Ir al contenido principal

MI CABECITA ÑOÑA

Espero que todo el mundo haya tenido buen fin de semana, el mío prometió al principio y luego hizo que los astros recapacitaran para que fuera consciente de que tenía un examen y mi deber era estudiar.
Pero ya se sabe, las cosas que no nos apetecen son siempre las que relegamos a la última posición de la lista al tiempo que buscamos otras tareas menos importantes que le quitan el protagonismo: “está bien, primero voy a ver este programa, es demasiado interesante y no me lo puedo perder y luego estudiaré” “bueno, ahora una canción solo una, lo prometo” “tal vez debería comer algo antes, no puedo ponerme a hincar los codos sin energía” “ahora estoy muy cansada, voy a dormir un poquito y luego abro los libros” Y claro, después de una excusa mi capacidad intelectual me permitía crearme doscientas más.
Y es que a veces la cabeza también hace vacaciones, divaga por otros mundos y empieza a interferir con las actividades de tu vida: dificultades para conciliar el sueño, atracción fatal por todo alimento cargado de azúcar, ganas de quedarse de forma indefinida en estado de perplejidad y soltando suspiro tras suspiro y una extraña morbosidad por recuperar recuerdo tras recuerdo y escena tras escena.
Visto este panorama es normal que a penas avanzara 40 páginas de las 200 que tengo pendientes, pero entre las metodologías científicas y el haber dado mis primeros pasos bailando salsa no podía engañar a esta cabecita ñoña, que sabe de verdad, cuales son las cosas buenas de la vida, y cuales son malas, porqué requieren sacrificio, aunque luego se conviertan en buenas cuando te entregan la recompensa.
¡Ay! debería estar estudiando...

Comentarios

  1. Es curioso, pero a veces tienes que hacer cosas que no te gustan para conseguir aquello que te gusta.
    Y sin embargo, cuando haces todo aquello que te gusta, al final, te sale algo que no te gusta.
    Por ejemplo: Si tienes que tirarte tropecientas horas estudiando una asignatura que no te gusta, probablemente, al final de toda este sacrificio,encontrarás un fruto enorme que te dará grandes satisfacciones.
    Si te tiras tropecientas horas, por ejemplo, viendo tu serie de televisión favorita, al final lo que conseguirás es algo que no suele gustar a nadie: Un gran dolor de cabeza.
    Parece una Ley de Murphy.
    En mi caso, por ejemplo, siempre que necesito encontrarme con algo, primero tengo que perderme.
    Besotes
    Rampy

    ResponderEliminar
  2. Hola wapa!!!Me llamo Mar, esta semana he creado por primera vez mi blog y he subido varias fotitos de cosas que vendo como camisetas, cinturones, faldas, pantalones, collares, bolsos, etc. Si te interesa algo contacta conmigo. pues nada espero que te guste mi blog de aki en adelante.unbesito :)

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, a mi me pasaba lo mismo en época de exámenes.

    Espero que tengas mucha suerte en el tuyo. Ánimate y ya nos contarás cómo te ha ido.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. lo que cuentas siempre pasa. Sabemos que la vida no es hacer siempre las cosas que quieres hacer, pero es que... estudiar para un examen es un coñazo!!! yo descubrí tras la Universidad que sí me gusta estudiar... lo que me gusta, lo que me apetece, para mí y sin exámenes. Nunca volveré a pasar por eso, y doy gracias al cielo... se acabó!!
    Mucha, mucha, mucha suerte con los exámenes y... un poquito de concentración??
    Besos empollones.

    ResponderEliminar
  5. deveriamos pedir uma universidade como a que fazia sócrates... sem apuntamentos!
    beijos

    ResponderEliminar
  6. Tengo una amiga que empezó dando sus primeros pasos de baile como afición y lleva 4 años trabajando de ello... Así que no sabes si por dejar de estudiar te saldrá algo bueno... Bienvenida al maravilloso mundo del baile, te advierto que tiende a convertirse en pasión... Y es fantástico!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. 200 páginas? Eres mi heroina ¡Que pereza!

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Como siempre, la cabeza sabe lo que es bueno para nosotros, pero el deber nos machaca con esas "obligaciones" de turno...

    AY ay ay, solo de sufrir y de sufrir...

    Enga, mucho animo con esas páginas!!!

    ResponderEliminar
  9. jajaja, me siento identificado, me pasaba lo pispo!!, aunque ya hace más de diez años de aquello, jajaja

    ResponderEliminar
  10. Uy a mi eso también me pasaba pero me intentaba aplicar al cuento eso de... "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy" intentaba claro...pero normalmente si mi conciencia lo permitia lo dejaba para ultimo momento...que tiempos aquellos...

    ResponderEliminar
  11. Sí, creo que estoy un poco oxidada, con el paso de los años se deben haber muerto más neuronas de la cuenta y ya no retengo igual!

    Gracias, por los ánimos.

    ResponderEliminar
  12. Yo acabo de salir de un examen, y entiendo esa excusa tras excusa q te haces, porque a mi tb me ha pasado a veces. Ahora a descansar, a comer, a mimir siesta y luego a estudiar otra vez, q el lunes tengo examen de estadistica :(

    Ánimo!!!

    ResponderEliminar
  13. Vaya! te compadezco! yo sólo tengo un examen, la última asignatura que me queda para acabar la carrera de psicología ¡y mira como estoy!

    Muchos ánimos, descansa y muchísima suerte para el lunes!!!

    ResponderEliminar
  14. Ays a mi me pasaba igual, las épocas de examen era cuando más me enganchaba a las series de la tele, lo único bueno era que no me daba por atracar la nevera y es que a mi los nervios me cierran el estómago. En fin no seas demasiado dura contigo misma, hay días en los que se tienen pocas ganas y otros que los aprovechas al máximo, no te estreses! Saludos y ánimos!

    ResponderEliminar
  15. Gracias Di! El caso es que ya he puesto dos kilillos, entre lo de estar sentada en la silla y el consumo de bombones, manteca, madalenas, etc, etc

    En fin...el miércoles se habrá acabado la tortura.

    ResponderEliminar
  16. Hola rebeca, soy nueva, o casi nueva en tu blog, suelo entrar muy poco aqui y creo recordar que en algun articulo, deje algo escrito.
    Me gusta leerte cuando tengo un rato, el caso es que me meto en tu blog a traves del de esperanza, y no se porque a veces te busco y no te encuentro.Serias tan amable de dejar tu direccion escrita para acceder aqui directamente¿ perdona mi ignorancia en estos temas, pero llevo poco tiempo metida en este mundo maravilloso que tienen los blog,y soy muy novata tambien en cosas de informatica , solo se a nivel de usuario.(novata total)jeje
    Gracias
    Pumuky

    ResponderEliminar
  17. Hola rebeca, soy nueva, o casi nueva en tu blog, suelo entrar muy poco aqui y creo recordar que en algun articulo, deje algo escrito.
    Me gusta leerte cuando tengo un rato, el caso es que me meto en tu blog a traves del de esperanza, y no se porque a veces te busco y no te encuentro.Serias tan amable de dejar tu direccion escrita para acceder aqui directamente¿ perdona mi ignorancia en estos temas, pero llevo poco tiempo metida en este mundo maravilloso que tienen los blog,y soy muy novata tambien en cosas de informatica , solo se a nivel de usuario.(novata total)jeje
    Gracias
    Pumuky

    ResponderEliminar
  18. yo creo que todos nos sentimos identificados, en un momento u otro todos hemos picado billete...

    ResponderEliminar
  19. PUMUKY gracias por pasarte por aquí, eres bienvenida siempre que quieras. La dirección es: http://almspuroestilobrigetjones.blogspot.com/

    Y LOREN ¡qué le voy a contar yo a los miles de estudiantes del planeta!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …