Ir al contenido principal

EL DÍA QUE ME HICE MAYOR


Por fin mi hermano ha vuelto de Holanda, me ha traído una camiseta XXL en la que caben 3 como yo, con 3 tulipanes de color rosa y que reza que amo las Netherlands. Mucha gente dice que ese tipo de recuerdos son inútiles que sólo sirven para acumular polvo y al final no sabes que hacer con tanto trasto, pero a mí la verdad es que me hace mucha ilusión, me recuerdan eso de yo estuve allí.
El novio italiano de una de mis primas también se ha venido para aquí, después de todo, deja su querida patria por amor, eso me hace creer que todavía quedan hombres valientes.
Así que con tanto regreso improvisamos una pequeña celebración a base de champán, pastel y ensalada de pasta.
Esas celebraciones tienen lo que tienen: la gente habla a la vez, se pelea, dice cosas que no debería decir, salen a flote los mismos temas de siempre, bebe más de la cuenta, acaba pringado de pastel por todas partes, se duerme en la mesa, etc, etc.
Y mi prima bebió ¡vaya si bebió! parecía una peonza que giraba y giraba con el vestido de campana que llevaba. Hablaba y me repetía una y otra vez la misma cosa, sin acordarse de que ya me lo había dicho.
En determinado momento de la velada desapareció al lavabo mientras su novio cada vez más enfadado me miraba diciendo que eso era inadmisible ¡cómo si lo de estar borracho no nos hubiera pasado a todos alguna vez en la vida! ¿Y lo de quedar en ridículo y ser patético? Eso es lo peor de todo, cuando vuelve la memoria y te acuerdas a parches de todo lo que has hecho.
A mi prima me la encontré tirada en el suelo, con la tapa del water golpeándole en la cabeza una y otra vez, por más que ella intentaba sujetarla para que no se cayera. A mí me entró la risa mientras intentaba levantarla, darle un poco de aire fresco y adecentarla. Ella con los ojos perdidos pedía disculpas, mientras el italiano cada vez más serio trataba de no empezar a soltar improperios por su boca.
Le di un abrazo a él y le di un abrazo a ella ¡Divina juventud! ¡Sólo se vive una vez! Después de un poco de hielo en la nuca, un sobre de Almax y un poco de consuelo, mi prima estaba medio repuesta. Con un poco de cariño, unas palabras de aquí no pasa nada y un apretón en el brazo su novio estaba menos convencido.
Y al mirarlos a los dos, me di cuenta que me he hecho mayor, pero no mayor de edad, sino mayor por dentro, porqué ya no me vale la pena discutir por cosas tontas, porqué me hacen risa esos momentos que tiene la vida en las que todo se desmonta por cositas muy pequeñas, porqué tengo ganas de ayudar a los demás, de protegerlos, porqué me parece que desde mi perspectiva soy más madura y más adulta, y así, sin quererlo, porqué perdí la conciencia de estar en el camino, ha llegado el día en que me he hecho mayor y los pasos que doy en la vida son mucho más firmes.

Comentarios

MoN ha dicho que…
a mi me parece que ando por esa transición en el que se desquebrajan los esquemas y poco a poco las cosas te parecen menos graves, y te agachas a cojer los pedacitos que se dejan apra intentar juntarlos,


un beso!
Patrícia ha dicho que…
els anys passan i amb les experiències canvien totes les nostres perspectives, el que ahir importava avui ja no i al revès
César ha dicho que…
Esa sensación tiene su punto de satisfacción y nostalgia. Es el momento en que nos damos cuenta que hemos cruzado una línea imperceptible sin retorno...

Lo valioso, es que también nos damos cuenta que tantos padecimientos y experiencias, han hecho efecto positivo en nosotros.

Besos amiga.
Veca ha dicho que…
La experiencia es lo que nos cambia en un momento dado.......y cuando te das cuenta de esos cambios, te ves mayor......pero nada más lejos de la realidad.
La chica de cristal ha dicho que…
Me encanta ese tipo de celebraciones y de charlas, pero solo hasta cierto punto, pues no te voy a negar que cuando hay tanta gente hablando a la vez, me descolocan por completo en el sentido de que me marean y no sé ni a quienes atender jejejeje.

Muchas gracias por tu comentario en mi blog y no hagas caso a las/os que te dicen que ese tipo de recuerdos son inútiles.

Miles de besitos y cuídate mucho.
Ainhoa* ha dicho que…
Es muy bonito esto que has escrito. La verdad esque a veces peque(ny)os detalles nos abren las puertas de "grandes descubrimientos" por decirlo asi. Madure demasiado rapido y siempre me ha sido mas facil conectar con gente mas mayor que yo.
Prometo pasarme por aqui :)
Te pongo en mi blog.
Un beso y cuidate.
Nima ha dicho que…
los queridos 30's.. una gran edad. Prometido!

un beso
Señor Oscuro ha dicho que…
Yo la verdad es que por cosas así no me enfado, sinceramente. No sé, hay que saber darle a las cosas la importancia que se merecen.

El día de mañana, con las cosas que te quedas es con estas que cuentas, las que te hacen reír, porque las recuerdas con más cariño :)
Rebeca ha dicho que…
Madurar es inevitable, y lo bueno, es que en contra de todo lo que dicen te vuelve menos serio.

Yo tampoco me enfado por eso tipo de cosas.
Chip Ahoy ha dicho que…
Ley de vida. Un dia te levantas y parece que las cosas han cambiado, pero resulta que quien ha cambiado eres tu.

A mi me paso hace unos años, pero bueno, es lo que hay. La experiencia y los años te hacen valorar las cosas de otra manera

Un saludote ;)

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …