Ir al contenido principal

JOHNNY CASH DESCUBRIÓ QUE SOY UNA ROMPEDORA DE PROMESAS


Johnny Cash canturrea por la habitación. Las canciones del hombre de negro son tan tristes que consiguen hacerte sentirte un poquito mejor por no arrastrar ese pesar en el interior. Su voz profunda parece un gemido inaudible a veces, y otras resulta excesivamente profundo.
Toca emborracharse, si no hubiera hecho la promesa de no beber, promesa que ahora que pienso rompí ayer mismo cuando uno de mis pacientes me obsequió con una caja de bombones y una botella de champán y decidí servirme un par de copitas a su salud y a la mía propia. Luego con la cara encendida y la sonrisa de oreja a oreja, las dos horas que me quedaban de trabajo se me hicieron eternas.
Acabo de descubrir otro de mis defectos: soy una rompedora de promesas. Suerte que sólo rompo las que me hago a mí misma, para con los demás soy demasiado cumplidora. Eso demuestra algo que ya sospechaba me respeto menos a mí misma que a los demás. Sin duda algo más que corregir de aquí a año nuevo.
“¡vamos Johny, dame otra nota de esas patéticas!” Everybody knows where you go when the sun goes down. i think you only live to see the lights of town. i wasted my time when i wouldn't try, try, try. when the lights have lost their glow you're gonna cry,cry, cry... ¡uff! Realmente triste, este Johnny, con esa vida desenfrenada y llena de penurias seguro que atraía a la mala suerte, todo es cuestión de planteárselo.
Hoy es viernes, así que Johnny no tengo más remedio que poner el “pause” no vaya a ser que me crea las letras de tus canciones y empiece a vestirme de negro y a decir algo tan simple como: “hola, soy Rebeca...” y empiece a cantar.
Esta claro hay cosas que sólo se pueden consumir en momentos determinados, ahora me paso a los villancicos que suenan a todo trapo en la casa de los vecinos: “¡pero mira cómo beben los peces en el río, pero mira como beben...!” Acabo de hacer mi segundo descubrimiento del día: soy como esos peces ahora me bebería otra copita, si es que este producto también es un poco difícil de digerir.
En fin, me toca ducha, ponerme bonita, plato de arroz y salir pitando para el trabajo antes de que caiga en la tentación.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Amiga mía no puedes imaginar la emoción que me ha producido volver a leerte en mi blog, sabes de sobra lo que intenta decir mi corazon, pero me cuesta definirlo; gracias, mil gracias, los amigos estais en los momentos en que realmente os necesitamos, luego en la distancia formamos parte de ese mundo amarillo. un abrazo para tí y para barcelona.
Duncan de Gross ha dicho que…
Al amigo Cash hay que tomarlo en pequeñas dosis, yo también pasé por sus efectos...
Loren ha dicho que…
no lo conozco, la veradad, pero este me pongo a ver como sientan sus efectos...
Trasto ha dicho que…
Yo tampoco me cumplo las promesas...por eso ya decido no hacerlo jeje.
Esperanza ha dicho que…
Las represiones totalitarias nunca fueron buenas, es mejor ir despacito.

Una copita o dos o tres, en estos días es casi una necesidad. Yo este domingo espero, perder el norte unas horas mientras hago mis hallacas ¡A tu salud!
Nuria ha dicho que…
Todos nos "autoengañamos" en algún aspecto de nuestra vida...
Espero que consigas ser tan "cumplidora" contigo como con los demás Rebe
Besitos
N.
Carmen ha dicho que…
Incumplir las"autopromesas", como yo las llamo, es siempre más fácil que incumplir las hechas a los demás, porque en ocasiones somos débiles para nosotros mismos.

Un beso.
Rebeca ha dicho que…
Gracias JOSECB.

Como lo sabes DUNCAN una sobredosis de Cash y corro serio peligro.

LOREN creo que te gustara, es de tu estilo, de esos que apetece escuchar en la intimidad.

TRASTO es una buena opción, si no prometes nada seguro que no lo rompes.

ESPERANZA será cuestión de dosificación, sólo que el viernes por la noche, un amigo y yo ya nos zampamos otra botella d vino mano a mano entre los dos.

Gracias NURIA seguro que el año que viene en lugar de romper el 100% de las promesas, sólo rompo el 50%.

¡curiosos CARMEN, que seamos menos sinceros con nosotros que con los otros!
Senofrari ha dicho que…
Hola Rebeca!
Tampoco todas sus canciones son tan tristes... Siempre puedes Get rhythm con un buen círculo de fuego o reírte con un chico llamado Sue.
En cuanto al romper promesas, no sé, a veces es preferible hacer pequeñas promesas más fáciles de cumplir y ir abanzando en la dificultad(de lo cual no soy un buen ejemplo).

Pero dar consejos es muy fácil y como cada un@ es un mundo, solo me queda decirte paciencia, ánimos, mucha suerte y darte un fuerte abrazo cibernético.

Xavi
Porcfer ha dicho que…
Prueba a cambiar de música. Un toque hortera, del estilo "Objetivo Birmania", y veras como se cambian las ganas de Bourbon y el corazón encogido por la Piña Colada y el cuerpo jotero-tropical.
Rebeca ha dicho que…
XAVI tienes toda la razón, CASH tiene otros estilos con mucho más ritmo y toques de alegria, aunque el transfondo no sea tan alegre. Muchas gracias por el abrazo!!

PORCFER a cada momento su música, en esta ocasión necesitaba que CASH me recordará si era capaz de serme fiel a mí misma.
GABI ha dicho que…
Bueno bueno...sigue intentando mantener la promesa, a ver qué consigues. E intenta de cambiar de musica, al menos cuanto estés desanimada.

Besitos!
Rebeca ha dicho que…
Creo que la gracia de las promesas (las que no son de verdad) es romperlas!!

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …