Ir al contenido principal

CUANDO EL DOLOR TOCÓ A C.S.LEWIS


Me quedé con esta frase: “el dolor de ahora es parte de la felicidad de entonces, ese es el trato” . Me pareció tan pesimista y al mismo tiempo un poquito real. Quizás de ahí surja el miedo que a veces sentimos a dejarnos llevar, nos aterra tanto perder lo conseguido y sufrir y sufrir que preferimos ignorar los cortos espacios efímeros de esa felicidad.
C.S. Lewis siempre había llevado una vida sencilla, inalterable, vivía rodeado de intelectuales, de alumnos que admiraban su capacidad para emitir preguntas sabiendo ya de antemano las respuestas y por supuesto sin dejar que nadie le venciera en un debate dialéctico. Apartando de esta manera todo lo que pudiera romper este frágil equilibrio, se había atrevido a hablarle a los demás de lo que hace Dios con nuestras vidas, de la necesidad del sufrimiento, de que esta ahí para que aprendamos, maduremos, seamos mejores y que ante esto, no debemos plantearnos ningún por qué, porque sólo Él sabe de los hilos que maneja.
Pero entonces apareció ella, tan bonita, tan critica, tan lista y en un santiamén desbarajusto su mundo y de rebote también el de Narnia, un mundo paralelo al que huir, cuando la vida nos ahoga. Joy Gresham que creía que no hace falta tener muchas experiencias para escribir, sino imaginar y ponerse en el lugar del otro, se llevo el corazón de Lewis y lo dejo sumido en un pesimismo incierto que ahora mismo me parece irreal. “Jack” (como lo llamaban sus amigos) se enamoró de la poetisa y asumió que en poco tiempo el cáncer se la llevaría, y así fue, pero Joy lo disfrutó, Lewis sólo le dio un revolcón a toda su vida.
Rescato su frase: “¿Por qué el amor cuando lo pierdes duele tanto? Ya no tengo respuestas, sólo tengo la vida que he vivido. Dos veces en esa vida he podido elegir, como niño y como hombre. El niño eligió la seguridad, el hombre elige el sufrimiento.” Parpadee y pensé en la forma de ser estúpido sin necesidad ¿elegir la comodidad? ¿elegir el sufrimiento?¿ No podemos pensar simplemente en ser felices?. Mañana será otro día, y es mucho mejor haberlo vivido que pensar en que después vendrá el sufrimiento de no tenerlo.

Comentarios

  1. Creo que es mejor disfrutar los instantes sin tenerlos que clasificar. Al fin y al cabo, mientras estás viviendo no eres consciente si ese momento es tormentoso o de felicidad, simplemente vives. Es cuando pasa el tiempo y en tu recuerdo aparece aquella tarde con los amigos, o aquel día que estuvistes con esa persona especial, o aquel momento de pesadumbre por algún familiar...sólo con el paso del tiempo somos capaces de decir: "qué feliz fui aquél día" o "qué dia más horrible pasamos". ¿Para qué etiquetar? Pienso que simplemente hay que vivir.

    ResponderEliminar
  2. Gabiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
    otra vez noooooooooo
    argggggggggg

    ResponderEliminar
  3. Bueno ya me he recuperado jajajaja
    Ains Rebe, que de vueltas le das a la cabeza. Eso es bueno, siempre que no andes en círculos, ya sabes.Gabi tiene razón, nos enfrascamos en etiquetar los momentos, pero nunca los etiquetamos con una razón absoluta; simplemente por comparación. Si toda nuestra vida es un infierno, la sonrisa de alguien nos parecerá un instante feliz. Si toda nuestra vida es placer y tranquilidad, el más nimio de los contratiempos te hace enfurecer.
    Somos un ser de contrastes, todo lo medimos por comparación, hasta el tiempo, que a veces pasa tranquilamente y otras se esfuma por arte de magia...
    Un abrazo, sin dolor

    ResponderEliminar
  4. El sufrimiento es parte la vida..no se puede vivir sin sufrir. La felicidad es el estado en el que estamos cuando nos olvidamos de sufrir, de quejarnos, de penar..entonces estamos liberados para disfrutar..pero pronto llegan otra vez las sombras, la hipoteca..los problemas.

    ResponderEliminar
  5. y si no vives el dolor no sabes apreciar la felicidad, es un constante altibajo, hay que disfrutar no de aquel día en el que fuí feliz, si no de todos los días pase lo que pase, seguro que paso algo increible, una mirada, una palabra, etc... estamos mal acostumbrados y no vemos los pequeños detalles, las pequeñas cosas

    ResponderEliminar
  6. Me quedo con tu frase final, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  7. Me aterra el hecho q me pueda pasar a mi, descubrir demasiado tarde la felicidad! :(

    ResponderEliminar
  8. Uff, es triste como dice Mario, descubrir demasiado tarde la felicidad, que historia!!, Besotes y Miaauss!!

    ResponderEliminar
  9. Perdón YANDROS....de verdad que fue sin querer...

    ResponderEliminar
  10. jajajajjja que risa Gabi,qué bien la primera jajjja conspiración Yandros jajajaja
    El sufrimiento es parte de la vida,como dice Arkangel,se puede evitar,luchar contra él,o simplemente vivir el momento que ya habrá tiempo para lamentarse luego.
    Prefiero experimentar el sufrimiento de un amor,que experimentar que nunca lo he tenido.
    Ea ahí queda dicho.

    ResponderEliminar
  11. "Prefiero experimentar el sufrimiento de un amor,que experimentar que nunca lo he tenido."
    S. eres más dura que el talco jajajaja
    Pero tienes razón, que carajo!

    ResponderEliminar
  12. GABI, tienes toda la razón, somos nosotros a través de nuesro pensamiento y desde cierta distancia los que hacemos a los momentos importantes.

    YANDROS no por suerte no camino en circulos, sólo que a veces las grandes frases de los que un día tuvieron algo que decirle a la humanidad me deja un poco perpleja. Evidentemente todo depende de con que comparemos las cosas para clasificarlas en un grupo u otro.

    ARKANGEL tú y Lewis hubieras hecho buenas migas, sobretodo al final, lo que yo no entiendo es ese empecinamiento en creer que el sufrimiento es necesario y constante y la felicidad tan sólo efímera ¿de verdad venimos a sufrir? ¿o es sólo la mentalidad cristiana que no tiene una explicación más coherente a que a veces sucedan desgracias? ¡Ay, no sé...!

    DANIEL, y tan mal acostumbrados, una pequeña alteración en nuestro micromundo perfecto y ya nos sentimos desgraciados. Respecto a las emociones, como bien dices, nunca nos movemos en línea recta, más bien al contrario, nos pasamos la vida viajando en una montaña rusa.

    TXISPAS si pensaramos siempre en que vamos a perder las cosas de las que disfrutamos viviriamos sumidos en una tremenda agonía.

    MARIO seguro que ya eres feliz, si te paras dos segundos y evaluas tu vida, seguro que encuentras diez mil cosas que te hacen serlo, es sólo que a veces se nos olvida.

    DUNCAN supongo que a ese también le queda el consuelo de por lo menos haberla tenido, peor es el que jamás la descubre.

    S. lo ideal sería no sufrir nunca y ser siempre feliz, pero definitivamente parece que eso no es posible, así que al menso nos quedaremos con el hecho, como tú dices, de haberlo vivido.

    ResponderEliminar
  13. Como puedes en tan solo unos parrafos analizar tanto y dejar tanta reflexion?
    Definitivamente mi post favorito!
    Como dijo Horacio:
    Cada día es una pequeña vida.Nuestros dias felices,fueron una vida feliz y viceversa.

    ResponderEliminar
  14. Que razón tenía Horacio, Tommy, al final al evaluar la vida acabamos valorando aquellos momentos que sumandos nos hicieron creer que tuvimos una vida feliz.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …