Ir al contenido principal

EL ORDEN DE LAS COSAS


Me da una pereza terrible limpiar, miro a mi alrededor y digo: “mañana, sin falta lo haré mañana” y en cambio cuando veo todo el polvo que se acumula debajo de la cama me entra un terrible remordimiento por ser tan sumamente desordenada, porqué mira que lo intentó, me armo con mi escoba, un mocho y unos cuantos trapos y durante un tiempo todo esta perfecto, pero en cuestión de dos días hay otra vez una montaña de ropa encima del cubo de la ropa sucia. Eso me pasa también por ser una indecisa, antes de salir de casa me he probado al menos cinco trajes, que he ido descartando uno a uno porqué: éste me hace gorda, esto no me combina de ninguna manera, ¡uff esta camiseta me esta estrecha!, ¡vaya justo se ha descosido el dobladillo!, ¡tiene una mancha!... en fin, un infierno y una verdadera perdida del tiempo.
Pero ahora estoy un poco asustada, porqué he leído que cuando las cosas están desordenadas el espíritu bueno que habita en esos lugares y que atrae la buena suerte se siente incomodo y decide cambiar de residencia. En cambio cuando todo esta limpio y correcto, vuelve al lugar.
Seguramente es sólo una historia para niños con el fin de que ordenen su cuarto, pero cuando leí el texto donde lo ponía se acompañaba de un pequeño ejemplo que me hizo pensar, decía que en un barrio conflictivo de Nueva York había conseguido que las cosas mejoraran simplemente empezando por limpiar las calles y arreglando las fachadas. Y es que realmente cuando las cosas brillan parecen llenarse de una nueva energía.
Dicho esto no me queda más remedio que volver a ser de la patrulla de limpieza y ordenar de nuevo mi pequeño reino de 50 metros cuadrados, no vaya a ser que a la mala suerte le de por perseguirme.

Comentarios

  1. Será cuestión de atarlo bien fuerte al pie de la cama para que no se vaya.
    El orden es una batalla donde el enemigo siempre contraataca, sólo nos queda resistir.
    Un saludillo

    Senofrari

    ResponderEliminar
  2. ¿Y a quién le gusta limpiar ? y eso que, al menos antes, cuando se hablaba de una mujer lo primero que se elogiaba como virtud era "es muy limpia" però la verdad es que, evidentemente, no me gusta la suciedad ni el desorden, pero me da una pereza.......... Muchas veces pienso, mañana cambiarás las fundas del sofa que ya estan muy cutres pero llega mañana y lo dejas para pasado. En fin, es lo que hay, se hace cuando se puede y cuando apetece, al fin y al cabo es tu casa y quién venga a verte no se pondrá a limpiar verdad? pues eso, que piensen lo que quieran y tu a tu aire.

    ResponderEliminar
  3. Tampoco quiero ser la reina del caos, así que cuando llega un limite lo dejo todo "como los chorros del oro". Ojalá existiera una barita magica que ahorrara tanta faena, en fin...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …