Ir al contenido principal

REDUCIDA LA PRODUCCIÓN DE GENIOS


Hay gente que no es de este planeta, y lo digo en el buen sentido de la palabra, porqué hay individuos que superan al común de los humanos, que tienen una inteligencia superior o que les envuelve un aura que hace que emocionen, que levanten admiración, que nos sorprendan y que poco a poco vayan cambiando con sus acciones el mundo y sus cosas.
El lunes aproveché para ir al cine con mi hermano a ver Che, el argentino. Hubo un par de parejas que se levantaron antes de que acabara la película, aunque es evidente que si pagas por ver la película de Ernesto Guevara, lo último que vas a ver es a Rambo en medio de la jungla cubana, y todo va a versar en torno a la política y a la vieja lucha entre comunismo y capitalismo.
A mí el Che me emocionó, y no por su lucha, que puede ser equivocada o no, sino por sus palabras, por su fe en la revolución, por tener el valor para enfrentarse al mundo, por desafiar a la primera potencia mundial y por no dejar que las palabras quedarán reducidas a una charla amistosa, durante una cena tranquila, con Fidel Castro, en una ciudad de Méjico.
Son este tipo de individuos, los que pasito a paso, van configurando la historia. Los que se plantan delante y dicen: “¡ey, que podemos cambiar, que esto no es inamovible!” y poco a poco convencen al resto, y entonces las tuercas empiezan girar, y la gente se aferra a los ideales y lucha por la fe, siempre lo dicen: “la fe mueve montañas” y a lo largo de 21 siglos de historia (si contamos desde el nacimiento de Cristo) ha habido más de una montaña que se ha convertido en un placido valle.
Ahora, que aparentemente todo esta tranquilo, a pesar del lavado de cerebro continúo sobre la crisis económicas, los agujeros negros, el cambio climático y el fin del mundo. Echo de menos uno de esos líderes con carisma: un Gandhi, un Malcolm X, un Churchill, una Juana de Arco o una Margaret Thatcher, aunque tengo fe en que Barack Obama, no será sólo un reclamo político, que ganará las elecciones y cambiará a los Estados Unidos.
El Che dice: “que un pueblo que no sabe leer y escribir es fácil de engañar” y uno de mis amigos dice: “pues los cubanos son muy cultos y mira como están”. No siempre los genios llegan a donde quieren, pero en esta época en que parece que lo hayamos conseguido todo (lo llaman el estado del bienestar) ¿para qué vamos a luchar, aunque sea en contra de la subida de los precios? Y poco a poco, nos vamos quedando más justos de genios, que siguen en el anonimato, con un montón de cosas que contagiarnos, pero sin que su virus revolucionario nos llegue a tocar porqué ya nadie tiene ganas de moverse por nada.

Comentarios

Señor Oscuro ha dicho que…
Es cierto lo que dices. Hoy en día la gente es mucho más conformista que antes, eso es lo que pasa.
Chip Ahoy ha dicho que…
Parece que hoy los "revolucionarios" o "rebeldes" ya no se llevan, parecen casi heroes del Romanticismo...

Es cierto que hay mucho conformismo en general, aunque en pequeños contextos hay mucha gente que no se calla, y esto es una pequeña esperanza

Un saludote! :)
Veca ha dicho que…
Es que somos demasiado vagos, nos gusta protestar, pero no hacemos nada para solucionarlo.
Senofrari ha dicho que…
Supongo que como todas las generaciones tenemos ganas de cambiar las cosas y mejorarlas. Lo que me parece que pasa es que le hemos cogido gusto a la comodidad y no queremos tener que hacer sacrificios y correr riesgos para mejorar las cosas; aquello de no querer perder lo que tenemos.
Cuando alguien tiene poco que perder pone más ahínco en mejorar las cosas.
O al menos eso me parece a mí.
Un saludo,

Xavier
Diana ha dicho que…
Hola Rebeca, no me conoces pero hace poco que di con tu blog y de vez en cuanto te visito. Me encanta las fotos que eliges para explicarte. Te escribo porque me ha extrañado ver a la Tatcher entre los otros personajes carismáticos que mencionas. Se cargó una gran parte de los servicios sociales ingleses, la minería en el norte de England, y promuvo junto a Reagan el capitalismo y la ley de los fuertes contra los débiles en el mundo. Una tia con caracter, sí pero a qúe precio.
Un abrazo
MoN ha dicho que…
puedes estar deacuerdo o no con el che.

Pero lo que esta claro es que esta reducida la produccion de genios.

Ya no hay gente que se juege por lo que se piensa, ni gente que actue para cambiar las cosas.


Somos una sociedad acomodada


un besote!
Marali ha dicho que…
Tienes razón Rebeca, supongo que genios, debe haberlos, pero no se ven. Y la verdad es que cuanto mejor bienestar disfruta la gente más acomodaticia y conformista se vuelve.
César ha dicho que…
Lo cierto es que los esquemas de revolución han cambiado un poco.

Es cierto que no hay paradigmas como el "Ché", pero hay gente que ha decidido revolucionar "desde dentro", es decir, no dejándose arrastrar ni intimidar por los sistemas, siendo consecuentes con sus ideas hasta la muerte en el día a día....Si hay que cambiar, cambiaría la manera de pensar destructiva, acomodada, egoista e individualista, pero tocaría barrer en casa primero.

Besos guapa, me gustó el post...
Rebeca ha dicho que…
Diana, cuando elegí a Thatcher, supongo que lo hice más por carisma que por genialidad, aunque de alguna manera, el carisma también es una forma de ser un poco genio.

Lo digo por ejemplo porqué fue la primera mujer en llegar a ser primera ministra en el Reino Unido y en Europa, que consiguió ganar tres elecciones seguidas. Estudió química y derecho, se preocupó por el cambio climático, y creó su propia filosofía: el tatcherismo.

Yo creo que eso es de admirar, luego está lo de estar de acuerdo o no, como con el Che, yo puedo ser comunista o creer firmemente en el capitalismo. Pensar que Margaret rescató la economia británica en la crisis de 1970 o que la tiró por tierra. Hasta hoy en día hay un 50% que la adora y un 50% que todavía la sigue insultando.

En todo caso, lo que no se puede negar, es que este tipo de personajes han cambiado la historia.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …