Ir al contenido principal

SÓLO AGUA DULCE


Por fin, el cielo ha decidido teñirse de gris y hacer una reunión de nubes inquietas que chocan unas contra otras, dejándose acariciar por la cima de las montañas, explotando y rociando todo con aquello que cada día apreciamos con más ganas: el agua.
Lleva tres días lloviendo, empapando nuestra vida y haciéndonos sonreír pensando que por fin, aquello que tanto hemos esperado parece que va llegar. Miras por la ventana y te alegras de estar en casa, calentito, esperando que el suave murmullo de gotas chocando contra el suelo una y otra vez, caminando lentamente por las superficies, quiera cesar. Hueles el aire, y te impregnas de la hierba húmeda y fresca, de la naturaleza que resurge, todo esta limpio de nuevo, recién centrifugado y aclarado, para poder disfrutar del espectáculo otra vez.
En los últimos días se ha hablado tanto del agua, de lo que nos falta, que cuando mi madre ha dicho que esta harta de tanto oír llover, la he mirado con expresión seria.
Miro al cielo, con la esperanza de que nadie nos tenga que prestar el agua, algo que ni siquiera debería estar en posesión de nadie.
Había una vez una historia que hablaba de la sequía. Como si fuera una especie de predicción, explicaba que en un país ficticio, el sol estaba arrasando con todo, la gente se moría de sed, la naturaleza se desintegraba, pero una chica encontró un tesoro en un molino abandonado, un tesoro que le permitía pedir deseos, de forma generosa pidió que empezara a llover, pero su deseo se volvió en su contra, y la lluvia se volvió monstruosa, provocando inundaciones y muertes. Aunque ya no recuerdo el final de la historia, pensé que siempre hay que tener mucho cuidado con todo lo que se desea. Ahora quiero agua, porqué la necesitamos, porqué es la vida misma.
Un día el cielo se puso negro en lugar de gris, y se dejo iluminar por destellos que rasgaban con líneas curvas su telón, precedido del retumbo de tambores. Entonces el agua cayó de golpe, como una cascada, en lugar de gota a gota. El tráfico se paralizó, y las calles se convirtieron en ríos donde los coches flotaban, me asuste del poder de la naturaleza, y luego después de diez minutos, todo volvió a estar en calma, sólo el barro y los trozos de objetos que habían sido arrastrados por la rabia de la naturaleza demostraban que hacía tan sólo un rato el mundo se había vuelto menos seguro de lo que nos suele tener acostumbrados.
Por ese miedo, sigo pidiendo agua, pero que no venga de mala manera, agua dosificada, que permita hacer subir el nivel de los pantanos, que calme la sed, que riegue las plantas, agua limpia, pura, agua que respete la vida, no tsunamis, no tornados, ni huracanes, sólo agua rebotando contra los cristales provocando suaves melodías.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …