Ir al contenido principal

ESPAGUETIS CON ALBÓNDIGAS


Mis últimas ilusiones se disolvían delante de un plato de espaguetis con albóndigas ¿Quién tiene esa maldita manía de mezclar dos platos súper calóricos y que acaban dejándote el estomago tan dilatado que ni siquiera te dejan un poco de espacio para un sorbito de limonada? ¡Todo eso que más da! Al fin y al cabo mi corazón estaba despedazado, en lugar de romperse en mil pedazos, literalmente se había hecho añicos.
Aunque para qué engañarme, yo sabía que era lo que más probablemente sucedería, y debía estar contenta porqué a partir de hoy empieza mi nueva vida, no esa manía de mirar atrás una y otra vez.
Lo peor es que el punto y final se ponía no por falta de amor, sino porqué como en esas grandes historias del cine, al final todo el argumento se había hecho imposible, sumamente lioso y con poca capacidad de desenlace positivo. Y otra vez me decían que lo hacían por mi bien, para que fuéramos felices, para que no estuviéramos sufriendo todo el rato y aunque así me lo decían yo sufría igual.
Una maleta, quince días, cuatro kilos encima, 3000 euros gastados y el último cartucho de pólvora agotado. No te martirices, al fin y al cabo, lo que cuenta es el viaje, lo bonito que ha sido, pero el regusto amargo que te dejan las grandes despedidas seguía allí.
Sé que me quiere y pienso que se equivoca, pero ha sido muy claro: no más oportunidades, y no hay más ya veremos, se acabo igual que se acaba la frase al poner el último punto.
Mientras me susurraba al oído que me quería, que me quería mucho, el sentimiento se me clavo hondo, hondo, y ya sólo las lagrimas eran capaces de darle la misma respuesta.
En el aeropuerto un simple adiós, porqué me pidió que no fuera dramática, como si los sentimientos se pudieran apresar al gusto de cada uno, él lloraba mucho y yo miraba con cara de piedra, sin creer que de verdad se había acabado, pensaba: me está mintiendo, se girara y me dirá que se lo ha pensando, pero en lugar de eso echo a andar dedicándome una última mirada envuelta de lagrimas y me dijo: “chao” y en mi cabeza se iluminó un hasta siempre.

Comentarios

Loren ha dicho que…
Siento no haya salido como esperabas,pero quien sabe, igual ha sido para bien.
Las cosas en ocasiones pasan por algo y aunque suene a topico cuando cerramos una puerta... otra se abre.

Igual esto te ayuda a pasar pagina, a ver el horizonte de otro color, no?

bueno, espero que por lo menos lo hayas pasado bien y que el recuerdo de los buenos momentos perdure para siempre en tu memoria.
Muchos besos
Marina ha dicho que…
Hoy es tu cumpleaños. El primer dia del resto de tu vida.
Te quiero.
Rebeca ha dicho que…
Gracias Loren, la verdad es que no me queda otra que mirar el vaso medio lleno, ya se sabe: "tú nunca negativo, siempre positivo"

¡Marina! pues sí, para colmo cumplo 29 años y sé que me vas a decir: "¡tranquila, el mundo no se acaba en los 30!" pero me siento más vieja que nunca. De todas maneras, muchas gracias por estar ahí, ya sabes que admiro tú sabiduría y como siempre tienes razón: EL PRIMER DÍA DEL RESTO DE MI VIDA
Marali ha dicho que…
Rebeca, Felices 29 años y que cumplas muchos y muchísimos más, ¡quién tuviera 29 años! No te felicité ayer porqué no sabia que era tu cumpleaños, pero supongo que vale igual no?
Siento tu pena y que no haya ido bién, pero mira, (haciendo un poco de broma) no hay mal que por bien no venga, tus vacaciones en USA, todo lo que has visto, lo que has disfrutado, eso, ya no te lo quita nadie.
Sigue adelante con tu vida y vívela.
Un beso

Alícia
Rebeca ha dicho que…
Gracias Ali ¡por supuestísimo que cuenta igual! ¡y claro que hay que mirar el lado bueno!
Lo siento por vosotros pero después de esto vais a tener que agüantarme muchoooooo tiempo en Catarsi!

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …