Ir al contenido principal

MI ÚLTIMO VICIO


Esta semana estoy de buen humor, después de casi cuatro años de ir derramando lágrimas a todas horas, parece que por fin, me he decidido a seguir la tarea que me he impuesto a mí misma: vivir la vida.
El problema es que la costumbre ha hecho que esas lágrimas se transformen en una especie de droga, y parece que necesito mi dosis diaria de llanto para poder seguir tirando. Pero como ahora no soy capaz de llorar por lo que dolía, porqué el manantial de la pena se ha empezado a secar, me he tenido que buscar otra excusa para que las congestiones de mi nariz y los hipidos se repitan.
Nada como una película triste y amarga, para derramar esas gotas saladas. Primero el dolor en la garganta que aparece y luego los ojos que empiezan a picar, las fosas nasales que se cierran y la mandíbula tirada hacía delante para poder arrugar la nariz, achicar los ojos y apretar la boca. Y entonces los hombros se agitan y yo me siento irrefrenablemente transportada a esa historia conmovedora sobre la que me gustaría actuar, calmar la pena de sus personajes y tenderle uno de mis clínex, que no son mentoladas pero que tienen estampadas unas curiosas florecillas en el papel.
Hay gente que es adicta al chocolate, a mí me ha dado por hacerme adicta a las lagrimas, a cualquier hora y con cualquier excusa. Lágrimas que te dejan agotada, pero que tienen un punto de alegría, porqué con ellas se va vaciando la alforja de la tristeza que estaba por derramarse y provocarle un nuevo ataque a un corazón que sigue lleno de tiritas. De esta manera busco mi pena en la canciones, en las películas, en las noticias… algo triste que me hago llorar y que luego me permita recomponerme un poquito.
Ya se sabe cada uno tiene sus vicios, el mío es llorar al menos una vez a la semana, y lejos de sentirme triste por ello, cuando derramo una simple lagrima, cuando noto como resbala por mi mejilla y observo como forma una gota estrellada sobre mi almohada recuerdo que estoy viva. Y cada vez que en lugar de ocho las que se desparraman son sólo cuatro, me doy cuenta que las cosas van mejorando y mi vicio se va atenuando.

Comentarios

RAMPY ha dicho que…
Pues he pensado yo que si lo que se trata es de ponerte "tristi" por qué no haces un "estristi" ?
Besotes
Rampy
Rebeca ha dicho que…
Podría ser bastante triste ahora que lo dices! Con este cuerpo serrano que Dios me ha dado!
RAMPY ha dicho que…
Por eso, porque si se tratara de derramar unas lágrimas y luego volverte a recuperar.
Pero el día que estés triste, me lo dices y te cuento algo divertido, que se me da muy bien
Besotes y que pases un lindo día.
Rampy
Di ha dicho que…
Ay qué afición más mala has cogido! Yo no veo ninguna pelí que sea triste porque para penas las mias, cuando veo la tele o una peli quiero entretenerme y si es posible pasarlo bien. Yo de tí intentaría irme desenganchando! Por cierto he visto tus comentarios de las pelis y la de la vida de David Gale es una de mis favoritas. Te recomiendo que veas si no lo has hecho Cometas en el cielo o en el valle de Ellah no son de llorar pero si que no dejan indiferente! Saludos!
Mr Blogger ha dicho que…
Llora y deja que tus lágrimas busquen su camino. Y luego, busca tu el tuyo lejos de ellas.
GABI ha dicho que…
Mi vicio es la risa. No hay día que pase sin reirme, pero me refiero a mandíbula batiente. El día que no lo haga me resultará raro. Y no porque yo busque reirme, es que siempre hay algo que me lo provoca...cualquier situación por tonta que sea.
Besitos!
Vegetable Man ha dicho que…
el llorar es un síntoma de mejora. Sacas sentimientos tristes fuera de ti para que no vuelvan.
Señor Oscuro ha dicho que…
Yo, por suerte o por desgracia, no tengo por "costumbre" llorar, pero es verdad que te sueles sentir mejor después de llorar.

Sinceramente no sé qué vicio tengo, quizás el chocolate, que me encanta comerlo onza a onza con un poco de pan mientras veo alguna peli de DVD :P Y más si afuera en la calle llueve, trona y hace frío :D
La chica de cristal ha dicho que…
Yo siempre que lloró dejo que mis lágrimas busquen su camino para luego, buscar yo el mío muy lejos de ellas, esto siempre me funciona y a la larga me hace mucho más fuerte interiormente.

Miles de besitos y cuídate mucho.
Esperanza ha dicho que…
Llorar limpia, desgasta y da ganitas de cambios (las lagrimas son evolutivas)

Eso sí cuidadin con los mocos, ya te digo que son una molestia...
Rebeca ha dicho que…
Gracias RAMPY estaría bien uno de esos chistes acompañados de "El resto es silencio".

DI sólo he leído "cometas en el cielo" (es uno de mis favoritos) y también me harte de llorar ¿seguro que la peli no es lacrimogena?

MR. BLOGGER ¿así que cada una por su lado? sí será lo mejor.

GABI, a mí también me gusta reírme, éste es un vicio oculto (Bueno ahora ya no tanto) mío de cuando estoy a solas.

VEGETABLE MAN, sería mucho peor quedarse todo dentro como esa gente que es incapaz de reaccionar ante nada de la pena que tiene.

SEÑOR OSCURO, no te hagas el bueno, con ese nombre seguro que tienes más de un vicio ¡chocolateeeee, se me hace la boca agua!

CHICA DE CRISTAL, es sólo un exhorcismo para hacer exactamente lo que tú dices, saco lo malo y luego a otro lado.

ESPERANZA, Los mocos son indeseables, nada más antirromántico que estar derramando lagrimas mientras tu nariz gotea. Por cierto, cada vez usas una foto más bonita.
Ronini ha dicho que…
cualquier vicio es malo, nio por el vicio en sí, sino por la necesidad de ello,
pero reconozco que me encantó tu post, porque llorar no es malo, y tu visión me ha gustado
besos
Palmoba ha dicho que…
Hay rebeca!! menos mal que como soy hipertensa, mirare mi salud y nunca me hare adicta a las lágrimas que son saladas y me van fatal!!

Besos enormes.
Rebeca ha dicho que…
bueno, te serviriá para bajarte la tensión, por la perdida de volumen y de sodio en el organismo ¡uff, que pedante suena esto! Nada, que eso, Palmoba, tú nada de hacerte adicta a las lagrimas, que luego uno no puede deshacerse de ellas, lo mejor es sonreír y ser feliz.

un beso guapa

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …