Ir al contenido principal

EL DORADO

Toda la vida he pensado que la generación que me precedía era diferente, de entrada había un extraño gusto por el compromiso y la responsabilidad. La sensación de vivir y de disfrutar al máximo era inexistente porqué esos mismos elementos (compromiso y responsabilidad) le arrastraban irremediablemente a uno a comprometer doce horas de su vida diaria a trabajar sin una queja y sin un solo rencor.
Mi padre y mi madre son de esa generación, se perdieron buscando lo que Carlos Goñi llamaba el Dorado.
Cada uno por su lado, dejaron que las manos se les llenaran de callos mientras la vida ha ido pasando con una prisa apremiante que hace que muchos sueños hayan quedado perdidos en algún extraño olvido.
A veces pienso en esos sueños, en lo que hicieron con ellos, en si han estado satisfechos con su vida.
Maldigo al dorado, o tal vez no lo maldigo tanto, porqué nunca les permitió pensar y cuando uno no piensa anda lejos de la decepción. Otras necesidades más urgentes han hecho mantener la lucha por su conquista hasta el final.
Eran otros tiempos diría mi abuelo. Era otra forma de pensar diría yo. Y al rascar un poquito vería que lo que tanto me asusta (que no hayan sido felices por tanto trabajar) no tiene cabida en sus mentes, al fin y al cabo, ellos ya estaban contentos con su simple vida, soy yo (mi generación) la que es incorfosmita, la que no está a gusto con nada, la que no sabe hacía donde va y anda pidiendo a gritos que alguien le muestre el norte ¿sabeís dónde está?

Comentarios

  1. espero que pases un buen finde, yo espero poder ir a la playadespues de una semana sin piscina ni nada por mal tiempo tdos los dias!!! besos

    ResponderEliminar
  2. Igualmente! aunque con la que está cayendo por aquí dudo que haya playa o piscina.

    ResponderEliminar
  3. Rebeca, esta entrada me ha gustado especialmente (y ya llevo leídas unas cuantas de este diario), porque muchas veces me he planteado lo mismo. Creo que estamos perdiendo la perspectiva de lo realmente importante, cabalgamos en una sociedad de prisas donde el confort se mide en caballos de potencia, decibelios o píxeles. Buscamos ansiosamente el ocio sin definir lo que es. Nos quejamos continuamente de nuestros trabajos, de cansancio, de lo frenético de la vida actual, pero tampoco hacemos gran cosa por remediarlo. Nos hemos subido a un tren del que cuesta bajar.
    Y me gusta la canción de El dorado!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. se debe trabajar para vivir pero no al contrario,hay que aprovechar la vida,pasa muy rápida,cuando nos damos cuenta y plaasss 45 años y venga a correr venga a correr.
    Hay que pararse en los momentos dorados de la vida y por supuesto saber reconocerlos.
    Muchos besos guapas feliz finde

    ResponderEliminar
  5. en realidad creo que nosotros somos la generación que disfruta de ese "dorado". Nuestros padres en su momento tuvieron que cubrir sus "necesidades", que ya no son las de hoy en día, hoy con este mundo que tenemos no estamos conformes con nada y creo que tendremos que ir soltando lastre, muy lindas tus entradas como siempre. bss

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que nuestra generación (10 años arriba/abajo), es la que más disfruta de la vida, en el sentido que generalemente no trabajamos tanto como antiguas generaciones y le damos un valor al dinero más apropiado, gastandolo en ocio y en vivir intentando disfrutar, en cambio las nuevas generaciones que se están formando y los que más o menos ya están formados (gente de 18 años) no tiene conciencia de lo que es el trabajo y lo que cuesta ganar dinero, sea el sueldo que sea.

    ResponderEliminar
  7. YANDROS a mí también me gusta la canción, aunque me produce una extraña pena y una pequeña vergüenza por mis quejas constantes cuando la vida se pone un poco cuesta arriba. No sé como hemos llegado a ese punto de no saber lo qué queremos, es como si todo fuera perfecto, pero en el fondo hubiera un inmenso vacio ¡uy, me he puesto muy trágica! Lo que quería decir que a veces tengo esa sensación aunque la mayor parte del tiempo procuro andar sonriendo.

    S. eso hemos entendido los herederos de los que vivían para trabajar, aunque a veces nos perdemos en esos intentos de disfrutar al máximo la vida. Feliz fin de semana a ti también!!!

    RAFAELA sí ellos se esforzaron mucho para darnos a nosotros, pero no me gustaría pensar que con tanto sacrifico para darnos una vida mejor ellos perdieron la suya.

    ARKANGEL yo a veces pienso que me he vuelto muy vieja y miro con recelo a las generaciones de debajo como tú dices y eso hacer que no las entienda y que me den la sensación de que no valoren nada. Mi hermano es un poco así, 8 años menos que yo y esta acostumbradísimo a extender la mano para que le caiga el dinero del cielo. Un verano el jefe de mi padre le dió trabajo y mi padre paso de la peor de las vergüenzas porque él se quedaba frecuentemente dormido en medio de la faena. De todas maneras sigo con la esperanza, que sólo sea mi desconfianza por la diferencia de edad lo que me hace pensar que las generaciones venideras están fatal.

    ResponderEliminar
  8. Ni idea Rebeca. Si tu lo encuentras me lo enseñas, porque creo que estoy perdida igual que tu.

    Besitos guapa!

    P.D: Yo he pensado en comprarme una brújula.

    ResponderEliminar
  9. Lo que sí es cierto es que el mundo se mueve ahora a una velocidad de vértigo en cualquiera de sus acepciones: personal, profesional, poítica, artística o social...y cualquier comparación con lo que vivieron nuestros padres o abuelos suena a ciencia ficción. Y todo, probablemente, tiene que ver con: la globalización, las tecnologías de la información, con la accesibilidad para viajar por el mundo gracias a los vuelos low cost; con haber dejado de compartir comidas en familia, aunque no sea la familia que te parió sino la de corazón, porque hemos multiplicado por mil nuestros sueños y espectativas, porque conocer de cerca y en tiempo real lo que sucede en cualquier rincón del planeta nos obliga a montarnos en el carro de la competitividad, por eso estos espacios para la reflexión colectiva resultan tan saludables y nos ayudan a fomentar algo tan imprescindible como la AMISTAD. Bonito blog recién descubierto por una novata en la red. Felices vacaciones REbeca, y por supuesto, a todos los demás.

    ResponderEliminar
  10. Buenas tardes.Antes muchisimas mujeres se quedaban en casa, y es que no había taaantas cosas que comprar. Cuando hecho la vista atrás alucino. El estrés y el cansancio yo creo que siempre es igual.Mi madre la pobrecita, es ama de casa y no ha parado nunca.Cuando lleguen pensamientos negativos tipo "solo vivo para trabajar" "no disfruto de la vida"..aire. Cambiar el chip. Si algo te molesta, cuanto más lo pienses, más te va a molestar. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. nuetros padres, son de esa generacion hecha de esa pasta de sufridores.... de ttrabajar, estae quieto y no te menees, y los hijos educados en el rrespeto y enl miedo, en la temerosidad de la desconfianza... c´est la vie

    ResponderEliminar
  12. ah se me olvidaba... como no yo sigo el mismo put.... camino

    ResponderEliminar
  13. Vaya! Me equivoqué de generación me parece ;) Sigo por aquí... prometo volver con ganas, yo a trabajar!
    Buen finde vecina!

    ResponderEliminar
  14. Que entrada más bonita, dice mucho de tí esta entrada.
    Un besote

    ResponderEliminar
  15. GABI ¡hecho! a la que sepa exactamente donde está ese norte te aviso sin falta.

    Hola Jo! la sociedad del consumo, nos hace vivir pendientes siempre del carpe diem, aquí y ahora, y nos convierte en seres flexibles que tienen que adaptarse de forma continúa a las circunstancias cambiantes si no quieren dejar de sobrevivir. Realmente hay muchas diferencias entre mis padres y nosotros, de lo único que me alegro es de haberle quitado ese primer puesto al trabajo como eje central de nuestra vida.

    Claire, bueno la economia ha hecho que las familias necesiten de dos sueldos para poder tirar y como siempre las mujeres salimos perdiendo más responsabilidades a las que ya teníamos. A veces uno se tiene que parar a tomar aire, aunque no le veo nada malo a pensar, así me siento menos engañada, auqnue en el fondo sea tan borrega como los demás siguiendo las normas impuestas por la sociedad.

    KPA mi madre lo defines como: su generación la del dar y nosotros la del recibir y la de mi hermano la de súperrecibir sin dar nada a cambio. ¡anda animate, que ya verás como pronto el camino es menos puto!

    NADIA ¡si te consuela yo hago lo mismo! ¡a trabajar y a trabajar! y como tú dices todavía no he encontrado nada que me dignifique ¡feliz fin de semana!

    Gracias DANIEL sólo me vino a la cabeza al escuchar una vez más la canción de Revolver.

    ResponderEliminar
  16. Muy cierto lo que dices, la generación de nuestros padres ha pecado de conformarse por las felicidades pequeñas, de ésas que no enojan al destino. Sin embargo, nosotros ni siquiera hemos aprendido a gozar de esas pequeñas felicidades, por el contrario, nos dejamos vencer por el inconformismo, sobre todo por la insatisfacción material que tanto peso guarda en estos días.
    Te dejo un cálido saludo desde Chile.

    ResponderEliminar
  17. El problema para mí es que ellos viviendo en una época en que carecían incluso de los más necesario han sabido valorar todo lo que han ido ganando con el tiempo mientras que las nuevas generaciones se han visto de golpe con todo lo que han querido lo que les hace infelices porque no saben valorar en su justa medida lo que tienen. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. JUAN LUIS siempre creí que la felicidad estaba en esas pequeñas cosas, pero aún así tan tonta que a veces me dejo llevar por el inconformismo.

    Gracias ANGUS

    RALPH como ya nacieron con el pan bajo el brazo qué van a saber de lo que es la carencia de todo eso, y claro, como no van a ser egoístas si piensan que las cosas fueron fácilmente hechas.

    ResponderEliminar
  19. Hacía días q no me pasaba por aquí, me ha gustado muchoo esta entrada Rebeca, a ver si m pongo al día... Te dejo un besoteee muy fuerte :)

    ResponderEliminar
  20. Gracias Duna, yo también ando un poco perdida!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …