Ir al contenido principal

SANGRE QUE NO ES ROJA


Toda la vida hemos vivido a favor de la diferencia, en la creencia de que hay mejores y peores. El sueño de Hitler no fue una idea nueva, ya Platón en su República hablaba de esas clases superiores que debían gobernar el estado, y de como los inferiores debían dedicarse a la agricultura. Fue el mismo Platón el que propuso que para conseguir una raza de elite, la reproducción debía hacerse al azar pero mediante una estudiada selección. Los ciudadanos sólo podrían tener relaciones sexuales en fiestas especiales, en la que los gobernantes sólo permitirán procrearse a aquellos que fueran capaces de dar hijos valientes y fuertes. Los hijos de las clases inferiores o los nacidos imperfectos serían eliminados y el estado apartaría de sus madres a esos hijos, y se encargaría en exclusiva de su educación.
Todo eso asusta, me pone los pelos de punta ¿cómo se puede despreciar de esa manera la vida humana? Cierto que en la época de Platón, sólo las clases poderosas eran consideradas ciudadanos de Atenas, y la humanidad tuvo que evolucionar unos cuantos siglos para hablar de la igualdad entres los individuos y de los derechos humanos como se los conoce en la actualidad. Pero esto me recuerda a aquellos versos de Shakespeare en el mercader de Venecia:
“Me han arruinado...se ha reído de mis pérdidas y burlado de mis ganancias, ha enfrentado mi nación, ha desalentado a mis amigos y azuzado a mis enemigos. ¿Y cuál es su motivo? Que soy judío. ¿El judío no tiene ojos? ¿El judío no tiene manos, órganos, dimensiones, sentidos, afectos, pasiones? ¿No es alimentado con la misma comida y herido por las mimas armas, víctimas de las mismas enfermedades y curado por los mismos medios, no tiene calor en verano y frío en invierno, como el cristiano? ¿Si lo pican, no sangra? ¿No se ríe si le hacen cosquillas? ¿Si nos envenenáis no morimos? ¿Si nos hacéis daño, no nos vengaremos?”
Shakespeare habla de judíos, pero yo me refiero a cualquiera que sufra discriminación porqué acaso ¿es su sangre menos roja que la mía?

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …

ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…