Ir al contenido principal

EL FRÁGIL CORDON UMBILICAL


Me he pasado toda la noche soñando que tenía un bebe en los brazos al que tenía que proteger. Al abrir los ojos estaba acurrucada en mi lado de la cama con todo el edredón como si fuera un saco de dormir en posición fetal. Dos segundos para pensar que tal vez se ha despertado mi instinto maternal, otro dos, para descartarlo.
A rastras voy hasta la cocina y preparo un café más bien flojo que cargado. Enciendo la tele, la oferta de las once de la mañana es bastante limitada, pero aún así las voces de la caja tonta me acompañan y me hacen sentir más reconfortada.
De repente me parece que algo se ha roto y se ha perdido. Los sucesos hacen cola uno tras otro, hablando de madres que abandonan a sus hijos.
Si el niño sólo tiene 6 años, su madre se fue a Marruecos con el hermano mayor a poner una peluquería y no ha vuelto” “la madre dejo al niño de dos años solo porque acababa de divorciarse y pensaba que el marido podía tener una nueva pareja y se fue a perseguirlo” “los lloros fueron los que alertaron a sus vecinos.”
Me imagino unos hilos gruesos, rosados y fuertes a modo de cordón umbilical, que poco a poco empequeñecen y se vuelven finos hasta desaparecer.
De un lado la biología que dice que los lazos entre madre e hijo son prácticamente irrompibles, del otro la vida real, que pone en duda otra vez a la psicología y al modo de actuar tan particular de cada uno. Y de mi parte el corazoncito roto viendo a esas criaturas abandonadas a su suerte, creciendo desprotegidas, creyendo que no son importantes para este mundo porque un buen día alguien tuvo la desfachatez de decirles que no los querían.
Y sin embargo, no voy a ser tampoco yo quien les acuné, quien les canté para alejar sus temores, quien les cure las miles de heridas que serán trascendentales para manejarse con los problemas del futuro, no voy a ser yo quien les diga “que les quiere”, aunque mi parte compasiva lo hace.
No elegimos a nuestros padres, tampoco nuestras oportunidades. Lo único que elegimos es la forma de enfrentarnos a esta vida, a veces tan desagradecida, con nuestras cartas. Ojalá esos niños entiendan que el mundo “sí los quiere”, que aunque tenga rota el alma, todavía pueden encontrar un lugar acogedor en esta vida.

Comentarios

  1. "No elegimos a nuestros padres, tampoco nuestras oportunidades."
    Genial frase, porque en muchas ocasiones he discutido acerca del azar, suerte, destino o como quieras llamarle, y siempre he dicho lo mismo: el azar juega un papel menor del que creemos a lo largo de la vida, excepto al principio, donde el seno de la familia, el momento histórico y la situación geográfica determinan ya de por si las oportunidades que puedes tener. Luego ya se trata de jugar tus cartas y equivocarte o acertar, pero eso ya depende de ti y no del destino, o de situaciones que no habías previsto. Elprincipio es pura suerte, y algunos, como nosotros, han tenido más que otros.
    Pasas del Salvador al cordón umbilical previa parada gélida en un iceberg, después de habernos sumergido en la idiosincrasia de las apariencias...desde luego lo tuyo es una cabeza en continuo estado de ebullición!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que estamos locos, No sé si sabrás del caso ese del niño nigeriano cuya madre decía que no podía hacerse cargo de él y unos padres lo adoptaron y ahora, casualmente, la madre biológica, como "gana puntos" para obtener una vivienda de protección oficial pues sí quiere al niño.
    Sin palabras.
    Un rampybeso

    ResponderEliminar
  3. ya te raptaremos ya,Yandros:P
    Rebeca,tambié he soñado eso,será nuestro reloj biológico?no entiendo como se pueden abandonar a los hijos,con todos los métodos que existen hoy en día para no tenerlos.
    El instinto maternal se me pasa cuando voy a casa de mi hermano que tiene 3.dos mellizos de 3 y uno de un año,que te parece,te apuntas a ir a su casa cuando nos entre el instinto?veras como se quita tó.

    ResponderEliminar
  4. A día de hoy nunca he soñado ni con bebes ni con niños....así que por regla de tres creo que mi espíritu maternal está muy perdido...vamos, casi inexistente. Y digo casi, poque nunca se puede decir de este agua no beberé.

    Lamentablemente hay muchos casos como ésos. Es una pena que dejen desamparadas a criaturas que nunca pidieron venir a este mundo. Ya que las traen, al menos que las cuiden.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. YANDROS sí supongo que mi mente salta de una idea a otra de forma incontrolable y al final acabo por mezclar toda la información o olvidarla de forma fulminante.

    Estoy convencida que algunos somos mucho más afortunados que otros sólo por el hecho de nacer en lugar concreto. Que hubiera sido de nosotros si por ejemplo hubiéramos nacido en Etiopia ¿cuál seria nuestra esperanza de vida? ¿nuestras enfermedades? ¿estarían con nosotros nuestros padres? Tengo que volver a recurrir a Violeta Parra y darle las gracias a la vida.

    RAMPY, para que se te parte el alma en cuatro partes y no en dos. Querer un hijo sólo por interés no por amor, es algo que mi mente no puede comprender.

    S. ¡bendito tu hermano y tu cuñada! es para eliminar el instinto maternal de aquí a la eternidad. A mí es que los niños me gustan un ratito y luego necesito mi total libertad. Mi barrera "maternal" estaba en los 30, ahora irremediablemente lo tendré que subir hasta los 35.

    GABI yo tampoco había soñado nada de esto, es más, en el sueño ni siquiera el bebe era mío, era el hijo de mi amiga y ella caminaba a mi lado dejándome hacer ¡qué cosas más raras! de momento descarto ese deseo de ser mama pero como a ti me indigna que quien deseó tenerlo abandoné lo que obtuvo, y quien no lo quería, como bien dices tenía medios a su alcance para evitarlo.

    ResponderEliminar
  6. Oye, hablando de paternidad, ¿no habeis visto los pollitos de mi alfeizar? ¡son dos!. Rebeca, con video y todo, puedes ver como se dan calorcito y se picotean cariñosamente. Y se te llena la boca de saliva oye

    ResponderEliminar
  7. Deberían de hacer un exámen psicotécnico para permitir tener hijos...

    ResponderEliminar
  8. El mundo es tan complejo que se pueden dar imágenes tan antagónicas como padres que quieren tener hijos y no pueden y padres que los tienen y los abandonan. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Estoy con Ralph; Dios dá pan a quien no tiene dientes... y otros queriendo con toda su alma y nada. Tener un hijo es algo para lo que uno debe estar preparado y tener tiempo que dedicarle; en los tiempos que corren... buff
    Yo tengo en mi blog un par de videos de un juez de menores, totalmente recomendado para los que son papás o quieren serlo (publicado el 27/03/09). Un saludo

    ResponderEliminar
  10. me alegro de que te de tiempo a soñar... creo que a mi me viene el tiempo justo para dormir ...ja ja... de todas formas la gente esta desquiciada, y no tienen porque pagarlo los mas debiles

    un beso

    pd: que suerte ver los anuncios de las once de la mañana ... jo .... ja ja ja

    ResponderEliminar
  11. Uff, si que somos afortunados, a mi parecer, y lo de tu instinto maternal descartado, es que me ha hecho sonreir, jeje, ya me gustaría a mi ser papá...Sniff!! :-( Besotes y Miaausss!!

    ResponderEliminar
  12. JAVI Enhorabuena, son un encanto, a este paso te van a tener que dar el carnet de familia numerosa.

    TXISPAS esta claro que no todo el mundo esta preparado para tenerlos, visto lo visto.

    RALPH todo el mundo ansia lo que no tiene, por eso a veces la vida se vuelve injusta.

    DUNA trato de entrar en tu blog, pero se me queda colgado el ordenador, se me abre el corrector ortografico y tengo que volver a reinicar el explorer, supongo que será cosa de mi cacharro anticuado.

    KPA seguro que sueñas sólo que no te acuerdas, yo sólo lo hago de forma difusa.
    Lo de la suerte según se mire veo lo de las once de la mañana y me pierdo todos los principios de las series que empiezan a las diez y los partidos de fútbol.

    DUNCAN bueno, descartado, sólo de momento. A saber con que me sorprende el día de mañana, de momento sigo dándole gracias a la vida por haber nacido donde lo hice y tener todo lo que tengo. MIAUUUUUU!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …