es poco tiempo no quiero vivir engañado.
Si es una persona cercada querida evidentemente tendré que contar con la opinión del resto de seres queridos pero mi postura es clara: haz lo que quisieras que hicieran contigo, por lo tanto yo también diría la verdad.
En ocasiones tratamos de proteger a las personas que queremos y lo único que hacemos es causarles más daño, con lo que te queda la sensación de haber mentido y haberle hecho daño. De la otra forma puede quedarte la sensación de haberle hecho daño pero no de haber mentido. Sería consecuente con mis actos, entiendo que puedo empeorar psicológicamente a la persona, pero al menos le doy la oportunidad de elegir con todos los datos disponibles.
Esa es la clave. Elección. Yo intentaría regalarle a la persona que quiero todos los datos disponibles, le regalaría elección.
Creo que esta vez si me he posicionado jajaja.
Abrazos
Ralph ha dicho que…
Yo conozco un caso en que saber la verdad le llevó a la muerte en dos días, bastó saber que no estaba superando la enfermedad sino que esta había avanzado para acabar con las ganas de vivir. Las verdades a veces matan. Saludos.
kpa ha dicho que…
de alguna manera he pasado por la situacion de que te den una noticia de estas caracteristicas... en mi caso el querer saber la verdad en todo momento, no me hacia mas fuerte, solo mas vulnerable....
en cuanto si debemos decir a un familiar una noticia tan chunga...tambien he pasado por ello, y sabiendo como es ese familiar sabes si es beneficioso decirselo, o contraproducente...
me figuro que por tu trabajo esto sera el pan nuestro de cada dia, pero sufrirlo en primera persona es distinto......

besos
Duncan de Gross ha dicho que…
...La verdad te puede matar más rápido de lo que crees, te lo aseguro, un besote y un peazo de Miiaauu!!
GABI ha dicho que…
Uf, Rebeca, no se si es una situación real pero de cualquier forma es una situación muy comlicada.

No se si querría saber la verdad. Quiero pensar que soy lo bastante fuerte para poder enfrentar este tipo de situaciones pero no se si podría vivir con la ansiedad de la cuenta atrás...

Como siempre, me has dado en qué pensar.

Besitos!
Rebeca ha dicho que…
S. realmente es difícil pone limites y saber hasta donde el otro quiere conocer.

TITANIC supongo que es fácil caer en un extremo u otro: que el otro se sienta agradecido por haberle evitado el sufrimiento de saber o que el otro se sienta engañado por haberle negado el saber.

CLAIRE yo siempre he defendido la verdad ante todo, a no ser de aquel que manifieste abiertamente que no quiere saber.

YANDROS es real. Y estoy al 100% contigo. Yo no le tengo miedo a morirme y si hay una enfermedad mortal de por medio que acelera el proceso por lo menos que cuente con la oportunidad de aprovechar ese tiempo como a mí me plazca o solucionar asuntos pendientes, por eso creo que los que me rodean también tienen ese derecho a saber y a decidir sobre su salud.

RALPH cada caso es diferente. Y a veces hace más la fe y la esperanza que la etiqueta que le ponga a uno en el diagnóstico.

KPA sí que es el pan nuestro de cada día, pero aún así no me acostumbro, y lo peor es que dentro del hospital los pacientes tienden a compararse con el vecino.

joer DUNCAN, al final va a parecer que es mejor estar ciego, sordo y mudo. Tal vez en algunos casos sea preferible una verdad a medias.

GABI es que yo soy de la idea de que la cuenta atrás es cada día, cada segundo que pasa resta en el computo total, por eso hay que tratar de disfrutar y sobrevivir a este mundo lo mejor que se pueda, y yo sí quiero saber, para enfrentarme con ganas a lo que sea.

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …