Ir al contenido principal

SOY LA PANTOJA


Yo quería ser como Carmen Sevilla cuando fuera mayor pero resulta que he descubierto que soy igualita que la Pantoja. Que cuando ella enseñaba “dientes, dientes...” yo hacía lo mismo mientras pensaba “Atajo de envidiosos, no me vais a tirar por tierra ni por todo el oro del mundo.”
Como buena Pantoja conocí a mi “cachuli” hace cuatro años y al principio todo era de color de rosa: nuestras cenas en Marbella, él cantando esa ranchera de “Sigo siendo el rey” sus miraditas acompañadas de la frase: “gitana ¿tú me quieres?” ¿y qué le iba a decir yo? ¡pues que sí! Que él era el gitano que calentaba mi alcoba. Pero en la vida inevitablemente todo llega a su fin y Julián Muñoz resultó ser un estafador y la Pantoja se tuvo que armar de valor para seguir con la relación que se adivinaba tormentosa, o tirar para otro lado. Ya se sabe el amor lo puede todo, así que mientras a Julián se le tiraba todo encima, a mi CachulNegritai la vida se le complicaba y decidía emigrar, pero yo que soy como la Pantoja, que las dos somos leo y tenemos una melena negra y larga ¡suerte que me he librado de lo de los pelos en la cara! También me puse a dedicarle mensajes subliminales mientras cantaba.
Al final, Julián se fue a la Cursivacárcel y la Pantoja empezó a marear la perdiz: “que sí, que no... que nunca te decides.” Mi Cachuli en la distancia hizo exactamente lo mismo. Pero llegó el día que Julián salió de la cárcel y mientras él volvía a ver la luz, yo cogía un avión a ver si todavía en medio de las brasas quedaba algo de fuego. Nada que sea suficiente para la Pantoja, ahora las dos seguimos debatiéndonos con lo mismo, así que he llegado a la conclusión, que si la Pantoja vuelve con Julián en breve a mí me espera una promesa de que todo se puede intentar, en cambio, si la Pantoja, usa sus armas de mujer y olvida esos arrumacos del Cachuli, las dos cerraremos la historia y no habrá más Julianes incordiando y haciendo que vayamos a trompicones por la vida, porqué recordad: “¡yo soy la Pantoja!” (y no la de Puerto Rico).

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ajajajjaja. ay muchachita, y yo preocupada porque pensaba que alguna zanahoria gigante te había secuestrado.

    Y tu haciendo travesuras... Es que no hay derecho mijita. Lo que más me gusta de Julian es como se le ven los pantalones, jejejej ¿El tuyo tiene tan buen porte?

    PD: el otro tenia errores.

    Besotesss

    ResponderEliminar
  3. Ai nena! que años de sufrimiento no? Tu manten la esperanza que es lo último que se pierde. Espero que tu Cachuli fuera mejor que Julian Muñoz! Besos

    ResponderEliminar
  4. Mira que había oído formas de tomar una decisión pero depender de una famosa, no sé no sé, donde esté la moneda al aire, que se quite el horóscopo y el famoseo. Medita, vétete al Tibet unos dias, que siete años como el Brad Pit me parece un poco exagerado.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, parece que no todo está perdido no? Mientras sea así, te animo a que lo intentes ;)

    ResponderEliminar
  6. jajajajajaja, a Brigit se le fue la cabeza y a Rebeca tambien...o quizás solo son asociaciones???

    Un beso enorme morena!!!

    ResponderEliminar
  7. adoro a la Pantoja cuando canta " no te aferreeeees, a un imposibleeeeee.. ya NO te amooooo"

    besito

    ResponderEliminar
  8. Bueno ESPE, la verdad es que a mi Cachuli de momento no le ha dado por ponerse los pantalones casi en los sobacos y exhibir una barriga cervecera incontenible.

    AIRA, con el paso del tiempo, creo que uno se acaba acostumbrando a todo. Digamos que el "mío" es bastante mejor que el original.

    Mira RALPH esa es una buena opción, irme al Tibet, a lo mejor a Brad le da por volver y ahí nos encontramos.

    SEÑOR OSCURO, la esperanza es lo último que se pierda, aunque la realidad te oblige a dejar de intentarlo.

    Gracias PALMOBA, creo que sí que debí tomarme una sobredosis de vestidos de lunares y de música flamenca y se me ha ido un poco la neurona de cantadora de copla que sufre por su torero.

    NIMA, Ahora voy a ser un poco cutre, pero esa es una de mis canciones favoritas en el karaoke.

    ResponderEliminar
  9. Ays pobrecita de ti si te pareces a la pantoja, no la tomes como ejemplooooooooo! no te engañes la pantoja nunca lo quiso, lo que quería era su dinero que mira por dónde se le cortó el grifo y ahora no lo puede dejar porque está tan metida como él! los cachulis nunca fueron buenos, así que deja al tuyo! Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Bueno mirándolo así, DI, puede que sea verdad, mi historia no tiene nada que ver con la de la Pantoja, además al pobre Cachuli hoy le han tenido que hacer otro cateterismo, si es que tanto estrés y tanta mala sangre no puede ser!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…