Ir al contenido principal

LA FAMILIA MATA


¿Quién dijo que la familia era lo más maravilloso del mundo? ¡Qué se lo digan a mi prima número 9! Que desde que decidió poner tierra de por medio con sus más cercanos y ser adoptada por los parientes sin lazos sanguíneos, vive renegando y tratando de marcar límites entre ella y su suegra.
Mira que yo adoro a mi familia, pero a veces ¡a veces sería mejor estrangularlos! Desde el día que mi tía, una mujer de más de 120 kilos ,a pesar de haberse sometido a la cirugía, con patitas de elefante, escote generoso y una fijación por todo lo que tenga que ver con el hábito sexual de cada uno; me hizo poner roja delante de mis amigos lanzando todo un arsenal de preguntas indiscretas, pensé que la familia cuanto más lejos mejor. Ella me achucho contra sus dos pechos enormes como cantaros y a punto estuvo de dejarme sin aire tratando de pedir disculpas. Un pellizquito en la mejilla y su risa maliciosa sabiendo perfectamente lo que acaba de hacer.
Lo mismo debió pensar William Patrick Hitler, primero cuando después de los avances de su tío en Alemania, vio el cielo abierto y decidió llegar lo antes posible para beneficiarse de sus favores. Pero Adolf, que renegaba de su familia, le dio un puesto de vendedor de coches y el hijo del hermanastro del Fuhrer frustrado se volvió para Londres y escribió un articulo titulado: “Porque odio a mi tío.” Con ese título queda poco espacio para la imaginación sobre cuales eran sus sentimientos.
Paddy inició toda una revolución en contra de su querido tito, en la que se incluyeron conferencias por todos los Estados Unidos y la decisión de enrolarse en el ejercito americano.
El chiste es fácil, una vez en la oficina de reclutamiento, el oficial con sorna le soltó: “encantado de verle, Hitler. Mi nombre es Hess.”
Con el paso del tiempo, cuando Paddy tuvo descendencia, el apellido desapareció.
Estas cosas son las que tiene la familia, te hacen sentir menos solo en el mundo, pero a veces algunos de sus miembros te matan.

Comentarios

  1. Tell me about it! Tengo una tía que sin ser ninguna sílfide me hostiga a más no poder por mi sobrepeso. Abajo los parientes molestos!

    ResponderEliminar
  2. ja,ja! sí eso también es típico de los familiares de este tipo! sólo ven la paja en el ojo ajeno!

    ResponderEliminar
  3. totalmente de acuerdo,hay familia muy pesada,pesadita y pesadiiiiiiiiiisimmma.Sobre todo cuando hay actos en los que tienes que poner buena cara por huevis y te preguntan algo supermolestoso,que contestas amablemente por no mandarlos a dónde picó el pollo.
    Un bsooooo

    ResponderEliminar
  4. Dímelo a mí, que vengo de familia numerosa por ambas partes, en la que hay gente maravillosa y otros... otros... en fín, mejor no definirlos. Pero es así, como el dicho: "en todas casas cuecen habas, y en la mía, calderadas".

    ResponderEliminar
  5. S. esa habilidad especial la suelen tener las tias y su insistente pregunta sobre si tú no te casas.

    CMQ si tienes familia numerosa por ambas partes, no hay nada más que decir, seguro que me entiendes perfectamente. A veces me hacen sentir la más afortunada del mundo con tanta gente a mi alrededor y a veces a algunos los mandaría directamente al exilio.

    ResponderEliminar
  6. Hablando de familia… ¿Cómo está mí Pepo?

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Ufff, menos mal que yo no tengo esos problemillas, todo perfect, casi siempre...

    ResponderEliminar
  8. Jajaja.. me ha hecho mucha gracia tu post!

    Me senti plenamente identificada.. pero a diferencia tuya "mi tio, el tarado" es delgado y alto.. una cosa asi como el flacucho de la pareja de idiotas.. y siempre.. SIEMPRE dice algo que te arruina la onda en los encuentros familiares...

    he pensado en exportarlo.. pero aun no se me ocurre como venderlo.. si hasta gratis seria ganancia!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Estoy preocupada,dónde está mi Yandritos?
    Ayyy cómo se le echa de menos:)

    ResponderEliminar
  10. Son las cosas de la familia Rebeca, a veces hacen un uso no muy adecuado de la palabra sinceridad y se olvidan de la palabra prudencia. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. te digo lo que digo siempre en estos casos dos cosas: en todas las familias cuecen habas...y los amigos los eliges ,la familia no puedes elegirla es la que te toca..
    un beso

    ResponderEliminar
  12. ESPERANZA, Pepo sigue bien, todavía no lo califico entre esos "familiares que matan" aunque a veces me desespera igual.

    DUNCAN afortunado tú! En las familias hipernumerosas siempre hay alguna oveja descarriada, por lo menos así es en la mía.

    SAN ¡uy, no me quiero ni imaginar lo que serían tu tío y mi tía en la misma familia!

    S. debe estar ocupado, mujer. Eso o esta frustrado por no haber sido el primero.

    RALPH ja, ja! sí, creo que eso es junto lo que les falla, la prudencia.

    KPA lo sé, lo sé y lo cierto es que no tengo derecho a quejarme en exceso por la que me ha tocado, sólo en esos momentillos.

    ResponderEliminar
  13. Frustrado yo? Jamás!
    Te ví el primero, mientras recorrías los blogs (método habitual) ya estaba preparado para tu nuevo post.
    Pero luego no pude leerte porque tenía un par de reuniones.
    Y luego decidí haceros esperar para hacerme el interesante. Si, es patético pero yo me divierto, como las piezas del ajedrez jajajaja.
    Muy divertido el post, por cierto. La gente que hace preguntas indiscretas se merecen que le respondamos con un ataque aún más indiscreto, lo que ocurre es que juegan con nosotros porque tenemos cierto sentido de la vergüenza ajena...
    PD Es que hoy quería ser el 13, no el 1 jajajajaja

    ResponderEliminar
  14. ya, ya YANDROS tú di lo que quieras, ji, ji!!!
    Mi tía se dejo la vergüenza junto con el cordón umbilical en cuanto nació, en cambio a mí el ginecologo me subministro una dosis casi letal de ella.

    ResponderEliminar
  15. mas se nom fossem assim também nom teriamos de que falar ;-P
    beijos

    ResponderEliminar
  16. LM JA,JA! eso es totalmente cierto ¿de qué íbamos a conversar entonces?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …