Ir al contenido principal

LAS VUELTAS DE LA VIDA


Ayer busqué a mi consejera número uno nada más llegar al hospital. Después de una semana de vacaciones había muchas cosas que contar y ganas de escucharla.
Carmen estaba en medio del control, la miré a los ojos con un signo de interrogación en la cara: “¿Por qué no está? ¿No ha venido?” “Esta de baja” . Poco a poco, ligando cabos y comentarios, pude hacerme una idea del motivo y me inundo la tristeza.
Mi consejera número uno, es una mujer alegre, que siempre tiene una respuesta y cree poseer verdades absolutas, con una inteligencia brillante, y unas ganas de trabajar y demostrar su valía que en poca gente he visto, sin remordimientos por no tener afán de superación, orgullosa de su vida tranquila, encantada de que sea sencilla. Convencida de que en su mano siempre se leyó la marca de la buena estrella que le acompañara por siempre: “todo bueno, todo bueno, a mí siempre me dicen todo bueno.”
Me senté en una silla, me quedé pensando en cuando me corroía la envidia por su vida fácil y sin sobresaltos. Yo decía: “que afortunada es ella que no tiene problemas, mientras yo me muero de la tristeza ¿Por qué no puedo tener yo la misma vida?.”
Mi teléfono parpadeó, mi mejor amiga quería comunicarse conmigo. Le conté los últimos avances de mi vida, el como las cosas mejoran con pasos lentos pero firmes, y ella que nunca había dicho nada por primera vez lo soltó: “ahora la que estoy mal soy yo, no quiero hablarlo por teléfono, pero no me reconozco, este ánimo no es el mío, demasiadas circunstancias que ya te contaré.” Me quedé sin aire, si alguna vez tuve envidia debería haberla digerido bien, me di cuenta de otra obviedad: de los giros de la vida, de la aparente concha de felicidad que nos envuelve pero que esconde algo más profundo, de cómo nadie se libra de los problemas, de las dificultades y de cómo uno se hace afortunado a sí mismo, creyendo que lo es y tirando hacía delante al poner en la balanza el peso de lo bueno y contrarrestando el peso de lo malo.
Ella me lo dijo: “soy yo la que te envidia.”

Comentarios

  1. Pues sí, todos tenemos problemas y cada uno en su casa y su vida tiene sus pequeños o grandes contratiempos. La diferencia entre unos y otros es cómo los afrontamos. Posiblemente esa mujer siempre los ha tenido pero al ser una persona positva lo que irradia a los demás es una imagen que tal vez no se corresponda con la realidad.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Cierto es, la vida da muchas vueltas, la Tierra todos los dias una, ¿sera por eso?.
    Es una máxima que te permite no caer en la profunda tristeza cuando estas mal, pero que también te recuerda que la gloria y la felicidad son producto de un momento, que un segundo puede cambiar todo. Y todos, todos absolutamente todos debemos pasar por los giros de la vida. Así que mal que les pese a nuestros amigos vaticanos, es cuestión de relativizar.

    ResponderEliminar
  3. Bien dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, tu añorando algo que ella tenía y ella exactamente lo opuesto!


    PS Dos partidos nos separan de Roma!

    ResponderEliminar
  4. GABI, supongo que es muy fácil idealizar la vida de los demás y creer que nadie puede estar peor que nosotros, aunque eso no tenga nada de racional.

    Y es cierto, mi consejera número uno, hace creer que todo en ella es perfecta por su actitud, es más una vez, que quedamos para comer varias, todas nos quejamos y ella al final soltó: "Ay, que ver soy la que más problemas tengo y la que está más feliz"

    TITANIC, un gran ejemplo el de la Tierra, si ella gira como no va a girar nuestra vida. A veces se nos olvida lo relativo de las cosas de la vida, por eso hay que aprender a disfrutar cada momento, los que hoy están arriba mañana estarán abajo y al revés.

    MARIO, si es que a veces somos tontos, envidiando la suerte del otro y el otro la nuestra, deberíamos mirar más hacía dentro y olvidar lo de fuera.

    ¡Ese Barça me tiene loca, ayer estuve buscando excusas sin parar para entrar en las habitaciones de mis pacientes y quedarme un buen rato para ver cachitos del partido! ¡la copa tiene que ser nuestra!

    ResponderEliminar
  5. Nadie es feliz todo el rato, y todos tenemos problemas, algunos realmente graves y otros menos. La diferencia estriba en cómo nos tomemos la vida y sus vueltas, aunque a veces sean como tornados...

    ResponderEliminar
  6. Cuando uno está acostumbrado a las subidas y bajadas de la vida, influyen un poco menos, pero las personas que siempre han tenido una vida llana, sin sobresaltos (sobre todo negativos), ésas personas son las que peor lo pasan en el momento que la tortilla da la vuelta o se inclina hacia otro lado. Espero que sepas aconsejarla bien, pero la envidia es mala, nos hace no valorar lo que tenemos, nos hace vivir nuestra vida deseando lo de los otros, sin saber qué es lo que realmente tienen los otros.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Mi abuela (Quien es un referente de sabiduría para mí) Suele decir.

    ¡Cada quien sabe las goteras de su casa!

    Yo, prefiero envidiar talentos, porque las vidas, cada una esconde sus placeres, dolores, y colores.

    Más besos rosita, ahh y este año ganará el Barça al menos la de aquí, es lo que toca en este negocio ajajaja.

    ResponderEliminar
  8. CMQ supongo que también hay que aprender a combatir esos tornados y ser más realistas con lo que uno tiene y lo que cree que desea.

    TXISPAS, lo mío era una envidia sana, me alegraba por ella, pero ahora me hace sentir un poco iluso de no haberme dado cuenta de que el que parece más feliz no quiere decir que tenga las cosas más fáciles. Yo soy del grupo de la vida líneal y sencilla, así que supongo que tienes razón, un pequeño problemilla y yo ya me sentía como la más desgraciada del universo y más allá.

    ESPERANZA, las abuelas siempre son sabias y conocen a simple vista muy las goteras de las casas vecinas. Más me valdría hacer como tú y ponerme a envidiar talentos en lugar de vidas.

    ¡pues que se cumpla la predicción pequeña brujita! ¡Barça Campió! (este año no sé que me ha dado a mí con el Blaugrana)

    ResponderEliminar
  9. Las vueltas que da la vida, es increible...

    ResponderEliminar
  10. ja,ja, acaba de venirme a la mente la canción de: "sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas..."

    ResponderEliminar
  11. Así es la vida, en un momento tu ánimo está en lo más alto y crees que puedes comerte el mundo y en un instante todo cambia y cual montaña rusa te encuentras con el mundo al revés. Triste pero cierto. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Todos tenemos nuestros problemitas sólo que unos los tenemos más grandes y otros más pequeños. Esta es la vida un día unos suben y al otro día bajan.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Unos mas y otros menos ero al fin y al cabo todos tenemos nuestros problemas y nuestras cosas...
    Una persona puede aparentar ser super feliz por fuera, o estar forrado de pasta o mil cosas y sentrise super infeliz...cosas de la vida...
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Y además Rebeca, nos asusta ver como la tierra firme se tambalea, como la roca se agrieta, como lo eterno se acaba...
    Es decir, nos asusta cuando alguien que siempre creemos de buen humor e inasequible a los varapelos de la vida se tambalea, porque entonces nuestro punto de referencia lo hace con él.
    Un saludo, genial entrada!

    ResponderEliminar
  15. RALPH, ese el riesgo que asumimos desde el primer días, subir y bajar montañas de vértigo.

    ROMAYRIS, pues sí, nadie se libra de tener que lidiar de vez en cuando con algún problemilla o problemón.

    TRASTO, al final, como siempre, las apariencias engañan.

    YANDROS, eso también es cierto, más triste me puse al saber que quien padecía era alguien a quien yo consideraba intocable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …