Ir al contenido principal

FELICIDAD INTERMITENTE

Convencer a un hombre de mundo de que algo vale la pena no es nada sencillo, hagas lo que hagas nada será equiparable a la vez que hizo: ala delta, alpinismo, submarinismo en el Caribe, la ruta de los vino por Perú y Chile o su viaje en solitario por Austria y Hungria.
Así que cuando arrastré a Toto hasta Vilafranca del Penedès no confié en exceso en que disfrutaría, pero claro se me olvidó que contaba con dos ases importantes: el vino (los dos somos borrachos sibaritas) y el jazz (esa música que fingimos que nos gusta más de lo que nos llena en realidad).
Una amiga me había dicho que en ese pueblecito habían tenido la brillante idea de hacer un festival dedicado a la cata de vino, donde uno podía disfrutar abiertamente de su consumo y hacerse con una copa de cristal por unos módicos 7 euros, al tiempo que se podía escuchar importantes conciertos de grupos famosos de jazz de forma gratuita y te permitían hacer alguna que otra excursión por el pueblo: visita de la iglesia, del campanario, de la casa de la fiesta mayor o de las cavas.
Mi copa(como siempre el gen torpe) sólo sobrevivió a las segunda consumición, a la tercera se rompió en mil pedazos mientras todo el mundo me miraba pensando que era una borracha empedernida.
Toto se puso a reír, aclaró la suya, y manifestó abiertamente que a partir de ese momento sólo él podría seguir disfrutando del magnífico bouquet de los vinos viejos y acto seguido me lanzó las gotas de agua que quedaban en el fondo de la copa.
Y yo que estoy siempre dispuesta a la venganza, abrí bien la fuente que servía para aclarar copas y lancé un chorro enorme bien lejos con la intención de mojar a Toto que ya se alejaba tranquilamente entre el gentío. Acto seguido el mundo se paró, un viejito con el ceño frunció empezó a despotricar, a refunfuñar y a agitar su bastón y cuando le miré la cara me quise morir, toda el agua que pretendía llegar a Toto adornaba la cara arrugada del anciano que entre quejas dejaba escuchar un claro: "¡maldita borracha!"
Me hice pequeñita, ridícula y desaparecí pidiendo disculpas. En la lejanía "mi caballero andante" que había decidido no tener nada que ver con la riña, se alejaba triunfante. Ya me encargaría yo solita de lidiar con mis problemas.
Para terminar una copa a medias ¡nada que quite más rápido la vergüenza! y un insinuante concierto de jazz, en una plaza abarrotada, limitada por murallas de piedra, con gárgolas colgando de las paredes de la iglesia sin alterar su rostro al ser seducidas por la música del contrabajo, un solo de saxofón, un envidioso piano y nada de letras, sólo un mundo mejor, que se deja ver en momentos escasos, pero que me hacen sentir cuando estoy ahí, que soy feliz.
No siempre es así, ya se sabe que la felicidad no perdura, viene se va, da vueltas, nos esquiva, pero existen momentos como estos, cuando el cielo se vuelve rosado y la luz va bajando tranquilamente (el cielo sabe de grandes momentos), en el que alguien te coge la mano y te hace mirar el mundo con ojos grandes y será por la música, será por el lugar, será por el calor de verano o tal vez sea la compañía pero me río y abrazo la felicidad, y luego pienso: "bueno el lunes ya será otro día, ahora sólo tengo que pensar en disfrutar".
Me encanta ser feliz aunque uno lo sea de forma intermitente.

Comentarios

GABI ha dicho que…
Bueno, la verdad es que no conozco a nadie que sea feliz las 24 horas del día los 365 días al año. Así que no te preocupes porque todos tenenemos felicidad en estado intermitente. Lo bueno es que tu te das cuenta del momento de felicidad, a lo mejor así lo consigues disfrutar el doble. Yo sólo los reconozco una vez que han pasado, cuando los traigo a mis recuerdos.

Besos guapa y felicidades por el premio!
Menda ha dicho que…
Es que una felicidad perenne sería de lo más aburrido, ¿no crees?

Vengo del blog de 'Pecados' para constatar lo que expone en su reseña, y veo que no se equivoca. Un saludo.
Yandros ha dicho que…
Ya sabes mi opinión: si fueras feliz eternamente, no lo serías en realidad, pues algo es por oposición a su contrario. Si el alma nunca ha estado triste nunca podrá reconocer a la felicidad. O al menos nunca apreciará su verdadero sabor. Es como el melocotón de hoy, prueba el amargo y luego prueba el bueno; te sabrá mejor que si nunca has probado el malo.
Borracha!
S. ha dicho que…
Gabi te me has adelantado grrrr creo que lo de ser primen lo voy a dejar por imposible!!!!
Y lo felices que somos intermitentementes?
por lo menos sabemos que hemos sido felices,lo triste sería no saberlo!
Un besazo
GABI ha dicho que…
S, como siempre no ha sido mi intención. La próxima vez me voy y vuelvo a comentar cuando tu lo hagas, ¿vale?
Mujer a los 30 y tantos ha dicho que…
Todos vivimos una felicidad intermitnete, estoy totalmente de acuerdo con GABI. Yo tambien la disfruto después...aunque en el momento intento que sea lo mejor a veces no me doy cuenta.

Yo soy soñadora, y si algo me ha llenado, en mi mente lo repito una y otra vez..
Gamar ha dicho que…
Muy mal ese señor en escapar de usted.
Yo solamente me hubiese dado vuelta y dicho "Yo no la conozco"
Para qué quieren ser felices todo el tiempo?
Sólo se disfruta algo si es ocasional y cuanto más tarde en llegar será mejor recibido
Besos.
Darthpitufina ha dicho que…
Bueno, al menos tienes el premio pecadora de la semana de S...

Enhorabuena, mis felicitaciones, la verdad es que leyendo tu blog lo he disfrutado muchísimo, gracias a la pecadora te seguiré con atención.

Seguro que te la han dedicado mil veces pero te dejo una canción en tu nombre:

http://www.goear.com/listen/c599643/rebeca-Los-rebeldes

Se la dedicó Carlos Segarra a su hija (llamada como tú) y cuando he visto tu blog me has recordado esta canción.
Un besote!
Ralph ha dicho que…
La felicidad se hace de momentos, si la felicidad fuera una constante al final terminarías por no valorarla, es mejor saborearla a pequeños sorbos como un buen vino. Saludos.
SK Mario ha dicho que…
Concuerdo con GABI, no hay nadie q sea feliz 24/7 es mejor asi a cuentagotas! se disfruta mas! saludos!
PENSADORA ha dicho que…
"Ser feliz" extraña frase, yo creo que sería más acertado "estar feliz" pues la felicidad se compone de momentos y si englobamos todos esos "estar feliz" en uno sólo que perdura en el tiempo sería más bien un "estado de felicidad"... en fin... que me lío... igual yo también bebí demasiado vino...

Saluditos!
PENSADORA ha dicho que…
"Ser feliz" extraña frase, yo creo que sería más acertado "estar feliz" pues la felicidad se compone de momentos y si englobamos todos esos "estar feliz" en uno sólo que perdura en el tiempo sería más bien un "estado de felicidad"... en fin... que me lío... igual yo también bebí demasiado vino...

Saluditos!
Rebeca ha dicho que…
GABI seguramente acabaría siendo agotador tener 365 días de felicidad al año, acabaríamos por estar insatisfechos. Lo de disfrutar en el momento es algo que he aprendido hace muy poquito.

MENDA gracias por tus averigüaciones, ja, ja! sí la felicidad perenne sería realmente aburrida.

YANDROS claro uno necesita poder comparar en una escala de mejor a peor para valorar lo que tiene.

S. realmente hay gente que desperdicia su vida esperando una felicidad que no llega y olvidándose de vivir en el aquí y ahora.

MUJER A LOS 30 Y TANTOS ¡Lo de recrearse con la imaginación creo que es algo bastante común! ¡yo le pongo hasta banda sonora a mis momentos de felicidad!

GAMAR Bueno a veces tanto esperar uno se olvida de disfrutarlo cuando llega! pero sí prefiero ser sólo feliz a ratos.

DARTHPITUFINA ¡S. ha exagerado un pelín pero me ha encantado ser la pecadora de la semana! Muchísimas gracias por la canción, la he oído muchas veces, pero nunca nadie pensó en dedicarmela.

RALPH ¡felicidad y vino! ¡has dado en las palabras claves ¡mis dos debilidades! aunque sea sorbito a sorbito ¡toda la razón, así es como se disfrutan de verdad los momentos!

MARIO ¡pues bienvendia sea a cuentagotas! ¡pero que sea!

PENSADORA visto así...¡vale lo cambiamos! ¡estamos felices de forma intermitente pero no somos felices!

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …