Ir al contenido principal

QUE CUNDA EL PÁNICO


El domingo mientras volvía a casa después de la comida familiar de rigor, había caravanas de coches esperando repostar en las gasolineras. Sin embargo, yo lo ignoré.
El lunes me fui a comprar las cuatro cosas que necesitaba para mi supervivencia semanal, y me encontré con los estantes vacíos, pero tampoco le di importancia, pensé: si no compró hoy ya lo haré la próxima semana.
Ayer al levantarme y prepararme el café, sólo una última gota salio del cartón del leche. Convencida, como lo hago otras veces, para paliar un poco mi pobre economía, entré en la despensa de mis padres, para arrebatar un único tetra break de leche, pero allí tampoco había.
Entonces esta mañana ya no he podido ignorar las señales, iba camino del gimnasio y en el panel del coche se ha encendido esa odiosa lucecita que te alerta de que el depósito esta vacío aunque más bien parezca que diga: “atención en 10 segundos el vehículo se autodestruirá”, y yo he dicho: “bueno, no pasa nada, estoy convencida de que sigue quedando gasolina en todos los sitios” pero al pasar por la gasolinera, me he encontrado un enorme cartel colgado diciendo: “lo sentimos mucho, pero los combustibles se han acabado”
Después de una semana escuchando lo de la huelga, riéndome de lo catastrofista que es la gente, me ha empezado a recorrer el pánico: “¡No tengo gasolina!”, pero tantas veces escuchando que el mundo se va acabar, que yo no me lo creía.
Y es que ha sido toda una semana de daños colaterales irrefrenables, en que todos tienen un poco de razón ¡la gasolina esta muy cara, pero que muy cara! Y lo sé porqué yo no soy camionera pero hacer más de 500 kilómetros a la semana, me obliga a llenar al menos dos veces el depósito. Pero una cosa es la gasolina y otra que por culpa de esta huelga allá gente que no pueda trabajar, y si no trabaja, no cobra, como esos trabajadores de la SEAT en el País Vasco. Eso sí, si hay algo que esta favoreciendo la huelga es que se nos quite un poco una de nuestras mayores adicciones: el consumo.
Y yo si no tengo gasolina no tendré más remedio que usar el transporte público. Ya ves tú que placer, volver a reencotrarse con la RENFE.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …