Ir al contenido principal

QUE IMPERE EL SILENCIO


Por esas curiosidades de la vida dicen que Einstein no habló hasta los 3 años, cosa que durante un tiempo tuvo a su micromundo en duda bajo la creencia de que probablemente el niño debía tener algún problema de retraso. Qué lejos estaban los que pensaban conocerlo, de lo que Einstein sería en esta vida, y no sólo en la suya, sino en la de toda la humanidad.
Una mañana, su madre preparó como siempre el desayuno, pero esta vez no tuvo la precaución de dejar la leche en su punto, en lugar de eso el líquido blanco quedo humeante y probablemente cubierto por una capa de nata por el súbito hervido. Einstein, con sus manitas de niño delicado, se la acercó a los labios y acto seguido espetó: “la leche está demasiado caliente”.
Sus progenitores se miraron sorprendidos, no porque él hubiera soltado una obviedad, nadie se sorprende porque otro manifieste que tiene frío, que el cielo es azul o que la hierba es verde, no. Esos padres se quedaron con la boca bien abierta al escuchar las primeras palabras de su hijo, nada de monosílabos, una frase bien hecha con su sujeto y su predicado que manifestaba un atributo certero de la leche.
“¡pero hijo! ¿por qué no has hablado hasta ahora si podías hacerlo?” “porque hasta ahora todo estaba perfectamente en orden.”
Quién sabe, tal vez la anécdota, sólo sea un producto de la invención humana, para hacer un poco más grande algún genio, pero a mí me permitió sacar otra conclusión cuando alguien me dijo: “estás muy callada”. Es que a veces sobran las palabras, y si no tengo nada que decir, entonces que impere el silencio.

Comentarios

  1. Historias y leyendas a parte, que verdad tan grande es que hay muchas personas que no aprendieron el proverbio chino ese de que si tus palabras no pueden mejorar el silencio, mejor quédate callado.

    Además si nacemos con dos orejas por una sola boca, será que tenemos que escuchar mas que hablar o que?

    ResponderEliminar
  2. Muy sabio tú, no había caído en esa realidad de dos orejas y una sola boca, la verdad es que muchas veces, escuchar queda como una asignatura pendiente.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la anécdota, da que pensar.
    Estoy con El Titanic, muy cierto.

    ResponderEliminar
  4. Que bonita anécdota, ya sabrás cuando corresponde romper el silencio Rebe!

    Por cierto que atinado comentario Titanic!

    Saludos desde El Salvador!

    ResponderEliminar
  5. TXISPAS primero como esta apuntito de llegar tu cumpleaños, me adelanto para desearte muchas felciidades, y segundo, bueno creo que Titanic lo ha dicho todo.

    MARIO, supongo que sí, que hablaremos cuando haya algo importante que decir o por el entretenimiento de no decir nada y a la vez mucho, que eso también pasa de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  6. Pues, como tienes razón, no hay más que decir. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Yo siempre digo que cuando estás tan a gusto con una persona puedes estar al lado suya durante mucho tiempo sin decir nada y no tienes esa sensación molesta de cuando no conoces a alguien y te quedas al lado suyo en silencio.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  8. Hola Rebeca!
    El Profesor de matemáticas del instituto de Einstein dijo que "nunca sería nada en la vida".
    A ese le sobraba la boca del proverbio de Titanic y le faltaban siete orejas al menos.
    El silencio está infravalorado, quizás porque cuando alguien está muy callado parece estar sumido en sus pensamientos, y eso nos asusta o nos llama la atención. ¿Porqué? Porque intuimos un pensamiento al que no podemos llegar. La palabra es tangible, el pensamiento etéreo. Y escapa a nuestro control. Y para completar la frase de Titanic, no sé si es un proverbio o una cita, pero era algo así como "Uno es dueño de sus pensamientos y esclavo de sus palabras".
    No sé si era "pensamientos" o "ideas", pero al caso es lo mismo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Casi siempre los silencios comunican mucho más que las palabras, aunque a veces nos aterre la idea de escuchar esos silencios.

    Besitos nena.

    ResponderEliminar
  10. Estoy de acuerdo. Dicen que una imagen vale mas que mil palabras no? Y si ni a veces cn la imagen no vale es porque realmente la situación no da a mas...
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Hay un proverbio árabe parecido que dice: No abras la boca si no es para expresar algo más bello que el silencio.
    Un rampybeso
    Rampy

    ResponderEliminar
  12. Hola!! Que tal? La anecdota es muy buena... Y es que es verdad, para qué hablar si no se tiene nada que decir... todos deberiamos aplicarnos el cuento... Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. CMQ, pues entonces lo dicho, que impere el silencio.

    GABI, esas ocasion el silencio se convierte en toda una conversación.

    YANDROS, no me había dado cuenta de lo mucho que nos afecta el parecer del otro, hasta el punto que nos genere miedo el que no usa demasiadas palabras porque nos parece que lo conocemos menos.

    Así es uno acaba siendo el esclavo de aquello que dice, aunque sólo él domina su pensamiento.

    ESPERANZA, un silencio en según que momentos vale más que todas las palabras del mundo juntas.

    TRASTO, como suelen decir: a buen entendedor pocas palabras bastan, e incluso, en este caso, ninguna le basta.

    RAMPY, creo que lo he escuchado en la canción de Manolo García y me parece una frase preciosa y muy cierta.

    SARA, pues sí, hay gente que necesita hablar por los codos para decir absolutamente nada.

    ResponderEliminar
  14. Y sin querer el amigo Yandros mencionó el mensaje que adorna la cabecera de mi blog! :p

    ResponderEliminar
  15. Pues ahora que lo dices, ya decía yo que me sonaba haberlo leído por ahí...en todo caso aunque se repita, no deja de ser una gran verdad.

    ResponderEliminar
  16. Interesantísima esta historia, la verdad nunca la había escuchado.

    Sabes Rebeca yo hablo mucho pero no en exceso hasta que canse o aburra y el día que no tengo nada que decir todos me preguntan te pasa algo y les respondo no, es que hoy sólo me estoy limitando a respirar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Que conste que hablar también es necesario! un poquito de todo para endulzar la vida: unas cuantas palabras, un silencio comunicativo...y todo en su justa medida, tal y como tú eres ROMAYRIS.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …