Ir al contenido principal

MEDIA VIDA


Tico me ha enviado un mensaje desde el otro lado del océano para decirme que alguien le ha robado media vida.
Como siempre, cuando escribe no usa muchas palabras, pero las dos líneas que mueren en el margen derecho de un fondo blanco son lo suficiente claras para entender como se siente por dentro.
Esto hace aumentar mis sospechas hacía lo poco seguros que resultan estos archivadores portátiles que alguien insiste en que usemos sin parar.
Por eso mi manía de imprimir todos los mails que mando como si fueran las mismas cartas que se usaban en las épocas más románticas. Los tengo todos bien plastificados y archivados por fechas: los de mi mejor amiga, los de Tico, los del amor de verano de hace diez mil años...
Lo mismo con mis fotografías. Acumulo álbumes y álbumes sobre la estantería, que se van llenando de polvo, pero que me permiten recorrer cualquier pasado sin necesidad de ningún clic ni un mensaje que me diga que el archivo no ha sido hallado.
Kekita, alguien me ha robado el ordenador y con él media vida”, casi estoy segura, que un cuarto de esa vida media a la que se refiere es la que vivió conmigo, de ahí ese mensaje para recuperar las 3000 fotos plagadas de recuerdos en las que los dos todavía sonreímos aún sabiendo que el futuro era incierto.
Ahí estaba: Grecia, Turquía, Paris, Roma, País Vasco, Huesca, La Pobla de l’Illet, Tossa, El Delta del Ebro, Venecia, Portugal, Estados Unidos... junto con las mil anécdotas que contar de nosotros mismos.
¡Malditos ladrones! Es igual que cuando a uno le roban el monedero, lo que le duele no es que se lleven el dinero, sino la pequeña colección de tarjetas y fotos diminutas que había hecho y tener que volver a justificar mediante tanto papeleo la identidad.
Ladrón si tan sólo me hubieras preguntado, yo te hubiera dado el dinero. Robarle media vida a alguien es un delito grave, por que, qué nos quedara cuando la memoria falle y ni siquiera haya una pista de lo que fue todo aquello.

Comentarios

  1. guardo cartas de un amor que tuve con 18 años y que me dejó por otra en toda mi cara,como se le llama a eso?robar media vida tendría que ser considerado un delito muy grave,con pena de cárcel.Poder disfrutar los recuerdos de la vida es vivirla dos veces,pero claro,hay que elegir con cual quedarse.Un beso:)

    ResponderEliminar
  2. Rebe, me agradaria mucho me dieras tu opinion de algo q acabode publicar! gracias de antemano!

    ResponderEliminar
  3. Pues si, debería estar penado por Ley.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto lo que dices Rebeca, tus palabras me recuerdan a la gente que entrevistan después de un desastre natural y dicen "he perdido mis recuerdos", hoy por hoy no hace falta que ocurra eso basta con un simple fallo de un aparatito electrónico para privarnos de nuestros recuerdos. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego no hay derecho, pobre!!...Pero lo de acumular fotos me ha llamado la atención, porque me has recordado a un cliente que tenía que con cuatro duros dio la vuelta al mundo en un par de ocasiones, y le pedí que me enseñara fotos, a lo que me contestó: No hice ninguna foto ¿?, ¿Para qué?, ¿Para ponerme triste?, me quedo con las vivencias, no con el recuerdo...Y me dejó planchado, pero no me convenció...

    ResponderEliminar
  6. Que tarde llego eh? Ayer fue un día de esos en el que las manecillas del reloj van más rápido que tú, dándote patadas en el culo...
    Yo creo que lo peor de hoy en d´´ia no es sólo que pierdas cosas de forma tan fácil; es que ni siquiera sabemos lo que perdemos. Si se nos rompe el disco duro, probablemente ni recordemos la de fotos, videos, documentos que tenemos guardados y que a lo mejor ni vemos en años y de repente un día los descubres con una mezcla de nostalgia y alegría. Lo pero es eso, que a veces no sabemos ni lo que perdemos.
    Un abrazo, guárdalo en un cajón, como se hacía antes.

    ResponderEliminar
  7. S. ¡vaya ayer te adelantaste al creido de YANDROS, ja,ja! No creo que recordar sea vivir dos veces sino mirar el pasado con perspectiva para aprender de lo que hubo y cerciorarse de que fue real.

    MARIO realmente ¡malditos ladrones! ahora mismo me paso a leer eso que dices.

    NADIA no sé si la ley pena en función del valor de lo que robes, aunque en este caso ¿quién puede tasar lo que se perdió?

    RALPH desde luego nadie tiene que esperar a un terremoto, un incendio...para que un día su información personal desaparezca.

    DUNCA pues mira que a mí tampoco me convence lo de tu cliente. Yo no me pongo triste cuando miro las fotos, al revés, me ayuda a acordarme de detalles que casi había olvidado. Me encanta acumular fotos, de cada una de las personas y los lugares que decidieron convivir un tiempo conmigo.

    YANDROS, sí a veces hay días que deberían tener 30 horas en lugar de 24! guardadito en un cajón queda también el abrazo. No tengo ganas de perder más cosas.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que yo tengo muchísimas fotos también, pero he de reconocer que la mayoría están en el ordenador (así que a mi también me puede pasar lo mismo). Lo que ocurre es que a mi me gusta tenerlas pero no las miro. Soy de las pocas personas a las que le encanta tener multitud de fotografias para...¿no mirarlas? Las más importantes o que a mi me gusta mirar (que son unas 5 ó 6) las tengo puestas en mi habitación, con lo cual las veo todos los días, y, paradójicamente, es de gente que suelo ver asiduamente.

    En fin, que yo recuerdo a través de mi memoria (ya veremos el día que falle) no a través de visualizar fotos. Supongo que las tengo como algo testimonial para el día de mañana....para que las vean mis sobrinos, o hijos (si al final tengo) o nietos....o para que las tiren, que a saber al final que harán con ellas.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  9. GABI eso también es cierto, al final las que más nos gustan siempre las tenemos bien a la vista porque suelen representar a la gente que más queremos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Me ha llamado creído?
    ¿Por querer escribirte el primero?
    Ains, soy repelente pero no creído, a cada uno lo suyo!
    PD Los últimos serán los primeros asi que en este post será el último ajajaja

    ResponderEliminar
  11. pues si, me suena y no es tanto lo que te han robado, sino esos recuerdos que ya no están contigo...

    Mierda de ladrones!!

    ResponderEliminar
  12. YANDROS ¡qué conste que es con cariño! ja,ja ¡lo peor es que tampoco has sido el último!

    ABRIL pues entonces que te voy a contar, se le pone una penita a uno, cuando le quitan esas cosas.

    ResponderEliminar
  13. Que te crees tu eso. Seguiré escribiendo aquí aunque me cueste "media vida" jajajaj
    Así seré el último siempre
    Abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …