Ir al contenido principal

MAHARAJAS ENTRE DOS CULTURAS


Cuando mi mejor amiga empezó a salir con el que ahora es ya su marido, éste la bautizó como la Maharajá, por la tendencia de mi amiga a dar ordenes de forma continua, y no por su inconfundible devoción hacía ella.
Y es que los maharajaes eran un reflejo fiel de carácter dominante de mi amiga. Inundados de riquezas y decididos a cumplir hasta el último de sus caprichos, se movían entre el saber hacer y la excentricidad. De refinadas maneras, la mayoría habían recibido una educación británica en los mejores colegios, se movían a caballo del mundo oriental y el occidental, sin saber en muchos casos cual era su verdadero sitio.
En occidente hemos aprendido que para ser feliz hay que ser un poco egoísta, pensar en uno mismo, porqué sino la ola expansiva de nuestra infelicidad se transmite a todo lo que tocamos. En cambio en oriente, sucede todo lo contrario, hay que hacer felices a los demás aunque eso nos convierta en infelices, porqué cuenta mucho más lo que hay alrededor, el dolor que podemos llegar a causar por nuestro mal comportamiento, que nosotros mismos. Por eso una hindú educada en Francia, convertida durante un tiempo en una europea, al final acabará cediendo a los deseos de sus padres de contraer matrimonio con alguien a quien ni siquiera conoce, aceptando su destino y dándole la espalda a sus sentimientos.
El caso de los maharajas es diferente porqué ellos son los que mueven fichas, sólo con el imperio británico se mostraban cautos, tratando de satisfacer todas las expectativas de aquellos que les permitían conservar su poder.
Un empacho de riqueza te acaba volviendo un poco extraño. De todos los maharajas existentes, porqué la India es muy grande, pocos se salvaron de tener alguna rareza: hubo quien su amor por los perros lo trastocó hasta el punto que celebró una gran boda concertada entre dos de sus mascotas; otro, el hombre más rico del mundo en aquella época ya antigua y coloreada de sepia, se volvió tan tacaño que incluso ni siquiera se cambiaba de ropa, comía escasamente y vivía encerrado en casa por miedo a gastar; otro se excitaba con los gemidos de las parturientas y otro sentía gran interés por todas las intervenciones de ginecología a las que necesitaba asistir en primera persona.
Por un lado, el lujo, el aburrimiento, el hastío, el encontrar algo que te llene teniéndolo todo. Por otro lado, los detalles de una cultura basada en un sistema de castas, en el que aquel que ha nacido en el escalón más bajo sólo puede dedicarse a tareas denigrantes y no tiene derecho ni siquiera a que alguien del escalón superior lo mire a la cara. Los maharajas queriendo conciliar dos extremos, prefiriendo a las mujeres europeas con iniciativa, libres, capaces de pensar pero condenando a las suyas a no poder escoger. Cultura que respeto, porqué todo tiene sus orígenes, porqué toda tradición tiene un porqué, y porqué cuando estas sumergido en ese pensamiento, aceptas sus ideas y si no lo haces te sientes infeliz. Pero criada en una cultura mucho más alejada con otros conceptos, hay cosas que se me atascan y que por mucho que lo intento no entiendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …

ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…