Ir al contenido principal

EL SHOW CONTINUA


“Señoras y señores el espectáculo esta a punto de comenzar...”. La frase nos pilló en medio de una discusión amable con una pareja que había ocupado nuestro asiento, y que después de enseñarle las entradas seguía insistiendo en que habíamos contado mal las filas y ellos estaban correctamente sentados. Ya cambiados a la fila de detrás aún seguían con lo mismo: “Perdona qué te moleste otra vez, pero ¿seguro que has contado bien? Porqué yo he empezado desde la primera fila y esta es la doce”, a medio camino entre una sonrisa y una mueca de impaciencia le contesté nuevamente: “Es que yo no he contado nada, las filas están numeradas, lo pone al principio”, la pareja de al lado sonrío “sí, sí, ustedes están correctamente sentados, está es la doce”, pero los herederos de Paco Martínez Soria seguían convencidos de que el mundo se equivocaba. Que cosa más tonta ¿qué diferencia habrá entre sentarse una fila más atrás o una más adelante? al fin y al cabo los cuatro estábamos completamente centrados. Como diría mi hermano, el mundo a veces se entretiene con verdaderas gilipolleces.
Joan Pera estuvo sensacional. Dos horas de espectáculo y valió la pena, incluso me olvide de la extraña pareja del principio. Ahora entiendo porqué Woody Allen sólo quiere que sea él el que lo doble tanto en castellano como en catalán y porqué le ofreció un pequeño papel en Vicky, Cristina Barcelona en señal de agradecimiento.
Creo que el verdadero actor demuestra todo su potencial en el teatro, como los griegos, expuestos al publico, sin posibilidad de cometer error porqué en unos segundos todo queda al descubierto.
Joan Pera hizo reír a sus compañeros, tuvo que dar un abrazo simbólico a uno de los actores de reparto para que se relajara, pudiera coger un poco de aire y volviera a batallar con las caras cómicas del protagonista mientras el resto nos partíamos de la risa.
Toto ponía cara de satisfacción. Un año aquí y entendió todos los chistes y todas las frases hechas de los catalanes, a mí me parece que eso tiene mucho merito.
Al día siguiente, cuando descubrí lo de Rubianes me pareció un poco extraño. Hacía tanto que no iba al teatro, y de repente esa noche que me quedé viendo a uno de los grandes, se pierde otro de los grandes. Rebusco un poco en su vida y encuentró que el actor gallego pasó casi toda su vida en Cataluña, y que entró a formar parte en su juventud en la compañía Nuevo Grupo de Teatro Universitario dirigida por Frederic Roda, me pregunto si es el mismo Frederic Roda que yo conozco, el que ahora dirige un pequeño teatro y que siempre trae obras de mucha calidad, mientras nos hace el pequeño favor a nuestra compañia dejandonos pisar un escenario como Dios manda de vez en cuando.
Definitivamente, por un lado, pienso en la separación entre las 7 personas que hacen que todavía no te conozca pero que estemos tan cerca y luego pienso en Freddy Mercury y en que el espectáculo debe continuar y siempre continua a pesar de que se cierre el telón tras cada función.

Comentarios

  1. Siempre Freddie...aunque le pese a alguna de tus tertulianas de las cenas familiares y provoque que un pez naranja a rayas se te incruste en la mano...
    Lo de las entradas me recuerda a una entrada que hice y que puedes encontrar en la sección Que rabia da de mi blog. Se llama "En el cine", creo.
    Lástima que yo en catalán no hubiera pillado ni papa de la función jajajaja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sí leí tu entrada y lo cierto es que me acordé de ti cuando estaba delante de aquellos dos, pensé: "mira lo mismito que escribió Yandros", así que la entrada va un poco dedicada a ti.

    A Freddie que no me lo toquen que aunque no sea del gusto de todos, sus verdades me las quedo porqué son como puños.

    Y del catalán, todo es ponerse, yo creo que en un par de semanitas ya lo entenderias casi todo!

    ResponderEliminar
  3. De las cosas que más admiro en los españoles, es su calidad interpretativa. Cuando estas tan acostumbrado a los cansinos americanismos, lo valoras mucho más.

    Freddie, es fascinante a todo nivel.

    Feliz Marzo señorita de mariposas estomacales.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, parece ser que por aquí hay calidad de la buena, por mucho que nos entretengamos en mirar siempre lo de fuera.

    Feliz marzo a ti también, niña! aunque no se te ocurra consumir tú también mariposas, a veces son un poco indigestas! aunque ya se sabe lo que trae siempre la primavera, je, je!

    ResponderEliminar
  5. Que rabia me da cuando sabes que tienes razón en lo de las butacas y ecia te siguen insitriendo en que no...jejeje. Señora! que estan numeradas! jejeje. No lo diria claro...pero entran ganas jeje
    No he ido mucho al teatro la verdad que tiene su gracia, és diferente ;)

    ResponderEliminar
  6. hola Rebeca, me apetece saber cuantos años tenía la pareja de la discordia, que aspecto, ropa cara o ropa normalita, gafas de pasta, sombreros de copa amarillos...en fin, ya sabes.

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, el show debe continuar como decía Freddie...nos deje quien nos deje esto sigue "palante" y hay que continuar viviendo, por mucho que se haya perdido.

    Con respecto a lo de la pareja, a mi me pasó en el cine que una señora de la sesión anterior volvió a entrar diciendo que se había dejado las gafas de sol. Mi acompañante y yo le ayudamos a buscarlas pero las gafas no aparecieron. Sefue, pero un minuto más tarde volvió al asiento y me dijo que si de verdad había buscado bien. Me volví a levantar y a buscar juanto a mi acompañante. No contenta volvió una tercera y una cuarta vez. Y cada dos por tres me miraba el bolso como dándome a entender que a lo mejor las había encontrado y me las había quedado. Después de levantar a toda la fila siguieron sin aparecer (vete tu a saber dónde se le perderían y cuando se acordó). Y no conforme se quedó mirándonos a lo lejos, desde la pantalla hasta que apagaron las luces y empezó la película.

    Simplemente hay gente demasiado cabezona y ya está.

    Vaya como me he liado.....

    ResponderEliminar
  8. La verdad que es un poco cargante el tema de que te sigan discutiendo cuando algo es obvio y no es que lo digas tú sino que queda constancia de que es así, pero bueno si por lo menos te dejaron ver la obra en paz tuviste tiempo de olvidarte de ese pequeño contratiempo. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Lo de los asientos no es raro que me ocurra, siempre lo resuelvo llamando al acomodador.

    Joan pera es requetebueno el tipo, un actor y un artista como la copa de un pino de grande, chapeau.

    Donde difiero es en Rubianes, sin entrar en su faceta profesional, hace años soltó unas machadas sobre nuestra C.C.A.A, y por aquí no nos hemos olvidado aún de él. Siento mucho su perdida, pero no lo consideraba persona grata, lo siento.

    ResponderEliminar
  10. TRASTO y yo que aún recuerdo esa epoca en que nos íbamos media hora antes a la película para coger el mejor asiento porqué las entradas no estaban númeradas! creo que entonces no había tantos conflictos, los más rápidos se quedaban con los mejores sitios.

    JAVI ¡mira esto daría para una de tus tiras! pues la edad eran de unos 30 largos (37, 38...). El chico era delgado, calvo y con gafas(tipo Wally pero sin pelo) y la chica tenía la cara ancha, pelo corto a la altura de las orejas y de otra epoca, con las puntas salidas para afuera (unas para a un lado y otras para otro), era morena. El chico llevaba una cazadora verde caqui que no se quito en toda la actuación y la chica un jersey negro de cuello alto, tenía las espaldas más anchas que las del chico. Y lo siento, no me fije en más detalles.

    GABI ¡lo tuyo y lo de las gafas de sol es mucho peor que lo mío! eso me paso a mí el otro día con el hijo de un paciente que me juraba y rejuraba que su hermana me había dado la dentadura de su padre, y yo venga a decirle que no, y él que sí, que si lo decía su hermana era verdad ¡pero para qué quiero yo una dentadura postiza! al final, llamó a su hermana y resulta que se la había llevado ella, y claro me pidió disculpas, pero previamente tuve que preguntar a todas mis compañeras si alguien tenía la dentadura.

    RALPH pues sí, me aguanta la sonrisa porqué no soy de las que les gusta discutir, pero en mi mente van apareciendo frases subliminales: "qué pesado" "¡otra vez..." Como tú dices, una vez apagadas las luces por lo menos pude ver la obra sin problemas.

    DUNCAN, sí bueno dijo algo así como: "a mí, la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás, que se metan a España en el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando del campanario", sí un poco feo teniendo en cuenta que naciste en un cachito de ella, trabajas en otro cachito y esperas que te adore el publico de toda ella. Pero bueno, en esta ocasión separo lo profesional de lo personal y siento la perdida de Rubianes.

    ResponderEliminar
  11. Rebeca... si es el Frederic Roda que tu conoces. Eran amigos íntimos.
    Pero ya se sabe... The show must go on.

    ResponderEliminar
  12. Desde que se empezaron a enumerar las entradas en las salas de cine mi único sueño era (bueno el único no, uno de ellos, digo) que al llegar a mis asientos hubiera ya alguien sentado para poderle decir toda chula eso de: "Me parece que te has equivocado de asiento, no sé..." (todo ello con mi mejor cara de asquerosa irónica de mierda, por supuesto).
    Un día, ocurrió lo que tenía que ocurrir, al llegar a los asientos que me correspondían había una perjita acomodada ya ensuciando MIS sillas con restos de palomitas ¡JA! era mi oportunidad.
    "Perdona, me parece que os habéis equivocado de asiento, no sé..." (cara de chula de mierrrrda incluída). La parejita de marras insistía (ENCIMA!) en que ESOS eran SUS asientos y yo multiplicaba mi chulería por quince mil dando gracias a dIOS que me hubiera pasado por fin mi sueño y que además fuera con una pareja de prepotentes asquerosos.

    Vino el acomodador (¿a los acomodadores se les da propina, por cierto?) y, efectivamente, eran SUS asientos.

    Moraleja: Nunca vayas al cine.



    MO.

    ResponderEliminar
  13. Vaya MARINA, al final, resulta que el mundo sí es un verdadero pañuelo!

    MO, ja, ja! si es que eres única! toda la razón, lo mejor que se puede hacer para ahorrarse problemas es dejar de ir al cine!

    ResponderEliminar
  14. Y pensar que en El Salvador los asientos no estan numerados ni en el teatro ni el cine!

    Show must go on!

    ResponderEliminar
  15. Ahh por cierto y antes que se me olvide, ni acomodador!

    ResponderEliminar
  16. Y seguro que no hay nigún problema! por lo menos yo no recuerdo haberme peleado con nadie cuando no existía la numeración!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …