Ir al contenido principal

EL PESO DE LA VERDAD



Los hospitales están cargados de historias. Creo que no hay un escenario mayor para ver el devenir de las relaciones humanas. La enfermedad nos conduce al borde del abismo y nos hace conscientes de lo efímero de la existencia humana.
Hoy rescato una pequeña historia, de gente a la que nunca conoceré, que un día apareció dejo su vivencia y desapareció para enfrentar la vida de otra manera.
Un hombre joven se encontraba enfermo hacía un tiempo, los médicos empezaron a hacer pruebas y más pruebas con el fin de encontrar la causa de su mal estar. Durante todo ese tiempo su mujer permanecía a su lado, apoyándole con todo el cariño del mundo, mientras él la rechazaba de forma constante y le hablaba a gritos haciendo prevalecer su superioridad.
Finalmente en una analítica apareció el terrible diagnóstico. El médico responsable habló a solas con el paciente y le dijo que estaba infectado por el VIH. Inmediatamente quiso abandonar el hospital. Tomó la mano de su esposa y empezó a acariciarla y abrazarla, como una forma de expiar sus pecados. Mientras su mujer ajena al diagnóstico seguía allí apoyando a la persona en la que confiaba.
Des del exterior, mirábamos la escena con rabia, porqué todo era una mentira, grande, enorme, que iba a causar un daño terrible y en la que la persona que entregó su vida al sacrificio iba a salir mal parada.
Pensábamos: “¡mira lo que te ha hecho! Aunque tú no lo sabes” “¡huye, déjalo!”, pero la ética y la legalidad en ese momento nos pidió estar calladas y esperar a que el peso de la verdad cambiara definitivamente la vida de esas personas.

Como siempre la médicina no siempre tiene respuestas para los dilemas de la vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …

ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…