Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2009

TESOROS Y BUSQUEDAS AL OTRO LADO DEL ESTRECHO

Ha llegado el momento. Un pequeño mar de por medio y pisaré una tierra que conduce a un mundo totalmente distinto al nuestro: por la cultura, por la religión, por la historia. Nada de arriesgar la vida, luchando contra 10 Km de mar embravecido buscando un futuro prometedor que se queda en agua de borrajas al llegar a la arena que dicen que es del otro lado, exhalando casi tus últimos suspiros. No, si voy es por gusto, por el gusto de saber que no somos tan diferentes, de que nos parecemos más de lo que muchos piensan, de que me van a enseñar: enseñar a admirarme, a encantarme en su belleza, a aprender el por qué de lo inexplicable, a dejar huella, la huella que también se irá conmigo a mi vuelta, otro pedacito para ti ¡y ya he repartido tantos por el mundo! Me voy y me acuerdo de Paulo Coelho y su Alquimista, el mismo que se fue a buscar un tesoro y resulto que lo tenía tan cerca, pero claro si uno no anda los caminos no puede recoger los tesoros. ¿Y qué tiene que ver mi viaje con el A…

MI PEQUEÑO ESPACIO SE HACE GRANDE

Ayer alguien se me acercó, me sonrió de oreja a oreja y me dijo: "¡Hay qué ver, andaba pensandoque da la impresión de que lleves aquí toda la vida!." ¿toda la vida? A penas hace 3 meses que pise mi nuevo trabajo y sigo echando de menos muchas cosas, sobretodo a mucha gente y sentirme un poquito querida. Entonces pensé en los espacios en como uno poco a poco va ganando metros y va estableciendo sus propias reglas: "¡hasta aquí! si entras en mi territorio ya sabes a que te atienes".
Como nadie me quería yo establecí mis propias coaliciones. Las manadas siempre miran raro al que llega de nuevo, al fin y al cabo ellas ya tienen su propio funcionamiento y no les apetece que nada les venga a alterar. Le tendí la mano a quien llegaba de nuevas como yo y acogí a todo el que de forma transitoria pasaba por allí, y así me sentí menos sola, pero igual de perdida.
Yo tenía un espacio antes, grande, se extendía por todos lados, acariciaba a todo el mundo, la gente se acercaban a m…

OPERACIÓN MERCADILLO

Ocho de la mañana y el teléfono ya está sonando como si tuviera un ataque epiléptico, me giro perezosamente en la cama y trato de buscar el botón de Aceptar llamada con los ojos cerrados. La voz ansiosa de mi madre suena como unos cascabeles deseando que la acompañe a ella, a mi tía P y a mis primas 13 y 16 al mercadillo. ¡Mercadillo! ¡qué fue de aquellos tiempos dónde podía encontrar cualquier ganga!
Me lo pienso dos segundos: en un lado está el dulce sueño de la mañana con el sonido de los pajarillos que ya se han ido encargando de anunciarme que ya es más que de día, en el otro la posibilidad de pasar una mañana en familia y que de paso el generoso bolsillo de mi progenitora me regale algo.
Salto de la cama y me pongo lo primero que tengo tirado por el suelo. Para ahorrarme el peinado me recojo el pelo y me tiro agua fría en la cara y me pellizco los mofletes para tener algo de color.
Justo cuando me estaba metiendo la primera cucharada de cereales pastoso en la boca mi madre vuelve a…

MI VENA REVINDICATIVA

Estar en las cosas y no sobrevolándolas te cambia las perspectiva de lo que uno puede pensar sobre ellas. Una tradición basada en la voluntad y en el servilismo ha provocado que el concepto social de ciertas profesiones tenga más connotaciones negativas que positivas. Estos días he mirado horrorizada como todo caía sobre Mi Profesión, esa que a veces rechazo precisamente por eso, por sentirme poco valorada, poco comprendida y por hacerme entregar hasta la última de mis energías sin recibir nada a cambio. Oír hablar al gestor de un gran hospital sobre el terrorífico error e imperdonable que cometió una enfermera, ha hecho que me se pongan los pelos de punta. No porqué justifique el error, lastimosamente esta profesión da poco margen a las equivocaciones, sino por esa forma de atacar al más débil. En mis primeros dos años había pasado por al menos ya 20 servicios del hospital sin tener ninguna especialidad en nada y sabiendo un poco de cada cosa. Y cuando a alguien se le ocurría emitir u…

LO QUE SU VERDAD ESCONDE

Supongo que prefiere pasar por tonto a saber la verdad porque hay verdades que son aterradoras y así mientras se vestía y el médico fingía que no pasaba nada, que habría que esperar al resto de los resultados, calmaba su ansiedad pensando que esto sólo eran dos días de incertidumbre por una analítica que seguramente estaría equivocada y que dejaría que las cosas acabaran en agua de borrajas. Yo sabía que no era ninguna tontería. Ya había adivinado los primeros síntomas de que algo no marchaba por su aspecto, pero también prefería callar a ser yo la alarmista. Prefería no saber porque cuando sabes, los que te quieren creen que tienes contigo una pócima mágica que les hará sanar de forma inmediata.
Mi madre y yo escuchábamos atentas las palabras de aquel médico, que durante un segundo me pareció preocupado, pero que en el fondo estaba tan familiarizado con el dolor y la enfermedad, que para él esto sólo era una rutina más en su apretada agenda laboral.
Dijo que le había mentido, que mejor …

EL DERECHO AL OLVIDO

Recordé el peligro que tenía escribir las palabras, recordé aquel tonto enfado por algo dicho sin que el viento pudiera arrastrarlo. Y pensé que todos tenemos derecho al olvido. Sumergida en el pasado tratando de recuperar frases dichas y desdichas tuve que reconocer que a penas podía recuperar parte del significado y poco del contenido. Los guiones que el destino había escrito para ser pronunciados con palabras habían ido desapareciendo con el paso del tiempo. Sin embargo, no sucedió lo mismo con lo escrito, las palabras pegadas al papel, siguiendo perfectamente las líneas rectas y respetando los margenes estrechos, se quedaron allí para siempre. Y quien tuvo la osadía de leerlas pensó que nada había cambiado, que aquellos pensamientos y aquellas ideas fruto de otra época, seguían teniendo la misma fuerza que en aquellos días. Pero todo varía, tan simple como que también tenemos el derecho a cambiar de idea y el derecho a que olviden lo que dijimos. ¡Quién alguna vez no declaró un amo…

EL DORADO

Toda la vida he pensado que la generación que me precedía era diferente, de entrada había un extraño gusto por el compromiso y la responsabilidad. La sensación de vivir y de disfrutar al máximo era inexistente porqué esos mismos elementos (compromiso y responsabilidad) le arrastraban irremediablemente a uno a comprometer doce horas de su vida diaria a trabajar sin una queja y sin un solo rencor.
Mi padre y mi madre son de esa generación, se perdieron buscando lo que Carlos Goñi llamaba el Dorado.
Cada uno por su lado, dejaron que las manos se les llenaran de callos mientras la vida ha ido pasando con una prisa apremiante que hace que muchos sueños hayan quedado perdidos en algún extraño olvido.
A veces pienso en esos sueños, en lo que hicieron con ellos, en si han estado satisfechos con su vida.
Maldigo al dorado, o tal vez no lo maldigo tanto, porqué nunca les permitió pensar y cuando uno no piensa anda lejos de la decepción. Otras necesidades más urgentes han hecho mantener la lucha por…

SOY LA PECADORA DE LA SEMANA

Hoy antes que nada tengo que darle miles de gracias a S. . Convertirme en la pecadora de lasemana ha hecho que pase de la talla 38 a la 44 de forma inmediata, lo cual evidentemente ha tirado por el suelo la dieta de toda una semana.
Tengo que deciros que su análisis psicológico es bastante acertado: sí soy una borracha y sí tengo momentos de simbiosis con la Pantoja, aunque mi gran heroína es Bridget, de la cual me estoy alejando últimamente a marchas forzados por haber dejado de ser tan patética. En fin, que no esta bien que hable tanto de mí.
Que sólo quería decirle a S. una vez más ¡qué muchas gracias por este premio! Y que siga siendo una pecadora tan fantástica!!!

FELICIDAD INTERMITENTE

Convencer a un hombre de mundo de que algo vale la pena no es nada sencillo, hagas lo que hagas nada será equiparable a la vez que hizo: ala delta, alpinismo, submarinismo en el Caribe, la ruta de los vino por Perú y Chile o su viaje en solitario por Austria y Hungria. Así que cuando arrastré a Toto hasta Vilafranca del Penedès no confié en exceso en que disfrutaría, pero claro se me olvidó que contaba con dos ases importantes: el vino (los dos somos borrachos sibaritas) y el jazz (esa música que fingimos que nos gusta más de lo que nos llena en realidad). Una amiga me había dicho que en ese pueblecito habían tenido la brillante idea de hacer un festival dedicado a la cata de vino, donde uno podía disfrutar abiertamente de su consumo y hacerse con una copa de cristal por unos módicos 7 euros, al tiempo que se podía escuchar importantes conciertos de grupos famosos de jazz de forma gratuita y te permitían hacer alguna que otra excursión por el pueblo: visita de la iglesia, del campanar…

LA SOMBRA DEL ÁRBOL

Uno nunca puede llegar a ningún sitio si no tiene claro lo que quiere, ese es el principal requisito antes de ponerse en movimiento. Conformarse con ir tirando y llegar a donde sea acaba por provocar que uno quede extraviado.
El segundo requisito es que una vez se tienen claros los objetivos hay que ponerse en marcha para conseguirlos. Las hadas madrinas se extinguieron junto a los dinosaurios, así que seria bastante iluso seguir pensando en que aparecerán para conceder tres deseos.
La tercera cosa que uno debe tener en cuenta y que no es un requisito, es que a veces aquello que tanto deseamos acaba por cumplirse y resulta que no nos hace tan felices como esperábamos o que lleva un PERO bien grande, coleteando y moviéndose alegremente para recordarte que no debes quejarte si al fin y al cabo eso era lo que querías.
Parada en el camino, disfrutando de la inmensa sombra de un árbol y aguardando a que las respuestas llegaran desde alguna parte de mi interior. Finalmente tomé aire y recordé …