Ir al contenido principal

EL SUEÑO ESPAÑOL


Todo el mundo conoce el sueño americano pero ¿qué hay del sueño español? Ese era el mío convertirme en una funcionaria con malas pulgas y un sueldo desorbitado en relación a su trabajo para el resto de mi vida. Pero claro los astros son sabios y no me iban a dejar desperdiciar todo mi potencial, a pesar de haber pasado por todas las fases de la tortura de una oposición durante casi un año.
Escribo todo esto porqué después de mi post anterior, me quede pensando que seguramente no tenía tan mala suerte, sólo se habían agolpado las malas noticias y de paso me habían dejado un poco desencajado el ánimo.
A lo que iba, hace muchos meses me presente a un examen para tener un puesto fijo, lo cual en épocas de crisis no tiene mucho de fiable, aunque trabajando para el gobierno las cosas cambian. Al cabo de cuatro meses descubrí que había aprobado con buena nota ¡genial nos iremos de vacaciones sin preocupaciones! Después de otros tres meses abrieron el plazo para que presentáramos todas aquellas cosas por las que nos merecíamos estar entre los elegidos: ¡los méritos!
El viernes pasado resulta que mis méritos me sitúan muy lejos de los puestos de honor. Mi segunda opción era escalar a una segunda posición: el de ser interina, después de 9 años trabajando en el mismo hospital, tenía que pedir un mínimo de estabilidad.
Me voy con mi mejor cara a hablar con la dirección, armada con toda la amabilidad del mundo y mi sumisión absoluta y me pongo a reclamar lo que me parece que es justo. Al otro lado, sin inmutarse, la señora oronda y con el pelo blanco se me queda mirando de arriba abajo como si le estuviera pidiendo un millón de euros. Cuando articula las primeras palabras empiezo a creer que quien invento el sistema estaba dopado o era limitado: “lo sé, lo sé llevas mucho tiempo, pero resulta que ya sabes cuales son los criterios a la hora de elegir quien se merece el interinaje: la edad (a más edad antes pasas), estar casado o tener carga familiar” “¿la edad? ¿Y si estudiaron la carrera tarde? ¿por qué no los años de experiencia? ¿y si he decidido ser soltera? ¿y si no puedo tener hijos?” ¡lo dicho, el sistema es una mierda!
Y puesto que necesito estabilidad ¿algún voluntario para darme dos hijos? ¡eso sí, a la seguridad social la amenazo con pedirme: mi hora de lactancia materna, mi baja por embarazo de riesgo desde el primer día y por supuestísimo mi reducción de jornada hasta que mi segundo hijo tenga la tierna edad de 6 añitos!
Mi compañera de trabajo, me metió un par de números de la lotería en el bolsillo, y puesto que sólo tengo salud no me vendría mal tampoco un poco de dinerito ¡qué este mes los muy abusones me han quitado un 25% de IRPF! ¡família tengo que deciros que no habrá regalos de Navidad!
Ayer me fui al ICS indignada a reclamar mis méritos ¡cualquiera que me conozca sabe que tengo un montón! ja, ja...¡ays, me consuelo a mi misma! bueno, el caso es que se equivocaron sumando y tengo más de los que salen en la lista, así que todavía queda un poquito de esperanza y unos cuantos meses más de tortura, pero lo ves Rebequita ¡las cosas no son tan malas como tú las pintas!

Comentarios

Esperanza ha dicho que…
¡Sí, el sistema es una mierda!

Pero el que la busca la encuentra, tu sigue allí hasta que lo consigas.

Besos...
Rebeca ha dicho que…
te voy a robar el nombre y decir lo de siempre: que la esperanza es lo último que se pierde ¡y yo tengo a raudales!
Señor Oscuro ha dicho que…
Mira, tienes posibilidades después de obtener la suma bien hecha de tus méritos :) A ver qué te dicen ahora, espero que consigas lo que querías.

Y sí, el sistema es una mierda, comprobado.
Rebeca ha dicho que…
Esperaremos con paciencia ¡y si no no pasa nada! ¿a quién le apetece pasarse 30 años más en la misma empresa?
PENSADORA ha dicho que…
¡BUENO REBE! me encanta tu confesión, pero creo que las enfermeras en españa, las buenas, estáis bien pagadas ¿eh?! ¿qué es eso de desmerecerse?.

Yo no entiendo mucho de esto de las oposiciones, de hecho, nunca me lo he planteado y creo que nunca me lo plantearé. No es lo mío.
amigoplantas ha dicho que…
Yo saqué el nº 1 en mi primera oposición (nacional), y fui el único aprobado de mi grupo por "promoción interna" en mi seguna oposición (autonómica)

El trabajo en la Administración Pública tene algunas ventajas que a mi me gustan, y un montón de inconvenientes (opinan en mi familia); de tres hijos ninguno quiere ni olerlo, por algo será
MoN ha dicho que…
si quieres yo finjo ser tu hija!!! y asi ya tienes carga familiar!animo,rebeca que todo puede ser, cuanta razon tienes al decir que el sueño español es ser funcionario...
Aunque a mi me gusta el riesgo!!!!!
un besito reina!!!
Porcfer ha dicho que…
Fíjate si está mal el sistema que asegura puntos a las mas meretrices. De verdad, piénsalo bien antes de pensarlo. Ya que estoy, besos a tutiplen.
César ha dicho que…
Hay amiga.... por ser pluriempleado casi me han cobrado mis dos nóminas completas...un abuso, como si a los curritos nos sobra el dinero. Espero que se solucione pronto lo tuyo.. Besos
GABI ha dicho que…
Ojalá Rebeca que consigas el puesto, preferiblemente la plaza, y sino, la interinidad.

Si llevas tantos años te lo mereces. Creo que debería de ser por experiencia y no por edad.

Besitos y ánimo!

P.D: Cruzaré los dedos y no te olvides de contarnos que ha pasado.
Rebeca ha dicho que…
PENSADORA, bueno eso de estar bien pagada depende como se mire ¡ya se sabe todo el mundo mira para su ombligo y nada de lo que tiene es suficiente! yo hubiera pasado de las oposiciones, pero es mi única garantia de tener algún derecho donde trabajo, así que me tocó incar los codos.

AMIGOPLANTAS ¡vaya, estás hecho un cerebrito! lo sé, lo sé...los chistes de funcionarios son sólo mala fama que han creado algunas excepciones. En el fondo me consuela que voy a tener trabajo igual.

MON, uummmm...podría ser, es una posibilidad, sólo que ¿ya soy tan vieja para ser tu madre? ¡ahhhh! sí, puede que sí que esté así de mayor. Esta bien, le diremos que tú eres mi hija y que el padre me abandonó por una rusa para irse a vivir a Moscú.

Gracias PORCFER, pensándolo bien antes de pensarlo ¡quién quiere ser parte de algo que es injusto! Besos a ti también.

CÉSAR, creo que los obreros por mucho que trabajemos seguiremos igual...yo he decidido trabajar todas las fiestas y mucho me temo que me obsequiaran con otro descuento del 25% en la nómina ¡así qué para qué tanto trabajar! ¡a disfrutar de la vida y de todos los que nos quieren! que al final eso es lo único que queda.

Muchas gracias por los ánimos GABI, lo que tenga que ser será, ya no me voy a preocupar por esa oficialmente declarada: tontería.
Duncan de Gross ha dicho que…
Sinceramente, creo que el sueño español consiste en ser funcionario,o por lo menos eso es lo que oigo continuamente, te lo aseguro... Un besote
Rebeca ha dicho que…
Lo que decia DUNCAN nada del sueño américano, aquí tenemos nuestros propios sueños.
Ralph ha dicho que…
A los funcionarios no les importa pasarse 30 años en la misma empresa Rebeca, fijate si son felices que hasta tienen sus premios por permanencia, más dinero a la hucha, es que los de la empresa privada somos unos egoistas, quejarnos por no tener un "misero" CONTRATO FIJO con días y días de asuntos propios y desayunos interminables o visitas a las tiendas de los alrededores, es que somos de envidiosos.
Rebeca ha dicho que…
Sí, sí RALPH, el problema lo tengo yo por ser una envidiosa, ja, ja, ja!!!

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …