Ir al contenido principal

NOMEN OMEN (UN NOMBRE UN PRESAGIO)


Hoy es la verbena de San Juan. Para nosotros una fiesta llena de petardos, de cocas azucaradas cubiertas de piñones, de hogueras donde arden muñecos de paja, de brujas y misterios, de viejas leyendas donde lo cristiano como tantas otras veces se entremezcla con lo pagano, el sí definitivo al verano.
Pero lo cierto, es que no quería hablar de San Juan, aunque como dicen que es noche de brujas probablemente también haga algún conjuro en busca de la buena suerte en honor a la fiesta.
Quería hablar de los nombres, hoy voy a asistir a una fiesta donde se celebra el santo de 3 generaciones de Juanes, bueno Joanes. Siempre he sido de la convicción de Lucía Etxebarria de que a los hijos hay que darles un nombre propio porqué si no les restas personalidad, es decir, que quieres abarcar más de ellos y dejar más parte de ti poniéndoles tu mismo nombre. Es sólo mi idea, supongo que otros eligen el mismo nombre convencidos de que de esa manera perpetúan una tradición que se extiende generación tras generación a través de la historia, que llega un Juan IV, V, VI... y que la familia a pesar de los cambios del destino sigue viva.
Si tuviera un hijo no sabría como llamarle, hay muchos nombres bonitos, pero me gustaría que a parte de bonito fuera original, que cada vez que lo pronunciara me deleitara pensando suena bien, le pega es mi funalito o mi menganita, es únic@, tiene su propia personalidad, sólo ese nombre le puede dar esa fuerza.
En España, Jose, y María siguen siendo los nombres que más triunfan , aunque con las olas de inmigración probablemente sean substituidos por Mohamed y Fátima.
No entiendo a esos padres que un buen día a modo de broma, tienen la brillante inspiración de ponerle a su retoño: Armando Bronca Segura o Dolores Fuerte de Barriga. Una broma que durara toda la vida. Ni tampoco entiendo a ese juez que hace muchos años le negó el derecho a unos padres a ponerle a su hija Libertad porqué consideraba que era un nombre subversivo, lo cual obligo a aclarar que: “no pueden considerarse extravagantes, impropios de personas, ni subversivos los nombres que se refieran a valores recogidos por la constitución”. Dicho esto para mí un nombre es un destino, aunque el mío, de origen hebreo, porqué a mí me pusieron Rebeca por la Biblia y no por la película de Hitchcock, sólo signifique: “lazo” “vaca”, animal que se ataba con un lazo. Quizás algo tenga que ver con mi tendencia a engordar ¿Quién sabe?

Comentarios

carqueja ha dicho que…
Hola Rebeca!
a mi me resulta un bonito nombre...

siempre los nombres iniciados con R, tienen mucha fuerza, como mucha convicción... constancia...
enhorabuena! nada que con una buena dieta, no se supere ;o) jeje

gracias por tu comentario y visita!

KarK
Loren ha dicho que…
Muy interesante tu blog, y muy original. Por cierto... enfermeria al poder¡¡¡
Gracias por haber entrado en mi blog.
besos
Rebeca ha dicho que…
De nada Kark, me ha parecido un blog muy bonito. Imagenes preciosas y palabras que llegan al corazón.

Gracias también por lo dicho del nombre, acaba de subir 10 puntos mi moral y mi cariño por mis padres que eligieron llamarme así.
Rebeca ha dicho que…
Gracias Loren a ti también, yo he pensado exactamante lo mismo! Dios mío el mundo será nuestro, je, je!!!

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …