Ir al contenido principal

EL MAR


Ayer mientras las nubes se debatían con el sol me acerqué a la playa. A pesar de estar en junio, el verano este año se está haciendo el remolón y todavía hace un poco de frío, lo notas cuando la brisa sopla y tu piel se contrae intentando atrapar el calor que trata de huir por los poros, el vello se eriza y te abrazas fuerte, fuerte para sentirte más protegida, más cerca de ti misma.
El cielo estaba apunto de esconder los tonos pasteles anaranjados y azules que se funden a última hora de la tarde. Tan sólo había otras dos personas conmigo en la playa, que charlaban pausadamente sobre su toalla, mientras el pastor alemán que las acompañaba ladraba cada vez que el tren, situado a pocos metros, pasaba irrumpiendo la aparente paz y tranquilidad del momento.
Sumergí mis pies en el agua, mis intentos por remangarme el pantalón sobre las rodillas fueron poco efectivos cuando el mar, juguetón como siempre, se lanzó con fuerza y me dejo empapada de agua salada. Sin embargo, no me moví, me quedé de pie, esperando que mis pies se hundieran cada vez más y más en la arena, hipnotizada por el movimiento ondulante de las olas, encantada con el sonido, el mismo que se puede escuchar cuando te pegas fuerte al oído una caracola.
Me pregunté a mí misma, ¿por qué nos relaja tanto el mar? ¿Qué extraño misterio encierra la frontera entre la tierra y el H2O para que uno se sienta en paz? Quizás sea la fusión con la naturaleza, algún gen revoltoso que tiene bien grabado el momento en que la vida se originó en ese lugar.
No lo sé, aunque allí quieta, otra pregunta me inquietó más que las otras ¿si me gusta tanto por qué no vengo con más frecuencia?

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …