Ir al contenido principal

ICEBERGS


Mi instinto de supervivencia a veces me lleva a hacer cosas que no debería. Pero las dificultades que ya de por sí implican saber que los demás son icebergs flotando de un lado para otro, mostrando sólo un piquito afilado visto por unos ojos propios, escuchado por unos oídos concretos y entendido por mis principios, me hicieron, envuelta por los remordimientos , lanzarme al agua helada y tratar de bucear alrededor de la parte hundida del iceberg.
Después de pasarse el día cocinando esperando a que yo llegara de trabajar. Toto me obsequió con una cena catalana a base de: fideua, ternera con setas y fresas con nata, acompañado de un vino australiano, que yo no había oído en mi vida, pero al que él se había aficionado mientras vivía en Nueva York.
Lo cierto es que yo no tenía nada de hambre, pero hice un gran esfuerzo para compensar el suyo y me comí hasta la última miga a paso de tortuga. Él, incluso había tenido el detalle, de colocar pa amb tomaquet al lado de mis platos. Yo sonreí y trate de felicitarle sin resultar forzada, aunque me dolía el estomago de tanto comer.
Satisfecho por sus dotes culinarias y encantado de que el esfuerzo hubiera llegado a buen puerto decidió hacerme algunas concesiones. Entre ellas discutimos, su manía de presentarme como “una amiga” y pactamos que a partir de ese momento yo dejaría de llamarle “no novio” y los dos nos decidiríamos por el cursi termino de novios.
A las nueve y media escuché el despertador repiqueteando en la mesita. Toto se levantó y me anunció que volvería en una hora, su partido de tenis de los domingos era ineludible. Trate de mantener en medio de mi duerme vela un instante más los ojos abierto y acto seguido me gire contra la pared y deje que Toto desapareciera con su gorra de tenis y sus raquetas.
Entonces la imagen del iceberg surgió dentro de mí. Una extraña energía me hizo levantarme de golpe. Miré las estanterías y vi las fotos de su familia, todos sonrientes, todos muy lejos, cada uno en un país. Analicé los rasgos por separado y trate de encontrar parecidos, quizás alguna nariz coincidía y esa misma sonrisa que siempre se quedaba a medias.
Salí de la cama y recorrí toda la casa. Observé el desorden de la cocina, la ropa tendida, los detalles que reposaban en la mesa, los libros que leía, la forma de dejar las toallas. Y así, sin saber a ciencia cierta lo que buscaba me deje llevar por la curiosidad. Abrí un cajón y no encontré nada: pastillas para la tos y alguna factura, en el de abajo, un cargador.
Era evidente que si tenía algo que ocultar no iba a ser tan necio de dejarlo a mi alcance. Las cosas habían cambiado, al principio recordaba haber visto unos polvos de maquillaje en el mismo cajón que ahora abría, pero claro, eso había sido al principio.
Volví a la cama. Desde luego no me sentía orgullosa de mí misma y menos de haber buscado algo que rompiera el equilibrio o me acercara un poco más, pero yo sólo quería no ser igual que todo el mundo, yo no me conformaba con 1/10 de las partes, al menos quería acceder a una más de las 9/10 que seguían sumergidas bajo el agua.
Lastimosamente los icebergs somos así, vamos dejando ver nuestros pedacitos de hielo de forma progresiva, al tiempo que baja el nivel del agua, eso sí, esperando siempre que pase y cambie el tiempo.

Comentarios

  1. 1/10 parte. Eso es lo que se ve de un iceberg. De algunas personas se ve incluso menos.
    Pero Rebeca, no quieras bucear muy aprisa, las cosas requieren su tiempo, si te hacen concesiones disfrútalas y no vayas a por más inmediatamente, ¡avariciosa! jajaja
    Poquito a poco, como el peón del ajedrez, y tarde o temprano te convertirás en reina...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí! por cierto ya tengo pensado tu premio! me he decidio a cumplir todas las promesas esta semana, ja, ja!!!

    ¿1/10 parte? yo tenía entendido que 3/4 partes permanecían hundidas, así que al final me he hecho un lío tremendo con las fracciones, el un cuarto y todo eso.

    Tiempo al tiempo ¡si es que a veces me puede la poca paciencia!

    ResponderEliminar
  3. Curiosa entrada la tuya. No por lo que dices que hiciste... sino porque digas que lo hiciste.

    Rebeca... Twelve points.

    ResponderEliminar
  4. Mira q pr andar con malos calculos se hundió el Titanic (a ver si aparece pr arte de magia el bloguero!) Si Toto va lento es mejor a q no haya progreso no? dudo mucho q no sepa apreciar lo q tiene, xq de ser así, menudo lío q se le puede armar! dicen q no valoramos lo q tenemos hasta q lo perdemos pero igual de nada vale llorar sobre la leche derramada!

    ResponderEliminar
  5. Uy sí! TITANIC, no debería haberlo dicho, dice tan poquito de mí!!! Es que me pudo la curiosidad y mi falta de seguridad tan tonta que a veces me domina, pero bueno, todos tenemos cosillas que corregir.

    ResponderEliminar
  6. MARIO bueno cada cosa tiene su ritmo, aunque a mí me desespere a veces, y él no me ha hecho desconfiar ni nada, soy yo la que con mi afán de saber, de descubrir, de curiosear y de hacer las cosas mucho más mías, me deje llevar por el chafarderismo ¡si me hubieran pillado me hubiera muerto de la vergüenza!

    ResponderEliminar
  7. Yo hubiera hecho lo mismo.Curiosear es lo mío.Aunque a veces no me guste lo que encuentre.Seré un iceberg?qué tiempo ni tiempo!no hay tiempo que perder cuando te gusta alguien.
    Yandros te vamos a raptar y vestirte de mariachi,que lo sepas.

    ResponderEliminar
  8. Mario: Predictor
    Rebeca:Cotilla
    S: Delincuente
    Titanic:Hundido
    Que familia por dios, menos mal que estoy aquí para poner un poco de...¿orden? Puarg...
    En otro "orden" de cosas, a la verdadera bridget jones la hubieran cazado con las manos en la masa, o en el cajón. Y todo por no contentarte con tu felicidad momentánea, necesitas buscar algo que te baje de la nube ¿eh?. Ains, léete mi última entrada y sabrás que todo el mundo tenemos derecho a conseguir cosas!
    Saludos gélidos como un iceberg. Por cierto voy a mirar lo del 1/10 a ver si he metido la pata!

    ResponderEliminar
  9. Lo siento no he podido evitarlo:

    Para que el iceberg esté en equilibrio debe haber una sumatoria de fuerzas=0, es decir que el peso del iceberg (densidad por volumen por gravedad) es igual a la fuerza de empuje del agua hacia arriba (densidad del agua salada por volumen del agua desalojada por gravedad), es decir:
    Dic*Vic*g=Das*Vas*g. Según el principio de Arquímedes, el volumen del agua desalojada será igual al volumen de iceberg sumergido, ya que este volumen ha "desplazado" al agua que había en su lugar. Despejando:
    Vas=(Dic*Vic)/Das. La densidad del hielo es aproximadamente 0,93 y la del agua salada 1,03, por lo que Dic/Das es 0.93/1.03=0.9, y por lo tanto Vas=0.9Vic. Es decir, que el volumen de agua desalojada que es lo mismo que el volumen del iceberg sumergido, es el 90% del volumen total del iceberg.
    O sea, que 9/10 están sumergidos y 1/10 a flote, excepto que hubiera icebergs en el mar muerto que alli el agua salada es la hostia de densa claro
    Siento esta frikería en tu blog Rebeca.
    Saludos no me tiréis tomates!

    ResponderEliminar
  10. S. ¡suerte que no soy la única chafardera! es me hace sentir un poco mejor. Me uno a tu amenaza ¡Yandros tiembla!

    YANDROS ¡vale lo asumo, soy una COTILLA! suerte que no soy 100% Bridget y me ahorré lo de ser pillada in fraganti.

    Ya sabes que lo de disfrutar el momento, no es lo mío ¡qué le voy a hacer!

    En otro orden de cosas ¡So freaky! ¡menuda clase de física! yo creo que si divides un iceberg en 4 partes o en 10 y dices que una parte esta a flote, estás diciendo lo mismo, o sea: si se ve 1/10 o 3/4 partes están hundidas y flota una, es lo mismo ¿no? ¡estás volviendo a tus tiempos del inhalador!

    ResponderEliminar
  11. Rebeca,no se hasta que punto puede ser bueno esto de curiosear,creo que no tenemos remedio.Seguiremos rebuscando aunque lo que encontremos duela?
    Tomates no,pero huevos sí niño repelentoso!a saber qué has dicho con tanto Arquimides,deja ya de chupar peyote.

    ResponderEliminar
  12. Si pero 1/10 no es lo mismo que 1/4!
    Esto te pasa por metaforear con la ciencia jajajaja
    Vamos, que hay más oculto de lo que creemos.
    Peyote?
    Que ez ezo?

    ResponderEliminar
  13. Rebeca! he estado ausente algun tiempo del blog, pero es lindo encontrar su comentarios en el mio, prometo ponerle al dia con los post y comentar cada uno de ellos, es un verdadero placer leerte!!!

    Besotes!
    Jo

    ResponderEliminar
  14. Mejor despacio y con buena letra. Disfruta de la felicidad que tienes.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  15. Rebeca la verdad que nunca había comparado a las personas con iceberg pero ahora que lo cuentas tú me parece una comparación de lo más acertada. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. que curiosona , hay veces que hay que darle tiempo al tiempo... ¿o no?

    ResponderEliminar
  17. Las cosas de resultar, se darán solas. Un viejo proverbio lo dice: tiempo al tiempo...

    En fin. Interesante escrito, me imaginé husmeando entre sus cosas; ¿Buscaste sobre el armario? Yo dejo algunas cosas ahí ;-)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Yo hubiera actuado igual y pienso igual que tú, ¿Te sientes mal por mirar unos cajones?, para nada eh?, la verdad es que en esas situaciones te mantiene tu instinto respecto a tu pareja, besotes y miaauss!!

    ResponderEliminar
  19. S. a veces no es muy bueno curiosidad, espero que no te pase como a mí, que a veces encima suelto la información encontrada como si tal cosa, poniéndome en total evidencia.

    Sobre YANDROS creo que se merece algo más que tomates y huevos ¡xdios!

    YANDROS, ni idea de lo que es peyote ¡eso te pasa por metaforear con las letras, parece que aquí S. sabe más que tú, je, je!

    Vale aceptamos barco 1/4 no es lo mismo que un 1/10.



    JOSEFINA, lo mismo digo!

    GABI, por supuesto, más vale tomarselo todo con calma y dejar que el tiempo actue.

    RALPH Ojalá hubiera sido invención mía, pero creo que ya apunto eso de los iceberg algún psicologo por ahí antes que yo.

    KPA, sí, en realidad, creo que la mayoría de las veces.

    JAVI, ja, ja, gracias por tu pista ¡se me olvidó buscar ahí!

    DUNCAN yo creo que fue más bien un acto vandalico y morboso, porque no tenía ningún motivo para sospechar, pero mira, quería saber, saber y saber, y ya se sabe lo que dicen sobre los gatos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …