Ir al contenido principal

LA ROJA


Me encanta dejarme llevar por la emoción, aunque en este caso más de uno salga diciendo que si te gusta algo así es sólo porqué eres un freaky.
Hace tiempo que en este país todos hemos adquirido la extraña costumbre de pensar que lo nuestro es lo peor y nos esforzamos por desprestigiar todo lo que se refiera a nosotros.
Pues a pesar de tanta critica, tengo que hacer una declaración: YO TODAVÍA ME EMOCIONO VIENDO JUGAR A LA SELECCIÓN ESPAÑOLA. Vale, vale…me emociono y me desemociono de la misma manera, porqué hay que ver que nunca hacen nada a derechas, pero esos primeros momentos de los campeonatos mundiales o continentales siempre tengo esa chispilla que me dice: “este año sí, este año lo conseguiremos”.
Y fíjate si tenemos poca fe que hasta una cadena se ha atrevido a vender sus electrodomésticos gratis si llegamos a cuartos de final. Supongo que habrán hecho un estudio de probabilidades y después de comprobar que en la vida hemos pasado de cuartos habrán llegado a la conclusión que su apuesta es segura.
Pero en el fútbol, como en la vida todo es impredecible. Y aunque digamos que no nos importa, nos molesta más de lo que decimos, queremos una “mano de Dios” española, a ver si de una vez por todas podemos sentirnos orgullosos por algo en lo que invertimos tanto y tanto dinero.
No quiero entrar en un conflicto nacionalista, pero la verdad, es que yo cuando veo el fútbol me siento más española que nunca, aunque Manolo el del bombo, las peinetas y los cuernos de toro no sean de mi estilo, la alegría, el saber perder, la ilusión que se renueva y el juego de equipo son los que me hacen encender el televisor y sufrir durante 90 minutos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …