Ir al contenido principal

CLEMENTINA


Clementina vive en un pueblecito del interior, a penas deben haber cien habitantes en esa villa de casas bajas, ladrillos amarillos y reposos eternos junto al río. Antes de enviudar ya el negro era su color favorito. Nadie notó que sus cabellos empezaban a canear porque ya se dio ella pronta prisa en cubrirlos con un pañuelo desde su más tierna juventud.
Desde siempre los días se le pasaban en un ir y venir de rutinas, de faenas duras que ponen en duda la fuerza bruta del hombre, cuando hay todavía lugares recónditos donde las ropas se lavan en el río, se frotan con cepillos de cerdas gruesas y se escurren con los brazos; donde no existe el agua corriente, y entonces se obliga al que aún piensa en la higiene a hacer viajes con garrafas anchas para cargarlas de agua, calentarlas a fuego lento y darse prisa en frotarse las zonas más importantes no sea caso que el entretenimiento temple demasiado rápido el agua hervida.
Clementina fiel a sus principios no dejo ni un solo domingo de acudir a misa, sin contar las innumerables: misas de difuntos, misas de cuaresma, misas del gallo y misas por sacramentos.
El cura con su sabiduría gracias a la información acumulada tras tantos secretos de confesión, se convirtió en una asiduo a sus tardes con galletas y vasos de leche, junto con otras damas muy similares a Clementina.
Ella vivía encerrada en el pueblo, aunque no su descendencia que en cuanto pudieron huyeron de un futuro poco prometedor rodeados de campos y ganado, donde lo único que quedaba esperar era una nueva puesta de sol.
Por Semana Santa, su hija la llamó por teléfono: “Anda mama, vente aquí ¿Qué vas a hacer tú allí sola? Aprovecha que tenemos vacaciones y ves a tus nietas”. Clementina cogió su maleta y el primer tren a Barcelona.
Sin embargo, la visita fue corta, nada más llegar y dirigirse a su habitación (recién reformada para tan importante ocasión). Clementina sin deshacer su maleta, tras una primera observación a las paredes lisas, salió corriendo en busca del primer tren que la devolviera a su villa, ofendida por haber descubierto el peor agravio de su hija: el crucifijo que tenía que ocupar su lugar en aquella habitación, y que tan bien le recordó a la pecadora de su primogénita había desaparecido, e indignada por la ofensa que imperaba en aquel cuarto, pensó que mejor volvía a donde se encontraban sus santos, a la espera que la hija ,presa de la culpa, expresara su redención y volviera a poner a Cristo en el sitio que le correspondía.

P.S.: La historia es verídica, aunque su protagonista no se llame realmente Clementina.

Comentarios

  1. Grandes mujeres con creencias que las hacen esclavas en vida.

    Al menos para ellas esto sólo es un sitio de paso y creen que en el otro lado serán mucho más felices.

    Me ha gustado mucho la verídica historia.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. YA sabes mi opinión al respecto, o al menos la intuyes.
    La gente se pierde grandes cosas en la vida real por una hipotética realidad futura.
    Entendemos a Dios, al menos como lo suele concebir la mayoría de los humanos, como un ser que nos otorgará justicia al final de los días si considera que lo merecemos. Claro que las reglas las han impuesto los humanos, por mucho que algunos se empeñen en lo contrario.
    Yo no creo en ese Dios. No me convence. Si existe un dios escapa a nuestra comprensión así como la célula no puede entender el cuerpo humano del que forma parte. Y desde luego no va a preocuparse por la individualidad de cada uno, sino por el colectivo. Solemos ver un hormiguero en el suelo pero no una hormiga sóla a menos que nos fijemos.
    Puedo entender a la gente mayor con convicciones férreas porque es lo que han vivido. No entiendo sin embargo a las nuevas generaciones que se rasgan las vestiduras si no te casas por la iglesia, aunque con ello sea menos hipócrita con esa iglesia que si te casas por ella por inercia.
    Pero lo que tengo claro, al menos por ahora es que si Dios existiese me juzgará por mis actos y no por mis creencias.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Me la creo fehacientemente porque tengo alguna que otra Clementina en mis alrededores, que aún creen que los gatos son amigos del diablo y que una casa debe estar presidida por un enorme cricifijo que nos recuerde a diario lo pecadores que somos...Un besote Reb!!

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que hay gente para todo, gente creyente, otras no tanto...
    En este caso, yo sinceramente me hubiera ido si hubiera vito un crucijijo encima de mi cabezal de la cama y no al revés...jeje, totalmente lo respeto eh? aunque no soy creyente y porque negarlo, los cruzifijos me dal un poco de yuyu...
    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. vivir en el futuro incierto es perderse el presente...

    ResponderEliminar
  6. Fascinante Clementina, de carácter me gustan las personas así. No somos nadie, cada quien es dueño de sus creencias. Para mí esa es la verdadera libertad.

    Todo entra en el saco de la relatividad individual.

    Besos (No me he caído de la cama, tengo mil cosas que hacer esta mañana deberías venir a ayudarme jejeje)

    PD: Cuéntanos más historias así, estas son mis favoritas las de gente de verdad.

    ResponderEliminar
  7. GABI a veces a mí también me da la impresión que esas mujeres se olvidan de vivir esta vida, aunque tampoco ellas se muestran infelices por vivir como viven, así que las respeto, nadie sabe lo que nos espera al otro lado.

    YANDROS, yo tampoco creo en el Dios justiciero que ha creado la religión, estoy contigo, si realmente existe, mirara al individuo y la suma de sus actos.

    DUNCAN la España profunda encierra unas cuantas Clementinas, y mira yo, tan iluso, a veces me creo algunas de sus superticiones, no vaya a ser que si no hago esto o lo otro realmente se cumpla lo que me anuncian.

    TRASTO entiendo lo que quieres decir. Una vez a mi abuela le dio por plantarme una foto de Jesucristo enfrente de la cama, pues yo no podía dormir de ninguna manera, con esos dos ojos inquisidores mirando.

    TXISTPAS ante la poca garantia que tenemos en ese futuro incierto, más vale fijarse bien en el aquí y ahora.

    ESPERANZA ¿Seguro que no te has caído de la cama? ¡estamos a viernes, x dios (y nunca mejor dicho)!

    Yo te ayudo si tú me ayudas en mi lista de mil cosas pendientes para la próxima semana ¡uff, hay que ver la vida a veces!

    Yo también admiro la parte cabezona de Clementina, esa convicción por un ideal y su fuerza para llevarlo hasta el final, no todos somos así de constantes y testarudos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …