Ir al contenido principal

MAHARAJAS ENTRE DOS CULTURAS


Cuando mi mejor amiga empezó a salir con el que ahora es ya su marido, éste la bautizó como la Maharajá, por la tendencia de mi amiga a dar ordenes de forma continua, y no por su inconfundible devoción hacía ella.
Y es que los maharajaes eran un reflejo fiel de carácter dominante de mi amiga. Inundados de riquezas y decididos a cumplir hasta el último de sus caprichos, se movían entre el saber hacer y la excentricidad. De refinadas maneras, la mayoría habían recibido una educación británica en los mejores colegios, se movían a caballo del mundo oriental y el occidental, sin saber en muchos casos cual era su verdadero sitio.
En occidente hemos aprendido que para ser feliz hay que ser un poco egoísta, pensar en uno mismo, porqué sino la ola expansiva de nuestra infelicidad se transmite a todo lo que tocamos. En cambio en oriente, sucede todo lo contrario, hay que hacer felices a los demás aunque eso nos convierta en infelices, porqué cuenta mucho más lo que hay alrededor, el dolor que podemos llegar a causar por nuestro mal comportamiento, que nosotros mismos. Por eso una hindú educada en Francia, convertida durante un tiempo en una europea, al final acabará cediendo a los deseos de sus padres de contraer matrimonio con alguien a quien ni siquiera conoce, aceptando su destino y dándole la espalda a sus sentimientos.
El caso de los maharajas es diferente porqué ellos son los que mueven fichas, sólo con el imperio británico se mostraban cautos, tratando de satisfacer todas las expectativas de aquellos que les permitían conservar su poder.
Un empacho de riqueza te acaba volviendo un poco extraño. De todos los maharajas existentes, porqué la India es muy grande, pocos se salvaron de tener alguna rareza: hubo quien su amor por los perros lo trastocó hasta el punto que celebró una gran boda concertada entre dos de sus mascotas; otro, el hombre más rico del mundo en aquella época ya antigua y coloreada de sepia, se volvió tan tacaño que incluso ni siquiera se cambiaba de ropa, comía escasamente y vivía encerrado en casa por miedo a gastar; otro se excitaba con los gemidos de las parturientas y otro sentía gran interés por todas las intervenciones de ginecología a las que necesitaba asistir en primera persona.
Por un lado, el lujo, el aburrimiento, el hastío, el encontrar algo que te llene teniéndolo todo. Por otro lado, los detalles de una cultura basada en un sistema de castas, en el que aquel que ha nacido en el escalón más bajo sólo puede dedicarse a tareas denigrantes y no tiene derecho ni siquiera a que alguien del escalón superior lo mire a la cara. Los maharajas queriendo conciliar dos extremos, prefiriendo a las mujeres europeas con iniciativa, libres, capaces de pensar pero condenando a las suyas a no poder escoger. Cultura que respeto, porqué todo tiene sus orígenes, porqué toda tradición tiene un porqué, y porqué cuando estas sumergido en ese pensamiento, aceptas sus ideas y si no lo haces te sientes infeliz. Pero criada en una cultura mucho más alejada con otros conceptos, hay cosas que se me atascan y que por mucho que lo intento no entiendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …