Ir al contenido principal

LA FUERZA DE LA COSTUMBRE, SOBRE LOS PEQUEÑOS CAMBIOS


Me han cambiado el horario de trabajo y ahora todo se me hace raro. Parece como si flotara y como si no estuviera del todo. Me paseo desde mi nube esperando recuperar la cordura en algún momento.
El lunes casi se me desboca el corazón, era incomprensible, volvía al mismo hospital, al mismo servicio y con la misma gente de siempre, pero con un horario diferente y me sentía como si fuera el primer día.
Empecé a sudar por la nariz, fea costumbre de mi cuerpo cuando me pongo nerviosa y noté un ligero temblor en las manos. Mi compañera se rió mientras me daba un achuchón de bienvenida a tu nueva vida.
Esta claro, somos animales de costumbre, un pequeño cambio y todo se desmorona. Estaba tan acostumbrada a esa organización metódica, inamovible y repetitiva de mi vida, que ahora es como si alguien hubiera soplado con fuerza sobre mi persona y lo hubiera desmantelado todo.
Por suerte o por desgracia la monotonía es fácil de aceptar en la vida. Calculo que una semana y todo volverá al orden de siempre, a mi costumbre de hacer las cosas de esta manera y no de la otra.
Cuando algo se sale de lo normal, esperas siempre con paciencia para poder recuperar la calma. Te adaptas poco a poco y al final hasta te gusta que algo haya cambiado en tu vida.
De momento, he recuperado algo que ya tenía olvidado, algo de lo que acabe agotada pero que al principio me encanta: los largos viajes en tren. Que me gustan por el placer de viajar en ese vaivén eterno, por sentarte a escuchar las conversaciones que resuenan a tu alrededor y por seguir leyendo ese libro que hasta hora sólo ocupaba un lugar en tu mesita de noche.
Bienvenida a tu nueva vida, me he dicho a mí misma, y que la fuerza de la costumbre se apoderé pronto de mí.

Comentarios

Nima ha dicho que…
Entonces, te deseo un feliz inicio de etapa..
Es curioso como nos llega a gustar hacer las mismas cosas!
RAMPAEL. ha dicho que…
Como bien dices, el ser humano está lleno de retinas, en donde se alojan nuestros recuerdos, algunos de lo más loco, y de rutinas
A veces, necesitamos desautomatizarnos, para, volver a automatizarnos y volvernos a desautomatizar, y así nos pasamos la vida entera.
Ya llega el otoño, y en esta estación echas de menos a TOÑO ( Oh, Toño), y es la época del "retoño" de las vacaciones de verano.
Besos
Rampy.
César ha dicho que…
Te deseo la mejor de las adaptaciones, y un nuevo descubrimiento de ti y de tu vida en esta nueva etapa.

Besos guapa!!!!
Ainhoa* ha dicho que…
Espero que te cueste muy poquito esa adaptacion! Estoy segura de ello.
Y te vendra bien... A veces cambiar, nos despeja un poco.
Un besito y cuidate guapa.
Veca ha dicho que…
Seguro que se apoderará antes de lo que piensas.
Mr Blogger ha dicho que…
Bienvenida a tu nueva vida. Y no te preocupes, el hombre es animal de costumbres y cogerás rápido el ritmo de trabajo en tu vida.
MoN ha dicho que…
soy de las personas que viven por costumbre, es decir:

Tengo un estilo de vida, y si me lo cambian, me cuesta una barbaridad hacerme a la idea xD

pero bueno, aqui estoy cambiandolo todo, asi que tu no puedes ser menos!!!!!

un besitooo
Rebeca ha dicho que…
1 semana y estoy segura que me encantará este nuevo horario!
Mar ha dicho que…
Espero que el nuevo cambio te siente fantastico ya veras que al final resulta hasta emocionante, te lo dice una que en mi trabajo cada dia cambio algo y nunca se nada seguro!!!!para mi hay primeros dias muchas veces y por lo tanto muchas sorpresas!!!al principio asusta pero luego le encuentras la emocion a todo!!!! Cuidate!! Saludos!
Rebeca ha dicho que…
Muchas gracias Mar por acercarte hasta aquí y por tus palabras de ánimo!

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …