Ir al contenido principal

GINGER JENGIBRE


Una cosa que he aprendido después de ir a unos cuantos restaurantes es que nunca te debes fiar de lo atractivo que parezca en nombre del plato que se exhibe en la carta.
Mis intentos de arriesgarme han hecho que me salga el tiro por la culata casi siempre y que acabe prefiriendo lo bueno conocido que lo malo por conocer (sí, tal cual suena, escrita en ese orden).
Otra cosa que me ha enseñado mi limitada experiencia, es que a veces mis esfuerzos por guardarme un huequecito para el postre, no compensan para nada.
El viernes por la noche mi prima número 6 y yo decidimos arreglar el mundo mediante una cena llena de suspiros, en la que ella me compadecía por la visión pesimista de mi vida, mientras trataba de influir en mí con su renovada dosis de alegría desde que esta enamorada.
Ella hablaba sin parar, que si mi chico por aquí, que si mi chico por allá, y yo devoraba el arroz chino (los restaurantes chino empiezan a ser un verdadero ritual para las reuniones de mi familia).
Me pregunto que me hubiera salido en ese momento si me hubieran servido una galletita de la suerte, probablemente “paciencia”, y a ella: “el amor inunda tu vida.”
El caso es que entre: el cerdo agridulce, el arroz, la salsa de soja y la ternera con bambú, decidí guardar ese pequeño espacio para mi postre.
El chino feliz (siempre están sonriendo) me tiende la carta, le señalo el helado frito (terrible curiosidad por saber como se fríe un helado), me mira con sus ojos rasgados: “lo ziento, no tener helado, ningún tipo” ¡vaya que casualidad! Resigo con el dedo las líneas: flan, plátano frito...um...Ginger jengibre ¡esto suena bien! En mi mente aparece la visión de un cóctel exótico, ideal para seguir la conversación repetitiva con mi prima.
Al cabo de dos segundos (a parte de sonreír sin parar los chinos son increíblemente rápidos sirviendo platos), me planta delante de los ojos, unos cuadraditos de color amarillo, recubiertos de azúcar y con un extraño óleo que las hace brillar. Vistas de lejos parecen gominolas, de cerca, delicias turcas de mala calidad.
Haciendo una pinza con los dedos cojo el primer cuadradito. Un sabor pastoso me llena la boca. Ahora el esfuerzo por escuchar a mi prima resulta mucho más duro. El jengibre ¡por qué esto debe ser jengibre o Ginger Ale! (que para el caso es lo mismo) empieza a provocarme picores en la lengua, luego en el esófago, en el estomago y más allá.
“¿Te encuentras bien?” mi prima exhala el humo de su cigarro con preocupación. Como fumadora pasiva, creo que el jengibre del demonio y la nicotina están provocando una mala combinación. “Me equivoqué ¡esto está malísimo! ¿no quieres un pedacito?” La cara de mi prima se contrae un poquito, debe pensar “vaya tela, no le gusta a ella y quiere que sea yo la que me intoxique.”
Estoicamente para no ofender al chino, porqué parecía muy contento cuando le he pedido el postre que probablemente nadie pida nunca, en la vida, jamás, me he comido todos los cuadraditos, aún a riesgo de quedarme sin lengua y morir por un inflamación extraña de mi tubo digestivo. Para compensar un cortado, la leche siempre acaba con todas las toxinas.
Y para la próxima, otra nota mental: nada de postres raros de aquí a la eternidad.

Comentarios

Esperanza ha dicho que…
El Gengibre fue lo más sano que te metiste fíjate, quizá por eso el chino estaba feliz, pensaba que eras completita guapa e inteligente jejeje.

Tengo unos amigos chinos en el barrio y son encantadores eso sí son la gente más lógica, prudente y sincera que he conocido.

Un trocito de gengibre muy pequeñito en brandy y leche, unas horas antes interpretar tus obras de teatro, además de relajarte el estomago que atesora todos nuestros miedos te deja la voz estupenda (Cosas de mi abuela)

Besos
cuandomequieras ha dicho que…
gracias a tu anécdota, me has salvado de probarlo. Sí, yo también soy de las de probar comidas raras... y alguna sorpresa siempre te llevas. Pero como a los chinos no voy, de esta me salvo por partida doble, jejejeje...
Rebeca ha dicho que…
ESPE, creo que está vez no me convences. ¿Jengibre más leche? comerme la cosa esa para mí fue un suplicio.

Eso sí, completamente de acuerdo con la descripción de los chinos, a mí me admira su capacidad para el trabajo, su increíble educación (siempre te acompañan a la puerta cuando sales del restaurante) y esa extraña felicidad, real o no, que muestran en su cara.

CUANDOMEQUIERAS, quien sabe, a lo mejor te gustaba. Mi paladar es que es un poco sibarita y maniático.
Y subiendo posiciones... ha dicho que…
Que enumeres a tus primos me ha resultado curioso (mucho, además) pero que existan galletitas con mensajitos varios ya me ha parecido la rehostia. En serio.

Si yo hubiera estado en dicha cena (que hubiera sido como que IMPOSIBLE porque me prometí la primera vez que probé la comida china que sería la última) (y lo fue), aparte de fingir que escucho a tu prima y eso habría pedido el pan a modo de postre porque me quedé flipada cuando lo pedí para mojar con él la salsita de mi pollo con almendras y comprobé que estaba ¡¿dulce?!

Al día siguiente tenía una pupa en el labio porque, según me dijeron, comí con asco. Y es que, claro, si ya no eres mucho de comida china y encima tienes al típico amigo toca cojones repitiéndote durante tooooda la comida aquello a modo de gracia (para él, digo) de "¿El pollo no tiene huesos? a ver si te han puesto un gato...".
La culpa la tengo yo por tener amigos gilipollas y por no recordar que los gatos TAMBIÉN tiene huesos teniendo en cuenta que vivo con una desde hace ocho años.

En fin, nena, lo mejor será que cambies el sitio escogido para tus futuras charlas familiares.


MO.

P.D.: Y por lo de tu prima no te preocupes, se le pasará, ya verás.
P.D.2: "Sushi para principiantes" de Marian Keyes (fijo que te lo has leído) y "Solamente amigos" de Robyn Sisman (te encantará).
Txispas ha dicho que…
Jajajaja, ¿¿también caiste tú en el jengibre?? tranquila, a mi me pasó también es... como decirlo...empalgoso, picante, vamos que acabas con una sensación extraña tanto en la boca como el el estómago, aghhhh, en mi vida, uf.
Vaya mal trago...
Además también me lo comí todo ese día, porque ya había montado medio escándalo en el restaurante, fue ese día cuando probé el sushi por primera vez, que me encantó, pero unté demasiado wasabi en el rollito de salmón (o salmon maki) y casi me arde la lengua, vaya risas que se echaron los jodíos chinos, a mí se me cayeron las lágrimas y todo, buf...
GABI ha dicho que…
Jajajaja!! Lo que me he reido.

Desde luego que a mi un chino no me pilla porque esos restaurantes no los quiero ver ni desde lejos. A lo mucho que llego a comerme de ellos es el arroz tres delicias y la verdad es que no me hace mucha gracia.

¡Ah! Yo probé el helado frito en un japonés, para mi gusto, demasiado aceitoso.

Besitos!

P.D: Comer en un japonés si me gusta.
GABI ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marali ha dicho que…
Vaya tuviste mala suerte, otro dia pídete el plátano frito con nueces (demasiado calórico) que está muy bueno. A mi me gusta la comida china, con lo que no paso és con el chupito del licor que tiene un dragón de verdad en el fondo de la botella, ecs, que asco.
Trasto ha dicho que…
Helado frito???? Jajaja habia oido arroz frito pollo frito...pero helado? estos chinos...
De todas maneras está bien saber lo del Jengibre este... a mi me encanta probar postres nuevos pero sabiendo lo que lleve...y en un chino...no me suelo arriesgar jeje
Con lo de tu prima...bueno puede rallar un poco visto asi jeje pero oye es que cuando una está enamorada te entra ganas de gritarlo a los 4 vientos! (no, ahora mismo no es mi caso)
Un besito y haber s ves la vida con mas optimismo! ;)
Anónimo ha dicho que…
La verdad es que no suelo ir mucho a restaurantes ni chinos, ni japoneses, ni nada por el estilo, pero cuando he ido, siempre he pedido cosas que me sonaban mas bien a uso comun, como pollo con almendras ,arroz tres delicias y poco mas,pero ya lo se para la proxima vez, nada de pedir cosas raras.A veces, me censuro yo misma, que cuando salgo no intento probar cosas nuevas, pero visto lo visto, creo que seguire con mi costumbre.
Un abrazo
Pumuky
Ralph ha dicho que…
Te pasa igual que a mi, mejor no arriesgarse que llevarte un chasco, que es lo que suele suceder, mejor el dicho de donde fueres haz lo que vieres. En cuanto a sorpresas con la comida china a mi se me ocurrió una vez pedir sopa y el cachondeo me duró el resto del año, cualquier parecido con una buena sopa de pollo pura coincidencia, con decirte que aquello era agua transparente con algo flotando encima.
Duncan de Gross ha dicho que…
uufff, paso de coisas raras en los postres, lo mejor es un flan o un café y para rematar chupito de absenta, con lo de las delicias Turcas me has recordado al niñato de Crónicas de Narnia que estaba flipado con ellas, me juré no probarlas en la vida, que ganas de darle un capón al nene en la tarra, se pasaba toda la pelí diciendo: "Quiero delicias turcas". Un besote dulce!!
Rebeca ha dicho que…
MO ¡ja, ja! ¡estás subiendo descaradamente en el ranking! Enúmero a mis primos porqué tengo 22 y me era más fácil ponerles un número que ir desvelando partes privadas de su existencia con nombres y apellidos.

A mí el chino me gusta pero de tanto en tanto, no se puede abusar de esa comida altamente destroza estomagos.

Lo de la leyenda urbana toda una repetición. A mí, a estas alturas me da igual haberme comido un gato, un perro o lo que sea, al fin y al cabo es carne igual.

El primero lo he leído (muy a lo Bridget y divertido, sí señor). El segundo me lo apunto.

Joer TXISPAS! ¡eres tan arriesgada como yo! ¡y en cima probaste picante por partida doble! ¡pobrecita mía! en fin, de todo se aprende, digo yo.

GABI ¿entonces mejor no pido tampoco el helado frito? uy, al final no voy a ser tan valiente ni de lejos como yo pensaba.

ALICIA ¡cómo yo soy una borracha! hasta ese licor repugnante cae. Mira tengo en la cabeza que ayudara a empujar todo el mejunge de salsas que me he metido entre pecho y espalda.

TRASTO ¡sí existen cosas así de imposible! ¡qué no inventarán estos orientales! y a mí prima la entiendo, más me aguanta a mí ella con mis quejas, pero claro ya sabes como somos de acaparadores los seres humanos a veces.

PUMUKY definitivamente soy de las tuyas. Ya ves como me salen las cosas cuando me arriesgo en esto del arte culinario.

RALPH, otra opción es que otros se arriesgen y tú lo pruebes.
¿pero qué sopa pediste? la de pollo y la de huevo a mí me encantan, pero hay una con un repollo flotando que es totalmente insípida.

DUNCAN ¡absentaaaaaaa! ¡me haces babear! sobre las delicias turcas, más me decepcionó el Ginger Jengibre cuando vi que tanto se parecía, a mí ni en Turquía me había gustado ese postre.
A partir de ahora seguiré tu consejo: crema catalana o flan.
Yandros ha dicho que…
Jaja, me ha hecho gracia lo de los platos, cuando alguna vez en el trabajo vamos al chino apostamos para ver si antes de acabarse el rollito de primavera ya han traido el segundo, el tercero, el postre y la cuenta si te apuras. Y luego se quedan frente a la barra, sonrientes, como diciendo "somos supereficaces de la muerte"
Rebeca ha dicho que…
¿cuál será su secreto? ¿tienen mini ruedas en sus zapatos? ¿te leen el pensamiento y saben lo que vas a pedir antes de entrar?
Fenix ha dicho que…
Tienes un blog muy interesante, volveré a leerlo con detenimiento.
Un saludo
Rebeca ha dicho que…
Gracias Fenix, yo también te haré una visita, despertaste mi curiosidad!
Palmoba ha dicho que…
Hay pues a mi el gengibre me trae unos recuerdos gustativos y visuales maravillosos!!

Aunque no pueda tomarlo por que...despues de hincharme en algunos paises de "Ginger" descubri que era alergica!!!!

Pero tengo una colonia de citricos y Gengibre...que me chifla!!
Rebeca ha dicho que…
Uy! a ver si yo también soy alérgica...porqué esos picores en la punta de la lengua...
creo que digas lo que digas, yo renunció a este placer de la vida. El Ginger jengibre me tuvo 3 días con dolor de tripa, o eso, o todo lo que ya había acumulado previamente!

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …