Ir al contenido principal

OPTIMISMO VITAL

En la vida hay que tratar de ser a toda costa optimista, sino los pensamientos negativos acaban invadiéndote y alterando tu salud mental. Hay que rodearse de buenos amigos y mantenerse ocupado. Por eso fue una mala idea esto de decidir tomarme otra semana más de vacaciones.
Mi cerebro me esta torturando y no para de pensar en lo que podría haber sido y no ha sido. Creo que estoy más triste que nunca y me he convencido de que nací con mala estrella, que haga lo que haga nada va a salir adelante.
Luego mi “yo” coherente que todavía sigue vivo, me repite que “esto, como todo, pasará”. Pero mientras pasa se hace insoportable y voy acumulando clínex, y noches de ojos hinchados.
Mi mejor amiga me advierte “que ya está”, que es el descanso que necesitaba, pero ya sé sabe, que en casos así, se nos hace imposible rendirnos a la evidencia y que cuando algo o alguien ha sido importante para ti, nadie se libra de pasar por todas las etapas del duelo.
Lo extraño es que no es un duelo nuevo para mí, lo conozco desde hace prácticamente 3 años, y en esa etapa última, creo que duele más que nunca, que por primera vez, se me agotaron las energías.
Lo sorprendente del ser humano es que cuando parece que va a llegar al límite siempre encuentra una pequeña chispa para seguir adelante.
Luego contamos con todo ese repertorio de frases optimistas: que el sufrimiento nos hace más fuertes, que de todo se aprende, que ningún mal dura más de cien años, que todo en la vida es transitorio, que después de la tormenta viene la calma y quien te quiere no te hará sufrir. Todas frases y dichos que encierran una parte de verdad, y que tengo que recordarme a mí misma, porqué Dios aprieta pero no ahoga, aunque yo piense que de ésta no vaya a salir con vida.
Llegará un día en que vuelva a salir el sol, porqué también dicen que el tiempo todo lo cura, y si no es el tiempo, tal vez sean las circunstancias de la vida.
Lo peor que te puede pasar es que se rompan tus sueños y se eliminen todas tus expectativas. Ya lo decía Marinoff, cuando nos sentimos decepcionados no es por el hecho en sí, sino por las expectativas que nos habíamos creado.
Así que a partir de ahora, nada de crearse expectativas, sólo estar agradecida por lo que venga. Y haber si abandono lo de “hay que nacen estrellados” y me apunto a la nueva moda del “optimismo vital”.

Comentarios

  1. ¡Ánimo Rebeca!
    A veces puede parecer que el dolor sea eterno o se haga eterno pero, aunque a veces nuestra mente no cambie tan rápido como querríamos, el tiempo ayuda a pasar las adversidades.
    Y con tu permiso te añadiré a la lista una frase que dijeron el otro día en MIR(sin las palabras exactas):
    Cuando lo pases mal mira al este, siempre sale otra vez el sol y con él un nuevo día.
    Un fuerte abrazo,

    Xavier

    ResponderEliminar
  2. Por frases de ánimo no será... hay a montones pero todas suenan algo cursis, falsas y poco apropiadas en momentos así...
    No voy a darte ninguna frase... simplemente un abrazo enorme y un... en mi casa hay tantos clínnex como necesites y estamos aquí para lo que quieras...
    Y si... "esto también pasará"... te lo prometo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, la verdad es que poquito a poco voy encontrándome mejor, será por eso de cambiar los conceptos y enfocarlo de otra manera.
    Los refranes siempre los enuncia alguien a partir de la experiéncia, así que forman parte de las leyes de la vida y hay que confiar en que siempre se acaba cumpliendo lo que anuncian.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…