Ir al contenido principal

LA CADUCIDAD DE LOS YOGURES


Llevo dos días de infierno en el trabajo, para mí que la lluvia de rebote trae un poco de mala suerte previa a la limpieza y al dejar las cosas listas para empezar otra vez de cero.
El viernes tuvieron que bajar a operar a uno de mis pacientes de urgencias, el lunes tuve que llevar a un paciente a la UCI y ayer otro sufrió una parada cardiaca y aunque me deje los brazos, el aire y toda la rabia intentando remontarlo no hubo manera.
Me entraron ganas de llorar, porqué a veces parece que un cúmulo de pequeños detalles, de pequeñas cosas hace que el desenlace acabe siendo fatal.
Una compañera tiene la convicción que todos tenemos una fecha de caducidad grabada, igual que los yogures, da igual como se llegue a ella, una vez cumplido el periodo se haga lo que se haga la predicción se cumple.
Después de que el intensivista decidiera después de media hora que dejáramos las maniobras de reanimación, me pegue a la pared para que ella me sujetara, o más bien para que fuera capaz de absorberme entre sus ladrillos, los brazos me temblaban del esfuerzo y las piernas de los nervios. ¡“no puede ser, no puede ser!” pero es. Tanto esfuerzo inútil, tanto esfuerzo para nada porqué la vida se ha escurrido mientras yo bombeaba su corazón desde fuera, mientras alimentábamos con oxigeno sus pulmones, pero la última dosis de atropina ya no permite seguir intentándolo.
“¿alguien llama a la familia?”, esa es siempre la peor de las partes, porqué nadie entiende que la vida a veces desaparece en un suspiro. No podía mirarles a los ojos, porqué no lo pudimos salvar.
Primero estaba azul, luego ha recuperado el tono rosado y luego otra vez el azul mortecino. Al principio aún intentaba hacer alguna respiración débil, y algún latido se escapaba perdido sin ir a ningún sitio.
La doctora pide una tira de electrocardiograma: “Se confirma la asistolia, se acabó.”
Se acabo, igual que caducan los yogures, y el desencanto estúpido, y la pena o la rabia, o el no saber donde mirar, revolotea entre nuestras miradas mientras vamos quitando todos los tubos, y tontamente desearías seguir media hora más, pero a estas alturas las pupilas ya confirman que existe daño cerebral.
La vida no se acaba con un pitido y una línea recta, sino como en los días de lluvia, aparece una nube negra que se posa sobre tu cabeza, descarga sus gotas y luego se escurre, y cuando desaparece, parece que vuelve a llegar la paz, un último suspiro y el fin.

Comentarios

Esperanza ha dicho que…
Uff, no coment...
Rebeca ha dicho que…
No coment Espe...
Di ha dicho que…
Qué fuerte y qué real! Que contradictorio soy fan de las series de hospitales, sin embargo no podría tener tu trabajo, soy demasiado débil para estas cosas!
Rebeca ha dicho que…
Yo en cambio, no puedo ver series de hospitales porqué no me parecen nada reales.
César ha dicho que…
La vida tiene caducidad, es de lo único que puedo estar seguro. Pero sé que mientras esté "vigente" tengo la oportunidad de que merezca la pena, para mí y para la gente que me rodea.

Besos guapa, y un fuerte, muy fuerte achuchón.
Rebeca ha dicho que…
Gracias, César ¡achuchón recibido! lo de siempre, hay que saber invertir el tiempo limitado del que disponemos.
Porcfer ha dicho que…
Solo dejo un comentario para decir que no tengo palabras. Grande Rebeca. Cuando César te suelte de su achuchón te espera otro de mi parte.
GABI ha dicho que…
Vaya vaya...esos sí que son días duros y lo demás son tonterías. Eres muy valiente, yo no podría con ese trabajo.
Besos!
Rebeca ha dicho que…
Gracias PORCFER ¡jo, voy a estar encantada con tanto achuchón!

GABI de valiente nada, que al final me temblaban las piernas.
RAMPY ha dicho que…
Hola Rebeca, llego un poco tarde ( ayer estuve medio "secuestrado", pero vi algunos episodios de "Prison Break" y me solté.
Y bueno, yo quería mandarte un Abrazsibeso enorme ( término inspirado en otro, que significa un beso abrasivo con abrazo incluído)
Rampy
Ronini ha dicho que…
tienes una profesión en la que tienes que valer, que tener fuerza, y has de er una persona especial porque es muy duro y no todo el mundo es capaz,
lo sé porque tengo amigos médicos y es más difícil de lo que un paciente se pueda imaginar,
no olvides nunca todo lo que hacéis que es mucho y en muchas ocasiones salva la vida
beso
MoN ha dicho que…
Gracias por la parte pekeñita que me tocaba en el otro post :)

y la verdad, es que yo creo que tenemos una fecha de caducidad, puesta en algun sitio que no podemmos ver...
Pero imagino toda tu frustración.
y es parte de un trabajo muy sacrificado y poco valorado...

Yo no podria estar en una situación parecida, y la verdad que admiro mucho a las personas como tu :) que trabajan en cosas que ayudan a los demas.

Piensa que tambien, abras atrasado alguna fecha de caducidad no?

un beso!!!!! :*******
Señor Oscuro ha dicho que…
Debe ser muy duro ver morir a alguien. Por suerte no he tenido nunca q presenciarlo, pero intentar salvar a alguien y no poder, eso debe ser frustrante.
Rebeca ha dicho que…
RAMPY ¡me ha encantado tu abrazibeso!¡aunque ahora me escuece la cara!

RONINI como cualquier trabajo, aunque como a éste no le pongas un poco de vocación, acabas trastornado.

MON, bueno nuca me lo había planteado así, sí tal vez, si que hemos atrasado alguna fecha de caducidad.

SEÑOR OSCURO, es muy frustrante, por eso al final, te tienes que poner tu escudo de despersonalización y de distancia para poder seguir como si nada.
Ralph ha dicho que…
Pues a mi me parece que pasa como en todo, al final te tienes que insensibilizar como autodefensa, a mi me metieron en quirófano para una cosilla de nada y mientras cosían hablaban de la telenovela.
Ralph ha dicho que…
Con respecto a lo de la fecha de caducidad, seguro que si alguien encontrara donde se encuentra la gente por el mero hecho de conocerla no duraría tanto del sinvivir , mejor no saberlo.
Rebeca ha dicho que…
Pues sí RALPH tienes que hacer como que no va contigo, y una vez sales por la puerta olvidarte de lo que has visto porqué si no el sin vivir de la pena sería todo para mí.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …