Ir al contenido principal

SIN SER EL MEJOR LUGAR DEL MUNDO

Tengo un montón de cosas por hacer y una pereza terrible ¡por qué será que siempre van de la mano! He decidido ser infinitamente buena me traten como me traten los demás y tomarme las cosas con las filosofía del vaso medio lleno, que los hay que están mucho peor.
Antes de ayer estaba sentada en mi reino, en mi habitación de 4 pacientes, con las persianas subidas, viendo una vista impresionante de Barcelona, que me permite distinguir la torre Agbar y también el Mediterráneo. Mi Mediterráneo, el que siempre me recuerda la canción de Serrat y me hace sentir algo especial por el hecho de haber nacido aquí.
Una señora se me acerca y me entrega una caja enorme de polvorones, despertándome de mi ensoñación en medio de las cifras sobre tensiones, frecuencias cardiacas, diuresis horarias, presiones venosas, etc, etc. Y me recuerda que ya llegó, que la Navidad se ha vuelto a instalar en nuestras vidas.
La señora sonríe y me dice: “ Esto es de parte de mi marido, es que hoy es su cumpleaños y como casi nadie se acuerda, es para que os lo comáis y lo vayáis pasando entre los turnos.” Un rubor me enciende las mejillas, miro la etiqueta con el código de barras y a sus pies la fecha de nacimiento,¡qué triste!. Doy las gracias como puedo, miro al paciente que mira con cara triste, debe pensar: “menudo regalo de cumpleaños que lo operen a uno y encima estar encerrado sin poder ver a la familia más que a la hora de la visita.”
Salgo con la caja de polvorones y anuncio a tod@s que es obligación entrar a felicitar inmediatamente a mi cliente después de comerse el correspondiente polvorón, que nos gusten o no, es de bien nacidos ser agradecidos.
Mi compañero me toma por la cintura y me empuja otra vez a la habitación: “bueno me han dicho que es su cumpleaños” sonrisa tímida, caída de ojos de desolación. “¡pues ya sabe lo que toca, que le cantemos!” así que inflo el pecho, me trago la vergüenza y los dos nos ponemos a cantar el cumpleaños feliz, se suman la mujer sus dos hijas, el paciente de enfrente, los acompañantes del otro y una de las auxiliares que acaba de entrar por la puerta. El monitor empieza a pitar como loco ¡alarma, alarma! El corazón se ha emocionado sin querer y se ha puesto a correr a 140 por minuto, al paciente le resbalan las lagrimas. Su mujer le da un beso, yo hago broma y le digo lo guapo que esta a pesar de sus 70 años. El monitor empieza a callarse, algún trazo tímido fuera del ritmo pero nada grave. Ahora el cumpleaños es un poco menos triste.
Puede que no estemos en el mejor sitio del mundo, pero aquí estamos, y al fin y al cabo eso es lo importante, así que: “¡Feliz cumpleaños!”

Comentarios

MI RINCONCITO ha dicho que…
Hola....mira por esas cosas de la vida he llegado a tu blog...y he decidido quedarme.....(lo sé, lo sé, llámame invasora.....!!!)
Por supuesto me sumo al cumple del señor de 70 años que se emociona al recibir las felicitaciones de toda la gente que tiene, ahora mismo, a su alrededor....ASI QUÉ...!!!:
felicidades...........

^^


*BESOS DE XOCOLATE*
Esperanza ha dicho que…
Ohhh... Rebeca, yo no se de esas historias de premios y cosas raras que dan en este mundo 2.0. Pero es que hoy, te has ganado el premio a la enfermera más cuchi, dulce, encantadora, humana, que no es poco... Sigo? No, mejor no que suena a exagerado.

Me encantó el post, me hiciste recordar momentos muy tristes en los que estuve en las seguras y cariñosas manos de gente tan valiosa como imagino que lo eres tu.

Un abrazo, ¿Vez a lo que me refiero cuando digo que eres afortunada?
Rebeca ha dicho que…
¡Invasora! ummm...creo que podríamos firmar un tratado de paz, para dejarte campar a tus anchas por mi territorio.
No en serio desde TU RINCONCITO eres muy bienvenida al mío.

ESPERANZA, no me hagas ruborizarme, no soy tan buena, pero creo que ante todo hay que ser humano y una cosa tan insignificante como cantar el cumpleaños feliz puede ser muy importante para alguien en un momento triste, y a mí no me cuesta absolutamente nada.
Trasto ha dicho que…
Oooh que bonito. Es de agradecer que la gente sea asi y mas si se dedica a esto. Da una rabia que medicos y enfermeras sean tan bordes...encima que no es agradable ir a estos sitios que menos que tratarlos algo bien.
Asi que me alegro que aun quede gente como tu ;)
Ralph ha dicho que…
No hay nada más gratificante que visitar un hospital en las fechas de Navidad e irle a alegrar un poco el ambiente a la gente que tiene que pasarla allí obligado. He experimentado lo que comentas del cambio del ritmo cardiaco y te pone los pelos de gallina al igual que alguna que otra lágrima que humedece sus ojos.
Señor Oscuro ha dicho que…
Es triste tener una operacion el dia de tu cumpleaños...

Tú lo que quieres es ser buena porque sabes que queda poco para que vengan los Reyes Magos :P (es broma)
PENSADORA ha dicho que…
¡QUE BONITO REBECA!!!

Ojalá todas las enfermeras trataran con ese mismo cariño a TODOS sus pacientes. En mis "ires y venires" hospitalarios tuve mucha suerte de no coincidir con ninguna fecha importante, pero seguro que las chicas del Hospital San Jorge de Huesca hubieran hecho lo mismo.

Un beso gordo para tí ¡profesional!.
GABI ha dicho que…
A veces un simple gesto provoca en alguien la mayor felicidad del mundo. Lo he vivido alguna que otra vez y es maravilloso.

Los hospitales son lugares muy tristes pero ya que hay que estar hay que intentar animarse lo más posible. Te lo digo con experiencia, no como trabajadora sino como acompañante y como sufridora.

Besitos!
Duncan de Gross ha dicho que…
Me ha gustado, muy buena historia ;-)
MoN ha dicho que…
sabes rebeca?

deberias de pensar que has echo a alguien ganar calidad de vida.
que es uno de los regalos mas bonitos que se le pueden dar a lguien

que eso va mas alla de tu trabajo y que por eos, deberias siempre mirar las cosas desde el lado bueno, porque haces una gran labor con las personas, y eso solo te puede traer cosas buenas.

:)

un besito preciosa
MI RINCONCITO ha dicho que…
GENIAL....ME QUEDO ENTONCES.....

^^
César ha dicho que…
Oh Rebe...me has emocionado. Te das cuenta lo que un detalle puede hacer en la vida de un hombre...sólo hay que hacer las cosas, y el resto se da... Feliz cumpleaños a esta persona, y felicidades a ti, por seguir lo que tu corazón te dictó.

Un beso amiga.
Rebeca ha dicho que…
TRASTO ¡bueno, bueno que yo también tengo mis días! pero tiene que ver más con la acumulación de factores que me acaban poniendo de mal humor y no con que yo sea una mala leche.

RALPH sí que pone la piel de gallina, porqué los sentimientos quedan reflejados en la gráfica y sabes que son sinceros.

SEÑOR OSCURO ¡me pillaste! he hecho una lista enorme de cosas que quiero, así que pobre de ellos que se les ocurra traerme carbón ¡si yo soy SANTA REBECA DE CALCUTA!

PENSADORA que suerte que te encontraras con gente buena, si yo estuviera al otro lado sería insoportable, pero encontrarse con gente que te trata bien te da mucha más seguridad (creo yo).

GABI, pues sí, ya que la cosa no es muy agradable que digamos, intentemos pasarlo lo mejor posible.

Gracias DUNCAN es el día a día!

MON, pues yo tengo la teoría esa de que no es cierto que a la gente buena le vaya todo bien y por otro lado, el pobre hombre tuvo que sufrir mis gallitos desafinados (ja, ja...), a lo mejor se acelero por eso...

LORENA ¡bienvenida! ya me he dado un paseito por tu mundo, ja, ja, me ha resultado divertido ver la cantidad de objetos que acumulas, di que sí, hay que quererse a una misma ante todo.


Gracias CÉSAR, siempre tengo presente mi más preciado lema: "ir dónde el corazón me lleve"
Senofrari ha dicho que…
Hola Rebeca!
Ya es mala suerte pasar el cumpleaños ingresado... Bueno, a veces coincide que haya alguna enfermera simpática y encantadora que ayude a amenizar el momento(y más si se pone a cantar) ;P
Pero pensándolo bien me parece que el lugar donde se celebre importa más bien poco, al final lo importante es la gente y el ambiente que nos rodea en esa celebración.
Un fuerte abrazo,

Xavi
Rebeca ha dicho que…
Toda la razón del mundo XAVI, no importa el lugar sino simplemente estar!

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …