Ir al contenido principal

LA HAMACA PARAGUAYA

Hace un año tengo colgada una hamaca paraguaya en casa. Es de colores azules mezclados con un soleado amarillo. Esta toda tejida a mano y todavía conserva parte del olor de los tintes y del campo. Los nudos se entrelazan en curiosas trenzas multicolores, hilo a hilo, hasta formar una madeja enorme y resistente. Todavía me sorprende que sea capaz de aguantar tanto peso con esa forma curvada que desafía a la gravedad.
Cuando me tiro sobre ella me acuerdo de mi infancia, de aquellas largas tardes en los parques donde la cosa que te hacía más feliz es que te empujaran el columpio hasta el infinito, volar cada vez más alto. Ahora los empujones que produce mi propio cuerpo me producen un poco de mareo y un poco de vértigo, será que el miedo a lo desconocido crece con los años.
Pero esa hamaca significa también la larga espera. Si me tumbo sobre ella es porqué me voy a quedar a esperar. Voy a cruzar los brazos y quedarme allí parada, atenta por si hay un cambio sobre la hierba, un trocito de viento inquieto, un aroma diferente que ha traído lo que tanto espero.
Me viene a la mente la cara arrugada de aquellos dos ancianos paraguayos esperando el regreso de su hijo de la guerra del Chaco. Campo, campo, campo…y nada más allá.
La hamaca se mece, una y otra vez, bamboleo tras bamboleo. Y nada se sucede tras la larga espera, y sin embargo me parece bonito esperar, porqué al que ha perdido la esperanza poco es lo que le queda.

Comentarios

MoN ha dicho que…
no se me publico me caguen toooooooo :(

que decia yo que siempre quise una hamaca pero que me tendre que conformar con las literas, que aunque no se balanceen ni sienta la cuerda en la espalda, me hacen sentir mas alta.


es bonito esperar, porque significa que tenemos ALGO a lo que esperar, y ese algo para mi ya es mucho


un besitoooooo
Rebeca ha dicho que…
Eso es verdad, las literas te hacen más alta, pero las hamacas en todo caso te vuelven un poco jorobada.

Yo creo que siempre hay que esperar algo, aunque sea una tontería, es lo que le da sentido a la vida.
La chica de cristal ha dicho que…
Al que pierde la esperanza no le queda nada y es por ello que la esperanza es lo último que debemos de perder.

A mí me encanta guardar todos los buenos y los malos recuerdos de las cosas que me van pasando a lo largo de mi vida, pero lo bonito de tener estos recuerdos para mí no es otra cosa que cuando me vienen a la mente todos los que han sido buenos, ya que aunque en ocasiones sean muy pocos los buenos recuerdos que guardamos, no cabe duda de que estos siempre van a ser los que realmente perduren en nuestro interior y de los que más nos acordaremos.

Miles de besitos y cuídate mucho.
Esperanza ha dicho que…
Ufffff, este post definitivamente ha sido tan perfecto que poco se puede agregar, sin embargo. Me fascina tu amor por otros mundos, eso te hace una mujer muy completa y aventurera.

Ese chinchorito o hamaca, también te puede llevar por sueños infinitamente felices, relajarte y quedarse con tu cansancio, secar tus tan preciadas lagrimas de vez en cuando, o ser el lugar de juego adulto cuando finalmente llegue lo que esperas con calma.

Mi abuela las teje también, han dejado la enseñanza de su telar desde muchas generaciones atrás, se supone que con lo que me enseñaron de niña, cuando me vuelva a poner frente a un telar, sabre que hacer.

Me diste un paseo nostálgico, gracias.

Feliz finde.
Rebeca ha dicho que…
Vaya tú también has cambiado a foto ¡ya se sabe, renovarse o morir!

yo también trato de acordarme de todo lo vivido, aunque a veces, según el estado de ánimo, me acuerdo más de lo bueno o más de lo malo, pero recuerdos a montones!
Rebeca ha dicho que…
El anterior comentario iba para la CHICA DE CRISTAL.

A ti ESPERANZA, te digo, que a veces tengo la sensación de que este no es mi mundo y por eso me gusta escarbar en otros.

¡ tu abuela las teje! eso es una maravilla. Las hamacas son preciosas y toda una institución, nada como balancearse en una de ellas mientras se pone el sol.

Que bonito que ese saber también haya pasado a tus manos. El día que te pongas delante del telar me encantaría ver la obra de arte que sale.
GABI ha dicho que…
Uy, yo creo que no serviría para montarme en una.
En cuanto a lo de la esperanza, ya sabes: la esperanza es lo último que se pierde, y sino que se lo digan a Pandora.
Besitos!
Rebeca ha dicho que…
Bueno GABI, al principio da un poco de vértigo pero una vez tumbado como que te encuentras a gusto.
Ronini ha dicho que…
bonita hamaca, bonito rincón aunque no lo ocupe físicamente, disfrútalo es tu momento, tu máquina del tiempo,
besos
RAMPY ha dicho que…
Entonces la hamaca se mece, ah,
porque si fuera la mesa la que se mece, entonces sería la HAMESA.
Fuera de bromas "juegopalabrescas", me ha encantado con la ternura y cariño que has contado en tu post de hoy.
Un besote corazón y que pases un lindo fin de semana
Saludos
Rampy
Palmoba ha dicho que…
Es que el que espera algo es por que tiene esperanza.

Bonita historia para una hamaca!!
Di ha dicho que…
Yo tengo una mecedora de caña de cuando era pequeña que me trae los mismos recuerdos que a ti la hamaca. Todavía me cabe el culo en ella y cuando voy a la casa de campo de mis padres siempre me siento un ratito en ella.
Rebeca ha dicho que…
RONINI, la verdad es que es un lugar muy especial para mí.

RAMPY ¿Cómo se mece uno en una mesa? bueno es igual. Buen fin de semana a ti también y muchas gracias como siempre.

PALMOBA, no sé si la esperanza estaba hecha para la hamaca o la hamaca para la esperenza.

DI ¡eso es importante! ¡Qué todavía quepa el culo! y aunque ya no cupiera yo haría presión sólo para evocar los recuerdos.
RAMPY ha dicho que…
Hola Rebeca, eso tiene fácil solución:
Uno se mece en una mese pues mesándola, como si tuviera cabellos o mejor dicho crines de caballo
digo yo que mejor "acabo ya"
Besotes
Rampy
Rebeca ha dicho que…
¡Ah! ahora lo entiendo todo, me gusta eso de mesar la mesa.

Un besote Rampy!
Señor Oscuro ha dicho que…
Yo nunca me he acostado en una hamaca, sin embargo, ya que lo mencionas, me encantaban los columpios.

Debe ser bastante placentero echarse la siesta en una hamaca a la sombra de un árbol en primavera, cuando el calor aun no aprieta demasiado :D
Rebeca ha dicho que…
Jolín! ahora que estamos en otoño pensar en el calorcito de la primavera me pone melancolica.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …