Ir al contenido principal

SECRETOS


Tengo un gran defecto: no se guardar secretos, y si los guardo es simplemente porque había olvidado lo que me confesaron en su día, aún así la gente insiste en venir hasta mí y contarme lo que ocultan, y yo que preferiría que no lo hicieran porqué mi inconsciencia puede hacer que un día la lengua se me suelte y acabe convirtiendo el secreto en la noticia más fresca, me quedo con mi cara de niña buena escuchando estoicamente aquello que me dijeron: “pero no se lo digas a nadie” “no, no” (y por debajo se me cruzan los dedos).
Si porqué menganita ahora sale con un chico del trabajo y me lo cuenta todo...” “¿cómo? ¿con quién sale menganita?” “¡no lo puedo decir!” “¿por qué no?” “porqué me dijo que no lo dijera” “¡venga ya!” “bueno, vale sale con fulanito” “ ¡pues no sé quién es! ¡vaya un secreto el tuyo!”
Yo no tengo secretos, o al menos, no importantes, así que ando como Pandora soltando todo lo que hay en mi caja, aún a riesgo de que luego toda la información se vuelva en mi contra: “¡hey! ¿cómo te va con aquella historia?” ¡madre mía, también al portero le conté lo de mi cita!¡soy un desastre! ¿y esa señora que me acaba de preguntar? ¡pero si no la conozco! Bocaza Grande no sabe estar cerrada.
Ante esta situación y después de que durante años me recoma la curiosidad por saber la historia que se oculta tras una de esas personas que se cruzan conmigo de forma asidua, y tras escuchar las sabias palabras de mi consejera número uno, que estaba invadida por el mismo virus del chafarderismo al ver que las piezas que ella nos contaba de su vida, no nos encajaban por mucho que rehiciéramos, hiciéramos y desmontáramos el puzzle, las dos hemos llegado a la misma conclusión: “Rebeca, durante meses he ido preguntando sin parar y ella ha sido igual que una cámara frigorífica, pero ahora, lo he pensado mejor, creo que ya no me interesa saber el secreto” “¿por qué? ¿te has cansado de tanto preguntar y no obtener respuesta?” “no, pero creo que el secreto es tan grande que más vale que no lo sepa no vaya a ser que se me escape y líe un berenjenal.”
Creo que ha dado en el clavo, esa es la actitud. A partir de ahora, que nadie me cuente secretos, yo seguiré confesando los míos que si anunciados dejan de ser secretos bajo mi punto de vista.

Comentarios

  1. ¡vamo a vé!
    No se te puede contar secretos porque no eres capaz de guardartelos pero, a la vez, te gusta saber cosas de los demas...... ¿va a ser que eres un poco cotilla? JE JE JE

    Una brazo,

    Esteban

    ResponderEliminar
  2. cotilla sí, mucho! eso lo reconozco, pero también que si alguien quiere contarme algo y que yo no lo diga, mejor que no lo haga!

    ResponderEliminar
  3. jopé! pues yo puedo ser una tumba, pero a veces me quedo con las ganas de contar algo, porque alguna vez ha pasado que hubiera podido solucionar algo si lo hubiera contado... pero yo calladita...

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien a veces soy muy liso para hablar, mira q me he metido en unos guevos!!!

    Y si, si los haces publicos los tuyos no son secretos!!!

    ResponderEliminar
  5. TXISPAS ¡te admiro! a mí es que me empieza a reconcomer un no sé qué, que me hace hablar, y hablar, y hablar...la suerte es que casi siempre los secretos suelen ser tontos y de poca gravedad y supongo que eso también contribuye a animar a mi lengua.

    MARIO, ¡vaya definitivamente soy una mujer sin secretos, ja, ja! no sé si eso es una suerte o una desgracia, con lo misterioso que uno parece cuando tiene que ocultar.

    ResponderEliminar
  6. Hola, vengo del blog de Cuandomequieras y ya me he decidido a comentarte!! los secretos nunca son buenos y yo soy supertransparente ( y asi me va) asi que el problema quizás no lo tengas tú, sino los que quieren esconder.

    ResponderEliminar
  7. Estaba por contarte un secreto, pero es bueno saber tu debilidad.
    Ya no te cuento nada.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Luego está la segunda parte. A veces alguien te dice que no cuentes un secreto y tu callado como un muerto y luego en una conversación a tres lo vuelve a contar explicándoselo a otra persona, también de tu confianza, y le dice: No, si Yandros ya lo sabe. Y la otra persona te mira y te dice: Joder, anda que me dices algo...ya no te cuento nada...
    ¿¿¿??? O sea, que si guardo un secreto tan perfectamente que no se lo cuento ni a la gente más cercana ya no se fía de mí, y si se lo cuento si me contaría algo?
    Yo a veces no entiendo nada...
    PD: Esto le suele pasar a mi mujer que guarda los secretos de maravilla y luego le ponen en un compromiso...

    ResponderEliminar
  9. jajaja....que divertida debes ser!!

    Pues si la gente ya te conoce allá ellos si te cuentan cosas o no...serán mayorcitos ya para decidir si les vale la pena "tus" riesgos o no, jajaja

    un beso

    ResponderEliminar
  10. Rebeca, a veces suele pasar que sale algo que te han confiado en una conversación tu das por supuesto que ya lo saben y sueltas una perlita entonces todos al unisono te tiran de la lengua. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. DAMA OSCURA vaya a mí me pasa igual, lo mires por donde lo mires todo se me ve, hasta cuando miento se hace más que evidente que lo estoy haciendo.

    GAMAR, ja,ja! vaya esto hiere a mi parte chafardera ¡con lo mal que llevo lo de quedarme con las ganas de saber!

    YANDROS, uy sí! esos también abundan, dicen que no lo cuentes y resulta que ellos se han encargado de contarlo por todas partes. Creo que ese es otro motivo para decidirme por que no me cuenten secretos.

    ABRIL, sí visto lo visto, serán ellos los que asuman la responsabildiad por contarme esas cosillas que saben que yo no debería contar pero que no me puedo callar.

    RALPH ¡guardar secretos definitivamente es demasiado dificil! nunca sabes cuando tu subconsciente te va a tracicionar.

    ResponderEliminar
  12. No me lo creo Rosita, tú de chismosa no tienes nada...


    Besitos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. Allá tú! pero procura no confiarme demasiadas cosas!!

    Feliz fin de semana linda, a disfrutar de la primavera, aunque el aire haya decidido levantarse esta mañana!

    ResponderEliminar
  14. Upsssss, así que no eres baúl de nadie? jajaja, primera vez que ve a una persona confesarse de esta forma.

    Te iba decir algo... pero mejor me lo guardo.

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. ¡anda me gusta esa frase! "ser el baúl de alguien" ¡qué bonito! pero no, no es mi caso más bien soy la "llave de muchos"

    ResponderEliminar
  16. Uy ya somos dos...Yo mas que no sepa guardarlos es que es algo que me entran unas ganas de decirlo! jejeje
    Y algun secretillo tienes que tener...alguno...todos tenemos creo yo no?
    Besitos!

    ResponderEliminar
  17. pues eso me pasa a mí, que basta que me digan que no lo diga para que me entren un terrible gusanillo y deseo de soltarlo todo.

    ResponderEliminar
  18. jajajja, no se si eres o no cotilla, pero si se que eres una chica encantadora.
    Me encanta leerte,
    lei el libro de "el diario de Bridget Jones y me la recuerdas mucho ! jejeje
    bien elegido el nombre de tu blog
    Un abrazo
    Pumuky

    ResponderEliminar
  19. PUMUKY, supongo que tener unas cuantas cosas en común con Bridget me empujo a adoptarla como mi alter ego, aunque como ella, todavía ande buscando ese final feliz.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …