Ir al contenido principal

NOSOTRAS QUE NO SOMOS COMO LAS DEMÁS


Que mentira más grande decir que no somos como las demás. Somos exactamente igual que ellas, con los mismos deseos y con las mismas rarezas. Aparentando una entereza que no es real, fingiendo una felicidad que se derrumba nada más cruzar la puerta, o otras veces inspirando bien fuerte para no perder lo que por fin se ha conseguido.
Quien dice que ellas no ocultan esos mismos sentimientos variables y cambiantes que las hacen ansiar y rebuscar, que las mueven hacía delante, o que las hacen aferrarse con fuerza a la boya que por fin les ha dado la seguridad.
Tú que no eres como las demás no lo puedes entender” “¿Por qué no soy como las demás?” “no lo eres”.
Trate de buscar en las letras de Etxebarria porque su convicción al afirmar algo así, aunque el dibujo de sus personajes me parecía más cercano a mi persona de lo que ella pudiera sospechar.
Ni siquiera estaba segura de que existieran mujeres de segunda, tal y como ella lo definía, ese tipo de mujeres que encantan pero con las que nadie se queda, para eso ya están las mujeres de primera. Pero es que las mujeres de primera muchas veces se creyeron de segunda.
A penas había que acercarse a escucharlas un poquito y Lucia se daría cuenta que no había nada por lo que envidiarlas. Dividir a las mujeres de esa manera, era lo mismo que hablar de mejores y peores, cuando en realidad cada mujer en su particular encanto cumplía los requisitos de ser única en relación a las demás y a la vez muy parecida.
yo sí soy igual que las demás, con una suerte distinta, pero igual.” Shakespeare lo decía al hablar de los judíos mediante Shylock. Ellos también sufren, sienten, sangran...al igual que las mujeres.
Desde luego ella debería haber dicho:" Nosotras que somos como todas las demás.”

Comentarios

  1. Lo sabía, aqui estas jajaja. Vamos a leerte!

    ResponderEliminar
  2. Soy igual que tú, Rebeca, si ambos nos comparamos con un escarabajo. Soy menos igual a tí si nos comparamos con S. A lo mejor soy más igual a tí que muchas mujeres si solo nos quedamos con lo que escribimos, o con lo que pensamos. Soy igual que aquel que piensa que no somos parecidos al menos, aunque le pese. Igual respecto de ciertas características, pero no respecto a todo.
    Nadie ni nada es igual a otra cosa. La individualidad aún tiene su pequeña parcela.
    Y creo que me he liado.
    Pensaré, como siempre me pasa con tus entradas.
    Abrazos de similitudes!

    ResponderEliminar
  3. Me pillaste por los pelos y como siempre el primero! ahora mismo me voy a trabajar!

    Exactamente eso quería decir YANDROS que todos somos iguales y a la vez muy distintos, y por otro lado, tratamos de ser tan especiales, de alejarnos tanto de la similitud que acabamos siendo identicos en ciertas cosas.

    ResponderEliminar
  4. Leí ese libro hace tiempo.
    Es verdad que a veces queremos ser tan tan únicos y no nos damos cuenta que sencillamente lo somos. Hacemos cosas extrañísimas por parecer especiales, y al final nos parecemos tanto por mucho que intentemos lo contrario.

    ResponderEliminar
  5. Rebeca, yo creo que no todos somos iguales, si creo y sostengo que somos todos parecidos, muchas veces los que nos hace diferente en algun aspecto es la escencia, los valores que tan devaluados estan ultimamente...

    Saludos!

    Jo

    ResponderEliminar
  6. Habiendo nacido para disfrutar de mi individualidad, pero siendo obligado a socializarme por la conveniencia, he ido creciendo en la observancia de como la conveniencia se transforma en supervivencia.
    Poco a poco descubres que tu individualidad va reduciéndose a ser consciente de las cosas que haces porque "debes" hacerlas, aplacando la razón, la voz de tu conciencia.
    Asi que como ser social, parecido a lo que me rodea.
    En cuanto a las mujeres, tras unas cuantas astillas clavadas, que dejaron cicatriz...¿qué puedo aportar yo? si 450 años antes de cristo Sócrates ya dijo que sólo sabía que no sabía nada.

    ResponderEliminar
  7. Hola Rebeca:

    Yo creo que no tan sólo las mujeres son iguales, los hombre ni que hablar. El punto es, que todos queremos las mismas cosas... aunque manifestemos lo contrario, los hechos hablas por sí solos.

    Gran relato, felicitaciones.

    Ps: Se viene pronto un escrito sobre un lugar de Chile que me encanta... nos vemos.

    ResponderEliminar
  8. Cada persona somos única sólo por ser personas.

    Dicho esto, sólo puedo agregar que a la Echevarría no hay que hacerle mucho caso, tan pronto canta arriba como canta abajo...

    ... en fin...

    ResponderEliminar
  9. eso de S que es Yandros?mmm grrrr
    Creo que las mujeres somos distintas,no somos todas iguales,al igual que los hombres y menos mal,porque se acabaría la tierra en 5 años.
    Y porqué tratamos de ser especiales?yo soy como soy,intento siempre ser yo,así de bonita y preciosa,jajaja en serio,cada uno es como es,y cada uno tiene algo especial:tú por ejemplo,eres sincera y sensible y eso te hace especial.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Coincido con Irene plenamente, no podría expresarlo mejor...Besotes y Miaauss!!

    ResponderEliminar
  11. Creo que todos somos distintos y en situaciones puntuales actuamos como todos los demás (es lo uqe tiene vivir en sociedad), entonces, sí que podemos parecer iguales.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  12. NADIA supongo que en nuestra busqueda de la identidad olvídamos lo más esencial.

    JOSEFINA claro qu no somos iguales al 100%, pero sostenemos más características comunes de las que queremos reconocer, aunque luego cada uno sea un ser único y exclusivo.

    TITANIC ¿Crees que nuestro parecido sólo se basa en el hecho de haber elegido vivir en sociedad y a las normas que impone la conveniencia? yo creo que aún habiendo nacido seres individuales hubiéramos buscado de la misma manera la unión con los demás y eso ya es un punto para hacernos semejantes.
    Respecto a las mujeres ¡anda ya! ¡no te escudes en Socrates, seguimos siendo tan raras como cualquier hombre!

    JAVI un rinconcito profundo de todos nosotros hace que anhelemos las mismas cosas, como bien dices, aunque finjamos no desearlo.

    ¡Ah, y qué se venga ese relato sobre Chile! ¡otro país interesantísimo para mis ansias viajeras!

    IRENE estoy de acuerdo en que cada uno es único, pero a la vez tenemos muchas cosas en común entre nosotros.

    Etxebarria me decepcionó un poco, sobretodo al basar todo un recorrido de relatos sobre corazones rotos en un deseo oculto o una obsesión entre mujeres que no había tenido nada qu ver desde el principio.

    S. ¡ni hablar sincera y sensible! ¡ah, no! ¡si tú te calificas de bonita y preciosa, yo también! ¡ah, y por supuestísimo, divina de la muerte, ji, ji!

    Ahora en serio, sé que todos somos únicos, pero sigo insistiendo en que también somos muy parecidos, y por supuesto no puedo aceptar una clasificación tan simple como la de la autora en mujeres de primera y de segunda.

    DUNCAN parece ser que hay otro por aquí al que no le gusta Etxebarria, ji, ji! sí supongo que al finalizar el libro, que ya había leído en otra ocasión, llegué a la conclusión que todo era una entremezcla de ideas difusas en las que nada llevaba a ningún sitio.

    GABI ¡tú te has alidado con TITANIC! empiezo a pensar que nuestra supuesta individualidad también es fruto de nuestra cultura social.

    ResponderEliminar
  13. Rebeca: como estas? La que firmo con el nombre Anarquista era yo!, Con Titanic hemos creado un blog compartido, donde ambos escribimos, te envie la invitacion, esperamos tenerte por ahi prontito!!!

    Besotes!!!

    Jo

    ResponderEliminar
  14. Si lo sé Jo, lo leí en el blog de YANDROS y de todas maneras reconozco la firma!!!

    ResponderEliminar
  15. Yo solo me he leído "Ya no sufro por amor" de Lucia Etxebarria, regalo de Dama Oscura y Lupita (El Blog de Lupita), pero me quedé un tanto frío con su lectura, los hombres no salimos muy bien parados en él, y no me gustó, demasiado subjetivo...Un besoteee y un Miaauuu!!

    ResponderEliminar
  16. DUNCAN la verdad es que yo tampoco estoy muy de acuerdo con estas autoras que se declaran feministas tirando por el suelo al sexo masculino, como si todo fueran ogros y debieran estar absolutamente fuera de nuestra vida, a veces me da la impresión que Lucia me grita: "hazte lesbiana y olvida a los hombres, xdios", pero como sigo convencida de que aunque nos parecemos no todos somos iguales, trato de huir de todos esos estereotipos sobre como se comporta todo el mundo, sobre como somos los mujeres y como sois los hombres ¡hay tantos hombres a los que adoro que no podría borrarlos de mi vida!

    Un besazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …