Ir al contenido principal

CUÉNTAME TU HISTORIA


Siempre he andado por el mundo con el convencimiento que soy única y especial, un pensamiento que no es exclusivamente mío, sino que estoy segura que más de un@ tiene en su cabeza, ya que sólo nosotros somos capaces de acceder a nuestro complicado mundo interior, de dialogar en primera persona y entender parcialmente porqué actuamos de determinadas maneras.
Cada día que pasa, me doy cuenta, que al igual que yo, todos somos únicos y especiales, que detrás de cada uno se oculta una pequeña historia, y que cada vez que se transmite hace al individuo todavía más único.
Uno de mis pacientes, que nunca se acuerda de mi nombre, tenía muchas ganas de hablarme de su nieta, me mostró una fotografía con una niña de dos años vestida de Sevillana, luego otra con la niña acompañada de un doverman al cual, según él, siempre le hacía rabiar. Mi paciente sonreía de oreja a oreja, con ese orgullo que sólo tienen los abuelos de hoy en día, que están convencidos que su papel en la vida es consentir a los nietecitos y que los padres ya se apañaran con su disciplina. Dedique escasos diez minutos a escuchar su pequeña historia.
Mi otra paciente, que sí se acuerda de mi nombre (y lo recalco porqué a mí también me hace sentir única cuando no me llaman: “¡eh, morena!”) también me contó su historia. Era la pequeña de cuatro hermanos, y estaba emocionada con que le dieran pronto el alta, para poder ver a su perrita de dos meses a la que cariñosamente la llamaba su “bebe”. Esta vez no me enseñaron fotografías, pero sí me contaron las delicias de la perra, su pedigrí y como llora por las noches porqué echa de menos a su dueña.
Compartieron pequeños detalles, con ilusión, con orgullo y me hicieron ver ante mis ojos ( porqué muchas veces los ojos ven pero están ciegos) una persona y una vida.
Me acordé que en los campos de concentración nazis una forma de despersonalizar era colocándoles un pijama de rayas y rapando la cabeza a la gente, de esta manera, no había casos especiales, todo era homogéneo, y desde esta perspectiva era mucho más fácil torturar a aquel que había dejado de tener una historia detrás.
En el hospital, a veces pasa lo mismo, te colocan un pijama y un brazalete de identificación y ya eres lo mismo que los demás: un paciente al que se le roba parte de su libertad. Pero si te paras a escuchar al menos diez minutos, si te dejas invadir por la historia que tienen que contar, te darás cuenta que no todo el mundo vive la experiencia de la misma manera, y que detrás de la enfermedad hay una persona única y especial.

Comentarios

sonia7386 ha dicho que…
Un post muy bonito, que me ha hecho recordar, a los niños en el cole cuando estaba de practicas. Mucha gente piensa que los niños, niños son, todos mas o menos iguales, pero cuando te paras a fijarte en cada uno de ellos, cada uno tiene una historia con el,a una familia, o un caso diferente, para algunos favorable y para otros no. Un besito
Rebeca ha dicho que…
Hola Sonia, gracias por tu comentario.

Con frecuencia nos olvidamos de lo diferentes que somos los unos de los otros, da igual, ser niño o adulto.

Supongo que como tenemos esa manía de ver el mundo ordenado tendemos a agrupar las cosas, y claro, luego le quitamos esa parte única que tiene cada uno.
Marali ha dicho que…
Hola Rebeca:

pues si, "cada casa és un món" i todos tenemos "nuestra historia" que puede parecerse en lo general a otras muchas historias pero siempre hay componentes distintos. Por suerte, las personas no somos iguales, si todos pensáramos igual creo que sería un caos, al igual que si todos fuéramos perfectos "Déu nos-en guard"
Un beso
RAMPAEL ha dicho que…
hola REBECA, probablemente lo sabrás, pero hay un libro que se llama EL NIÑO CON EL PIJAMA A RAYAS DE John Boyd, y trata una relación de amistad entre un niño, cuyo padre es oficial del ejército ruso y un niño judío que está, junto a sus padres en un campo de concentración.
La relación de conexión se produce porque el padre del niño no judío, es el jefe de ese campo de concentración.
Un post muy bonito, gracias por compartirlo
Besotes
Rampy.
Ronini ha dicho que…
Rebeca hoy me vas a perdonar que no lea tu entrada, gracias a la foto sé que hablarás del niño con el pijama de rayas y aunque tengo que estar toreando la actualidad no quiero que me destripen el final...

un beso linda
Ainhoa* ha dicho que…
Me ha encantado tu post, lo he leido tan atenta... Uf!
Sabes, con esta entrada me has recordado a mi madre... Hablaba igual que tu, de sus pacientes, de las curiosidades del dia a dia en su trabajo... Y lo echo de menos, echo de menos todas aquellas noches, cuando llegaba a casa y nos sentabamos a hablar como dos amigas...
Gracias por haberme hecho sentir esa emocion de nuevo en esta ma(ny)ana de viernes...
Un beso enorme guapa y cuidate mucho.
^-^ MiMi ^-^ ha dicho que…
Me gusta esta entrada. Además de ser totalmente cierta. Como se suele decir, "en cada casa se cuecen habas". Muchas veces tenemos la fea costumbre de criticar y/o juzgar la manera de hacer o de pensar de las personas. Simplemente porque no actuan ni piensan como nosotros. Pero deberiamos mentalizarnos de que, si nosotros somos como somos por lo que hemos vivido, los demás hacen lo mismo, y nadie ha vivido lo mismo. Cada cual tiene su historia, su vida, su libro escrito, con sus capitulos, sus dramas, sus alegrias, y sus miles de matices..

Ufff, que rapido me enrollo yo.

Besos!
Gaviota ha dicho que…
Este post hizo que se me aguarran los ojos...
La chica de cristal ha dicho que…
Yo también soy de las que andan por el mundo con el convencimiento de que soy única y especial.

Si hay algo que siempre he tenido muy claro es que cada persona es 1 mundo diferente sin importar la enfermedad o minusvalía que parezcan y que escuchando esas historias nos hace darnos cuenta de muchas cosas que nunca queremos ver.

Miles de besitos y cuídate mucho.
Rebeca ha dicho que…
"Déu-nos en guard" Alicia!, aunque la campaña de Nestea está haciendo fuerza para que aceptemos a los perfectos, je, je!

Rampy conozco el libro, de hecho la foto del post es de la versión que van a llevar al cine, pero no lo he leído. Creo que será el próximo por el que me decida después de ver a tanta gente con el libro entre sus manos, así que Ronini, no te preocupes, en este post no se desvela el final, ni siquiera se acerca un poquito al argumento.

Ainhoa, lo que me dices es muy bonito, si es que al final, la emocionado soy yo. Al menos te he traído buenos recuerdos, si es que las enfermeras tenemos ese defecto profesional de hablar del trabajo.

Mimi, que razón tienes, vivimos juzgando de forma rápida a los demás, sin tomarnos la molestia de conocerlos un poquito. No me acuerdo dónde lo escuché, pero dicen que todo el mundo tiene algo bueno, que es cuestión de paciencia y de tiempo descubrirlo en según que casos.

Gaviota ¡qué conste que yo no quiero hacer llorar a nadie!... no, en serio, gracias por tus palabras.

Y a la chica de cristal, ¡qué le voy a decir! por supuestísimo que eres única y especial, y cada mátiz, te hace todavía más única.
César ha dicho que…
Cuando tomas conciencia de lo especial que eres, te das cuenta que cada persona realmente lo es (algunas veces pasa al revés).

Que suerte tiene esa gente al tenerte a su lado...

Besos guapa
Rebeca ha dicho que…
Gracias César, no te creas, a veces me cruzo y estoy de un mal humor insoportable lo cual me hace volverme un poco House, pero poquitas veces.
josecb ha dicho que…
tienes mucha razon rebeca hasta la persona mas lineal tiene algo que le diferencia del resto, a veces sentirse especial tambien puede conllevar un lado negativo, a mí me ha pasado a veces en periodos depresivos cuando sentia que todo el mundo podia ser feliz menos yo.
espero que hayas recibido mi email, te digo esto antes de que se me olvide, ya sabes por mis post que soy enfermizamente puntiloso.
de "el niño del pijama con rayas ni me hables, tube que sucumbir a su lectura para comentar en otro blog en el que escribo el estreno de la pelicula y estoy traumatizado. yo lo defino como la antitesis de "el principito". eso sí, la pelicula promete.
no te canso mas, te felicito por tu manera de escribir clara y diafana. un abrazo grande para ti y para tu ciudad.
Rebeca ha dicho que…
Entonces no hablaré del (...) no me gustaría martirizarte más ni con el libro ni con la película.

He recibido tu mail, te he dejado un comentario en tu blog a modo de contestación.
MoN ha dicho que…
Y es que a veces caminamos por la vida sin mirar a los ojos de los demas, y cada ojo encierra una historia y una vision de la vida diferente. Nos volvemos impersonales...

Y es bueno recordar, que somos gente diferente, unicos, y que como tu, todo el mudno tene una vida diferente
:)

Ya hace un tiempo que me vengo pasando y me encanta tu blog ;)
Gaviota ha dicho que…
Muchas gracias por visitarme y dejarme tu opinión en mi espacio, seguiré dándome la vuelta por aquí.

En estos días no estaré escribiendo, he puesto los motivos en mi espacio, pero regresare desde que me sane.
Di ha dicho que…
Jo qué bien escribes! muy bonito post. Yo tuve una etapa en la que me tragaba compulsivamente cualquier libro o peli sobre el holocausto, y mira que lo pasaba mal, con las historias de estas personas te das cuenta de cuanta maldad pueden albergar determindas personas. Yo nunca he podido ver a la gente como un número, pero entiendo que en determinadas profesiones sea cuestión de supervivencia hacerlo.
Rebeca ha dicho que…
Sí, Di, a veces hay que alejarse un poco para poder seguir trabajando y no llevarte los problemas de 28 personas a casa. Supongo que por eso hay tantos chistes, con humor negro, sobre médicina y otras profesiones peliagudas.

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …