Ir al contenido principal

MALA UVA


Llevo tres días a base de uvas ¡en serio!
Leí en una revista que si te pasabas tres días comiendo esa fruta, en poco tiempo tu piel y tu pelo estarían resplandecientes. La revista, también aconsejaba y anunciaba con muy buen criterio que este tipo de dietas deben estar supervisadas por un nutricionista, y que teniendo en cuenta, el ritmo de vida que llevamos era mejor hacer un día el sacrificio acompañado de otros grupos de alimentos. Pero yo, que soy una reconocida masoquista, desoí esos sabios consejos y dije: “si hay que hacerlo, lo haremos bien”, ya se sabe, en casa de herrero cuchara de palo, y de nada me sirve ser enfermera y conocer los riesgos de una mala alimentación, yo tengo que conseguir una piel y un cabello brillantes.
Total que me fui al Eroski y me compre tres kilos de uvas, para comerme uno cada día (encima pague más de 6 euros por ellos y me sentí fatal).
La dieta de la uva lo único que ha conseguido es ponerme de mala uva mientras le anunciaba a todo el mundo mis progresos buscando un poco de solidaridad, y prometiendo un resultado increíble hoy. Ahora me temo que el resultado no será el esperado, porqué ayer no pude más llegue a casa y sí me comí la uva, pero también dos bocadillos de pan Bimbo con jamón, una crema de champiñones, no sé cuántas pipas de calabaza, pistachos y unos cuantos kikos, por eso de que, ya que estamos pues seguimos.
Tanto pasar hambre, sumado al dolor de estomago por comer tanta uva, tirado por el retrete por mis diez minutos de debilidad, y es que el hambre lo puede con todo, y si no estoy satisfecha en eso cómo voy a estarlo en lo demás, así que a comer se ha dicho.
Pasados ya mis 3 días de infierno, donde por fin he ascendido al cielo, lo único que me queda es darme un baño relajante a base de mosto, lo bueno, es que no va a salir ningún monstruo de las galletas dispuesto a beberse el agua de la bañera, por el gusanillo de matar el hambre. Definitivamente esa debería haber sido mi primera opción en lugar de pasarle por delante a la zorra que trataba de comerse las uvas.

Comentarios

  1. Jajajajaa, solo uvas??? y aunque no llegases al tercero..dos días así???
    Yo despues de la primera mañana ya me hubiera hinchado de phoskitos!!

    Besos querida.

    ResponderEliminar
  2. Tristemente sí, sólo uvas!! creo que ahora soy más redonda y un pco verde ¡sniff!

    ResponderEliminar
  3. Para que la piel te brille, mucho más y mejor sexo o en su defecto, autocomplacencia que también es eficaz no hay nada más infalible. Y para el cabello, con no lavarlo tanto es suficiente.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Pues míralo desde este punto de vista. Quizá te conviertas en superheroína y tengas un arma secreta: Los RAYOS UVA!!!
    besotes
    Rampy

    ResponderEliminar
  5. ESPERANZA esas soluciones ya me las sé, pero si se puede tener una ayudita.

    RAMPY, ahora me ha venido una paranoia a la mente, conmigo vestida con una capa verde y botas altas y gritando: "por el poder de la uva verde yo te lanzo un vino rayo"

    ResponderEliminar
  6. Jajajaj...lo que me he reido...aunque a ti no te hará gracia, supongo.
    ¿Cómo has podido aguantar dos días? Yo mando poco lejos a las uvas, eso te lo aseguro.
    Así que eres enfermera, ¿eh? Pues entonces si que tienes delito con hacer esas dietas.
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  7. Definitivamente estas muchísimo mas guapa,¡Donde va a parar!.
    Brillo en la piel, sedosidad en el cabello y alegría interior.
    Si eso se debe a la uva o al exceso, da que pensar.....
    Me encantan tus rutinas.

    ResponderEliminar
  8. ay amiga , yo también oí lo de las uvas como para depurar o algo así...pero es que los regímenes no son para mí.
    me gusta el vino, adoro la tortilla de patata y el pan, y el chocolate, y las pizzas, y el queso...qué es un pelo brillante al lado de semejante placer?? a parte que yo no sé la fiabilidad..
    jejej besos

    ResponderEliminar
  9. pero bueno y el pelo que?
    mas reluciente??

    mujerrrr xD que esas dietas magicas no son buenas!!!

    yo no seria capaz, me aburriria tanto
    con lo que a mi m gustan los sabores...

    ResponderEliminar
  10. GABI ¡tengo delito, delito! es que a veces soy lo peor.

    PORCFER, lo sé, ahora estoy fabulosa, vamos ya lo puedes ver tú mismo, si es que nada que no pueda hacer una buena uva.

    A mí también me encantan tus rutinas, ya te lo he insinuado otras veces, me pareces un privilegiado por vivir donde vives.

    RONINI, lo sé, por esos después de tres días he sucumbido a esos placeres. Ayer sin ir más lejos cogí el helado de chocolate y lo metí en el microondas para poderme tomar un chocolate caliente a las doce de la noche.

    MON, yo creo que mi autoconvencimiento ha actuado, y aunque la dieta no haya hecho ningún milagro, yo me siento diviena, será por eso de que tiene que haber alguna recompensa a tanto sacrificio.

    ResponderEliminar
  11. Madre mía, no sé cómo has podido... A mí me encantan las uvas, pero comer solamente uvas durante tres dias seguidos me habría aburrido, aparte de que pasaría hambre :D

    ¿Y notas el pelo y la piel mas suaves?

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que no, pero le he dado mucha pena a todo el mundo diciendo que sólo comía uvas, y ahora me traen ensaimadas, catanias y otros dulces suculentos para compensar.

    ResponderEliminar
  13. Bueno no hay mal que por bien no venga ¿no?: tres días de sacrificio y luego te cuidan como a una reina (por lo menos gastronomicamente hablando)
    Me gusta tu blog, me pasaré por aquí
    Bs
    N.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Nuria, pues sí, una cosa compensa la otra.

    ResponderEliminar
  15. Yo había oído que para que te brille el pelo lo mejor es echarte vinagre y dejarlo un rato y luego lavarte, esto también vale para los piojos!jajaja Yo no lo hago porque el olor a vinagre me da repelús. Y otra cosa que oí era echarte aceite de oliva. La verdad es que no he probado ninguna de las dos, si te atreves ya me contarás los resultados, al menos no es tan sacrificado como comer uvas todo el día! Buen finde!

    ResponderEliminar
  16. A mí me da un poco de grima también, el vinagre porqué luego parece que seas una alcohólica con ese olor pegado al pelo y el aceite porqué luego a ver quién es la guapa que se quita toda esa grasa de la cabellera.

    Buen fin de semana a ti también, Di!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …